Sobre este blog

Crecí en los 70 bajo la influencia de la Señorita Pepis, un set de maquillaje para niñas del que arranca un amor interminable por el rojo de labios y el khol enmarcando la mirada. Las tendencias y la moda, la cosmética y el sublime arte del perfume me interesan con una pasión que solamente los adictos sabemos reconocer. Y sí, somos cientos de miles de personas -por cierto, muy distintas en edad y características sociales- para quienes la moda es una motivación, un bálsamo, un acicate, un exquisito pasatiempo. Ahora que Internet y las redes sociales han incendiado el mundo con la revolución fashionista, por qué no echar más leña al fuego desde las páginas de CORDÓPOLIS.

Ashita Supreme

Ashita Supreme de Shu Uemura

0

Existen días de suerte desde que pones el pie en el suelo. Uno de ellos me ha llevado a descubrir, en 100% JP Maqueda, la ceremonia de tratamiento capilar de Shu Uemura en la que su especialista me aplicó lo último de la firma: Ashita Supreme, a base de la planta japonesa de la juventud y la regeneración celular.

Se trata de una gama de cuidado intenso para el cabello y el cuero cabelludo formulada con extractos de ashitaba, una joya botánica que Japón utiliza desde hace siglos para cuidar la salud y el bienestar.

La ashitaba es capaz de segregar una savia dorada y generar una nueva hoja al día siguiente de haberla perdido; y las maravillas que hace para sí misma también son extrapolables, en su medida, al cuidado del cuerpo humano.

Con estas credenciales y lo apetecible y eficaz que es un tratamiento de Shu Uemura aplicado con masaje shiatsu o acupresión, me sumergí en la experiencia de una exfoliación, lavado, hidratación y nutrición con los productos de Ashita Supreme.

El exfoliante elimina las impurezas que suelen acumularse en el cuero cabelludo, limpia con suavidad respetando el equilibrio de la piel y deja una sensación de frescor. El champú limpia suavemente, suaviza el cabello y le brinda luminosidad y un brillo natural. El acondicionador conserva la hidratación, suaviza y restaura la fibra capilar. La mascarilla ayuda a proteger intensamente el cabello contra la rotura y ofrece una nutrición en profundidad desde la raíz hasta las puntas, sin aportar peso. Y el sérum nutre y suaviza de manera instantánea y, además, se absorbe de inmediato, para facilitar la labor de desenredado.

Cada aplicación de producto se realiza según sus pasos y sus tiempos, de manera que vas penetrando en una espiral de relajación; y no es solo gracias a unas manos especialistas en shiatsu, sino también al aroma de la línea Ashita Supreme, consistente en una combinación de cítricos florales chypre que recrea el bosque de la isla de Hachijōjima donde crece la ashitaba.

Estos videos de Shu Uemura en Facebook muestran cómo es una ceremonia de aplicación de mascarilla y los gestos de la del shiatsu champú, con el fin de hacer adeptos a un cuidado que revitaliza, repara y aporta bienestar.

El resultado, además de lograr una relajación absoluta, es un cuero cabelludo revitalizado y cómodo, y un cabello más fuerte, más protegido, hidratado y nutrido, además de luminoso, suave y ligero.

Ashita Supreme está indicado para todo tipo de cabello. No importa si es fino, medio, grueso o rizado. Mi sensación es haber recuperado el tacto de mi pelo a los veinte años y, a la vez, sentirme tan feliz con la edad y la vida que tengo hoy.

 

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación

Sobre este blog

Crecí en los 70 bajo la influencia de la Señorita Pepis, un set de maquillaje para niñas del que arranca un amor interminable por el rojo de labios y el khol enmarcando la mirada. Las tendencias y la moda, la cosmética y el sublime arte del perfume me interesan con una pasión que solamente los adictos sabemos reconocer. Y sí, somos cientos de miles de personas -por cierto, muy distintas en edad y características sociales- para quienes la moda es una motivación, un bálsamo, un acicate, un exquisito pasatiempo. Ahora que Internet y las redes sociales han incendiado el mundo con la revolución fashionista, por qué no echar más leña al fuego desde las páginas de CORDÓPOLIS.

Etiquetas
stats