Abogados 'estrella' para los que más los necesitan

Servicio | MADERO CUBERO
Desde el año 2013, un convenio entre la Asociación Estrella Azahara y el Colegio de Abogados permite contar con el asesoramiento letrado a los vecinos de este barrio | Pensiones alimenticias, facturas y viviendas sociales, entre las cuestiones más demandadas

Hace poco más de un año, a Tomás Calvo se le venía encima todo el peso de la Ley. Con unos ingresos de poco más de 400 euros al mes, se enfrentaba a una demanda de su expareja por impago de pensión de alimentos a sus dos hijos. La perspectiva era más que negativa: petición de 18 meses de cárcel y 12.000 euros de multa.

“No vives, no sabes qué hacer, estás callado, ausente porque no les ves solución. Yo había rehecho mi vida, me había mudado de Málaga a Córdoba, en donde tengo una nueva pareja e hijos y con la ayuda que cobraba, no podía. Además, las denuncias vinieron acompañadas de la negativa de mi expareja a que viera a mis hijos”, señala.

Tomás no se libró de la condena, pero sí encontró una manera de atenuarla y, al menos, asumir sus obligaciones en función de sus ingresos. “Me hablaron de que en la Fundación Estrella Azahara todos los lunes venían abogados a los que consultarles dudas. Me puse en contacto con Tomás, primero, y Carlos después, que se interesaron por mi situación y me llevaron el caso. Tuve que cumplir 3 meses de condena en el Centro de Inserción Social y abonar 6.000 euros de multa, pero se reconoció mi situación económica y los pagos se adaptaron a ella”, indica este usuario del servicio de asesoramiento legal, puesto en marcha en 2013 gracias a la colaboración entre el Colegio de Abogados y la Fundación Estrella Azahara.

Desde ese año 2013, unas 120 personas han hecho uso de un servicio de asesoramiento “totalmente altruista”, tal y como indica la responsable de área de Derechos Humanos del Colegio de Abogados, Ana María Delgado, que destaca la labor de la treintena de letrados que todos los lunes, de 11:00 a 13:00 horas, se desplazan hasta la sede de Estrella Azahara, en el barrio de Las Palmeras, para asesorar e informar sobre todas las dudas legales que se les plantean y, si es necesario, derivar o aconsejar a los usuarios al turno de oficio. “Confiamos mucho en la labor de difusión que hacen los usuarios, en el boca a boca, y nos consta que cada vez son más las personas que piden cita en este servicio”, indica Delgado.

“Los asuntos más consultados son (como en el caso de Tomás) los relativos a manutención, aunque hay de todo: reclamaciones de facturas, solicitud de viviendas sociales... Si hay que redactar un documento o informar sobre un formulario legal también se hace”, indica la responsable de Colegio de Abogados, que pone en valor el hecho de que “los letrados se han inscrito en este servicio de forma totalmente voluntaria y, de hecho, hay más que se han interesado por participar en él. Su labor completa la gran tarea que hacen los hermanos de La Salle con este centro y tiene un importante componente emocional, ya que el vínculo y las relaciones entre letrados y usuarios son muy cercanas y perduran en el tiempo”, señala.

“Haces de psicólogo y te enfrentas a situaciones demoledoras”

Quien conoce muy bien esta relación es el abogado Rafael Valverde, que lleva prestando asesoramiento desde el comienzo de la iniciativa. “Me ofrecí voluntario porque siempre he tenido muy presente que la abogacía tiene que tener una vocación de servicio público”, indica el letrado, que reconoce que esta experiencia le ha marcado en muchas ocasiones.

“Ves situaciones demoledoras, familias totalmente desestructuradas, casos de violencia hacia la mujer, miedo y necesidad, tanto económica como formativa y de apoyo social. Te das de bruces con una realidad que muchos no se imaginan que tenemos tan cercana. Yo, siempre que puedo, se lo digo y se lo recuerdo a mis hijas”, indica el abogado, que tiene muy claro que “todo letrado que empieza debería conocer esta realidad y darse cuenta de que la sociedad no es justa y lo que puede llegar a condicionar la falta de oportunidades, recursos y formación”, señala.

No es la primera vez que Rafael se enfrenta a este tipo de situaciones; comenzó su carrera en Priego, su localidad natal, ocupándose de casos de personas con escasos recursos en el mundo rural. Con ellos, como con el asesoramiento que ahora realiza, una de las claves es escuchar: “Ejerces de psicólogo y lo primero que tienes que hacer es una prospección de las circunstancias que rodean a una persona que no te puede exponer su caso desde un punto de vista legal, sino en lo que le atañe personalmente. Es necesario empatizar para conocer el problema y darle una solución o un asesoramiento en un terreno, el legal, que es totalmente desconocido para ellos”, indica.

“Para nosotros es una labor fundamental en el barrio”

Éste es el objetivo del convenio entre Estrella Azahara y el Colegio de Abogados de Córdoba, suscrito en abril de 2013 y que, a la vista de los resultados y de la acogida va a seguir adelante en los próximos años. El responsable de esta asociación, Miguel Reymundo, destaca la importancia de un servicio que “desde  nuestro punto de vista es fundamental. Estamos hablando de un barrio que no tiene apenas recursos. La posibilidad de contar con un servicio de asesoramiento jurídico dentro de un barrio, en su entorno, les facilita muchísimo todos los procesos que tengan: desde un embargo a una factura, algún familiar con un problema penal, divorcios... A nosotros, como educadores, se nos escapa, pero gracias al Colegio de Abogados estas personas tienen una respuesta en su centro. La acogida es muy buena y así nos lo hacen saber los usuarios”.

En este contexto, Reymundo lamenta la reciente controversia generada por las ayudas institucionales directas que hasta ahora habían tenido tanto por parte del Ayuntamiento, unos 5.000 euros, como de la Diputación, que ahora mismo “están en el aire” y que “lógicamente te hacen un roto porque nosotros con ese dinero hacemos muchas cosas ”.

Estrella Azahara es una asociación vinculada a los hermanos de La Salle que surge en el año 2007 en el barrio de Electromecánicas; desde 2010 actúa exclusivamente en Las Palmeras, en donde realiza labores de refuerzo socio-educativo con una perspectiva de innovación educativa. Junto a esto hay un programa de tiempo libre y otro de prevención de absentismo escolar que llegan a cerca de 200 niños. A éste hay que unirle otros programas dirigidos al fomento de empleabilidad y cursos de formación, con un sentido muy práctico, para mayores que buscan la inserción laboral y las prácticas en empresas.

Etiquetas
stats