Paradojas nutricionales y autoridades sanitarias

.

La última noticia dada por el Ministerio de Sanidad se enuncia así:

Sanidad ultima un plan para reducir un 10% la grasa, la sal y el azúcar de los alimentos

¡Oh, qué bien! ¡Una reducción del azúcar, grasas y sal en los productos procesados! Pero cuando profundizamos en la lectura nos damos cuenta que reducir un 10% la cantidad de azúcar es poquísimo y además es voluntario, por lo que estamos ante otro engaño de la industria alimentaria consensuado con el Ministerio donde ambos se hacen un lavado de cara al "estilo gato". En definitiva,  la obtención de beneficios es recíproca, y eso es evidente, como también lo es que el consumo de alimentos procesados en España es altísimo, que aumentan considerablemente los índices de obesidad infantil y que cada vez hay más enfermedades silenciosas causadas por nuestra mala alimentación.

No se escapa de este complot la FEN (Fundación española de la nutrición)  cuyo lema es:

"La Fundación Española de Nutrición tiene por objeto el estudio y mejora de la nutrición de los españoles. Para ello favorecerá la coordinación entre los estamentos científicos y las industrias alimentarias en todos los temas relacionados con la nutrición y su promoción. A tal efecto participará en la elaboración permanente y de difusión de documentos sobre los distintos estados de situación de los problemas existentes en el terreno nutricional. Contribuirá a facilitar y asegurar el intercambio de información y opiniones entre los medios científicos e industriales".el estudio y mejora de la nutrición de los españoles

Y cuyos promotores son: Campofrío, Carretilla, Coca-Cola, Grupo Eulen, Tello, Isabel, Mc Donald’s, Telepizza, Nestlé, Puleva… y alguno más que no he querido mencionar. ¿De verdad que Mc Donald’s puede estar presente en alguna Fundación o Federación que lleve a su lado la palabra NUTRICIÓN? Aquí nos la vuelven a "colar" ya que estos patrocinios son lo mismo que cuando vemos un estudio financiado por Danone donde nos dicen que el Actimel es maravilloso y que fortalece las defensas. "Tururú". Ni es maravilloso ni fortalece las defensas, pero llena sus bolsillos que, a fin de cuentas, es lo único que les importa.

En la misma línea tenemos  el Plan Havisa cuyos objetivos son:

  • "Cooperar en la organización de un Plan de Comunicación sobre hábitos de vida saludables, orientado al fomento de una alimentación equilibrada, variada y moderada y de la práctica regular de la actividad física".Plan de Comunicación sobre hábitos de vida saludables

Y que consiste en:

  • "Una campaña de comunicación en el medio televisivo, que se concreta en dar visibilidad a mensajes y leyendas dirigidos a la promoción de una alimentación saludable y de la práctica regular de actividad física, en consonancia con la estrategia NAOS".campaña de comunicación en el medio televisivo

Y de nuevo las empresas colaboradoras:

Más de lo mismo en cuanto a patrocinadores se refiere.  A fin de cuentas, lo único que van a hacer cuando publiciten sus productos llenos de azúcar, harinas refinadas y grasas no saludables, es poner una leyenda en letra chiquita que diga "junto con una alimentación equilibrada, variada y moderada y de la práctica regular de la actividad física" o "se recomienda un consumo responsable junto con la práctica de actividad física". "se recomienda un consumo responsable junto con la práctica de actividad física".De esta forma se van a quedar satisfechos, ya que si te zampas unos Donuts no pasa nada si después haces deporte, comes ensalada y los consumes ocasionalmente.

Señores, en cuestiones de salud la teoría de la compensación por restricción calórica se queda muy lejos y está obsoleta, carece de lógica puesto que debemos ir más allá de contar calorías para pasar a tener en cuenta qué ingerimos, sus nutrientes y beneficios para la salud. Por lo que los procesados y ultraprocesados, por muy light que nos hagan creer que son, no son saludables y para nada compensables.

Como última perla Majórica encontrada, a nivel local vimos hace unos días otro despropósito: para celebrar el "Día Internacional del niño", Mc Donald’s llevó menús infantiles a los críos ingresados en una institución hospitalaria. ¡Yo me quedé muerta! ¡Por favor! Llévenles libros, juguetes, animaciones y comida de verdad. Y ante este contrasentido, las autoridades sanitarias se bajan los pantalones y permiten que en un hospital se repartan este tipo de menús. Un poco incongruente que se regalen pases gratis para una futura diabetes, enfermedades cardiovasculares y obesidad, entre otras, a ¡NIÑOS!

De todas formas no sé por qué me extraño cuando veo bollería industrial en desayunos y meriendas de hospital, guisos con embutidos grasos en personas que las acaban de operar a corazón abierto y rebozados y fritos en los menús de dichos centros.

¿No sería más rentable para la sanidad prevenir antes que curar? ¿Estaría mejor una campaña informativa real y la toma de medidas en consecuencia? Parece ser que esto entra dentro de la utopía, puesto que no les conviene a ninguno hacerlo y como siempre:

"Poderoso caballero es Don Dinero". Francisco de Quevedo

Etiquetas
Publicado el
30 de noviembre de 2017 - 19:37 h
stats