Estultos y fartuscones

La tontería es bastante democrática, se la encuentra uno por todas partes. Pero en sus efectos sin embargo es muy desigual, o sea, que nos da un poco igual que nuestro vecino o la chica que nos vende el pan sean insoportables, pero si los tontos y tontas (habrá que ser igualitarios también en esto) alcanzan mucho poder la cosa tiene otra gravedad.

No sé si es cosa de las listas cerradas o de la ley D´hont, pero la verdad es que últimamente la política parece un reality destinado a que la audiencia elija a la persona más tonta de España. Y el PP, tan eficaz últimamente, ha montado un comando invencible, una collera de tontos con balcones a la calle, que dicen en mi pueblo, que saca mayoría absoluta sin despeinarse, porque  lo de despeinarse no lo llevan bien.

Como la estulticia tiende a la temeridad, ellos mismos han organizado el grupo y le han puesto nombre  "El Balconcillo". Hay que ver la mala suerte que tiene el mundo taurino, tan criticable por tantas cosas, la crueldad sobre todo, pero lo que nunca ha sido es una tontería. Con estos fans no van a hacer falta antitaurinos para acabar con las corridas. Volviendo al asunto, parece que los más jóvenes de la manada parlamentaria pepera han creado un pequeño lobby y para empezar le han dado el premio  "Emilio Castelar" a Andrea Fabra por "decir tanto en una sola frase" (recordarán aquel elegante "que se jodan"), con lo que ya tienen a su líder. La verdad es que lo veo un acierto, porque Andrea Fabra  tiene además esa cosa merdellona tan comunicativa, es una Belén Esteban sin excusas, vocación pura.

Como me da que son más bien perezosos les voy a echar una mano para completar la junta directiva. Así, propongo para Organización a Ana Mato por su descubrimiento de que los niños andaluces estudiaban tirados por el suelo; Relaciones Institucionales a la secretaria general de Inmigración y Emigración, Marina del Corral, por aquello de explicar la emigración por "el impulso aventurero de la juventud";  y como tesorero al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, por lo de "a los funcionarios se le van a acabar los cafelitos". Y me guardo para la presidencia honorífica a la auténtica inspiradora de este mainstream que une tan brillantemente elitismo e ignorancia, Dª Esperanza Aguirre Gil de Biedma, por aquel "pitas pitas" por el que los andaluces y andaluzas le estaremos eternamente agradecidos.

Paseando por el arco del Portillo, entre las pinturas del certamen organizado por la asociación de vecinos de la Axerquía  y la performance de Emplazarte, me encontré con este grafiti que podía ser el lema del grupo, si no fuera tan culto y tan cordobés. Pero venga sí…que somos muy generosos, se lo regalamos, a ver si triunfa, proyectamos universalmente la ciudad y así aumentamos las pernoctaciones. De nada.

Etiquetas
Publicado el
4 de diciembre de 2012 - 05:00 h
stats