The Flamenking Day

.

No era esto, no era esto… se repetía en silencio Ramiro Loscertales, del Colegio Oficial de Notarios de la Notaría, que de pronto recordó a su padre, gran lector de Ortega, que le convenció para que preparara oposiciones. "El hombre vulgar, antes dirigido, ha resuelto gobernar el mundo" citaba constantemente, y él decidió ser de esa minoría rectora que debía salvar al hombre vulgar de sí mismo. Ahora estaba allí, con su cinta comprada en los chinos de la Espartería, midiendo un flamenquín de 51 metros, con un olor a fritanga que se mezclaba con su propio olor corporal, trajeado como iba en el primer día que sale el sol cordobés como sale cuando le da la gana. Las gotas de sudor caían de su mejilla sobre el pan frito, mientras miles de ciudadanos estaban expectantes para ser testigos de un hecho histórico.

48…49…50.. y 51, correcto¡¡¡ La algarabía fue total, cordobeses y cordobesas se abrazaban alborozados mientras vigilaban que nadie se les colara, que eso de hacer cola para comer con cubiertos y plato de plástico bajo el sobaco era una de las artes tradicionales que la Delegación correspondiente estaba poniendo en valor en una serie de talleres retransmitidos en streaming. Por fin Córdoba estaría en el Guinness.

"Esteee…esta emergencia era inevitable. Desde que cerró la casa de la Jacinta y la Agrupación de Cofradías  asumió el rol del padre la ciudad tenía un problema irresuelto. En particular, la Corredera como espacio de represión originaba un relato subconsciente turbador. El anuncio de la instalación de la alcaldía en la plaza ha podido activar el mecanismo, este flamenquín restaura el orden, a partir de ahora todo será distinto", comentaba con voz nasal Osvaldo Nantares, de la Universidad de Córdoba, de la otra Córdoba, la argentina. Oscar Verdaguer, que hacía poco que había llegado en el AVE, mostraba también su satisfacción. El asesor en branding development contratado por Córdoba me pone entendía "que esta acción nos posiciona definitivamente entre los destinos machoalfa, un giro en respuesta a los excesos de los discursos friendly, que ya están dando síntomas de agotamiento. Ahora de nuevo toca lo auténtico, la reapertura del taurino, la vuelta a los ruedos de El Cordobés a los 77 años, y el Flamenking declinan la identidad cordobesa en esta tendencia de modo irreversible".

Cientos de cordobes@s se alinearon pacientemente como creyentes prestos a recibir la comunión, el alma cordobesa hecha carne, las ancianas se colaban, los niños corrían y se peleaban, los turistas preguntaban . El responsable municipal tampoco ocultaba su satisfacción: "es un éxito total, nadie ya dudará de la paternidad cordobesa de este plato único, Sevilla está trabajando duro para arrebatárnoslo y ahora ya será imposible. Conocemos una campaña que están elaborando en el que utilizan el skyline de la ciudad y la Giralda es sustituida por un gran flamenquín. Córdoba será ya Capital Mundial del Flamenking , y lo vamos a conmemorar todos los 6 de abril celebrando The Flamenking Day. Además hemos encargado a una afamada artista local la creación de un personaje de animación para que tengamos presencia en el mundo de la ficción, Flamenkzilla". Verdaguer asentía en un segundo plano y comentaba a los cercanos "lo hemos probado con grupos focales y funciona estupendamente con el segmento choni, cada vez más influyente".

En una esquina de la plaza los parroquianos habituales jugaban al dominó y Manuel Pérez, apoyado en uno de los arcos, no sabía si reír o llorar.

Nota: Flamenkzilla ha sido creado por la artista Beatriz Sánchez

Etiquetas
Publicado el
8 de abril de 2014 - 06:24 h
stats