Los acampados en Rey Heredia desoyen el ultimátum municipal

.
Más de 200 personas se concentran a las puertas del antiguo colegio a la hora en que expiraba el plazo para que abandonaran el lugar de forma pacífica

"Han pasado 24 horas y el desalojo no va a ser voluntario", gritaba, a través de un megáfono, una portavoz de la Asamblea Dignidad, que ocupa el antiguo Colegio Rey Heredia, a las más de 200 personas que se concentraban en la puerta de este antiguo grupo escolar. "Nos nos vamos a ir de aquí", decía, a la vez que la gente coreaba "el pueblo unido jamás será vencido". A las 18.00 expiraba el plazo de 24 horas otorgado por el Ayuntamiento de Córdoba, a través de un escrito del teniente de alcalde de Presidencia, Miguel Ángel Torrico, para que los activistas abandonaran "de forma pacífica" la ocupación. A esa hora, ningún policía local se presentó en la puerta a comunicar que había pasado el plazo. Los agentes fueron más discretos: pasaron por la puerta en un coche patrulla, miraron sin pararse y siguieron camino. De forma interna, comunicaron que la acampada seguía activa.

Ahora, el proceso se complica. Por la mañana, Torrico advertía que el Ayuntamiento cumplirá con la ley y seguirá adelante con el proceso de desalojo, sin avanzar nada de cómo lo hará. Al mediodía, el Ayuntamiento, a través de Emacsa, cortaba el agua en Rey Heredia. Fuentes municipales confirmaron que en las próximas horas, y después de hablar con Endesa, también está previsto que se les corte la luz. Tanto la electricidad como el agua de este edificio que lleva dos años cerrado las pagaba el Ayuntamiento. Las fuentes apuntaron que en principio el objetivo no pasa por forzar un desalojo inmediato, ya que aún se duda si para ello hay que contar con una autorización judicial o no, sino más bien por un proceso de desgaste. Sin luz ni agua aventuran que la acampada tiene los días contados.

Mientras tanto, los activistas mantienen su pulso. Aseguran que no tienen miedo a un desalojo violento, según explicaba a la prensa el portavoz del colectivo Asamblea Dignidad, Rafael Juan. De hecho, consideran que "esto es sólo el principio" y que no descartan ser desalojados de Rey Heredia y ocupar otro espacio. "No hay ningún problema. Ya nos buscaremos la vida", decía, en la puerta, acompañado por más de 200 personas entre las que estaban el ex coordinador general de IU y ex alcalde Julio Anguita, y otros cargos de la formación, como Pedro García o la parlamentaria Alba Doblas.

Pasadas las 19.00, la normalidad regresó a la acampada. A las 20.00 se celebró otra asamblea y se han programado actividades para el fin de semana (el sábado, incluso, organizarán un perol) y la próxima semana.

Etiquetas
stats