Viva el pelo

Señoras y señores, la belleza capilar es algo inexcusable. Sobre todo para esa mayoría de mujeres que luce melena, cortes definidos o tratamientos de coloración. Hay que mimar el cabello. A medida que se cumplen años se llega a la conclusión de que velar por la estética del cabello siempre es preciso: cuando se es muy joven para no desperdiciar tantísima belleza, y cuando ya se tiene una edad para seguir tan estupendos. Por tanto, habrá que tomarse al pie de letra el cuadro de Romero de Torres Viva el pelo, a nuestro alcance en el Museo del pintor cordobés.

Un cabello sano y favorecedor se consigue poniéndose en manos de los profesionales, utilizando algunos productos específicos y teniendo como base una alimentación equilibrada. En la fotografía, que recrea el citado cuadro de Romero Torres, una joven de hoy, Raquel, sostiene un teléfono móvil en el lugar del lienzo donde el artista situó una naranja. El recogido se ha realizado en Marco Aldany  sobre una melena sedosa, alisada y ligera.

La verdad es que no todas las cabelleras están en condiciones de ganarse un piropo como ¡Viva el pelo!; pero sí que podemos hacer mucho en casa y en los salones de peluquería.

Los champús de Redken, la crema suavizante de su línea Diamond Oil, los aceites capilares, como el aceite de brillo de Gliss o el Bamboo Kendi Oil de Alterna, y el campeón del multitramiento Uniq One y los secadores y planchas de ghd son buenos aliados para evitar el encrespamiento y para secar y moldear sin dañar el cabello.

Además, en los últimos años los mejores profesionales peluquería de la ciudad ofrecen tratamientos que duran muchas semanas y transforman el cabello alisándolo y rejuveneciéndolo. Los resultados son espectaculares y el precio algo elevado.

De todas formas, ir a la pelu y cuidarse merece la pena. Otra cosa es que la subida del IVA a los servicios de peluquería y estética del 8 al 21% esté haciendo la vida y la subsistencia imposible a cientos de profesionales de este sector en nuestro país. Por eso piden al ministro Montoro que rectifique. ¡Que viva el pelo, y vivamos todos!

Notas: De gratitud a Raquel por su generosidad y su tiempo para posar en la fotografía, y de renocimiento a la disponibilidad y buen hacer del estilista Roberto, de Marco Aldany.  

Las menciones a los establecimientos y marcas no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
12 de abril de 2014 - 03:51 h
stats