Pelli en Sevilla, una torre más

  • : Imagen: Manuel Gómez @ManuGomezFoto

El pasado domingo se publicó en twitter esta magnífica foto del Guadalquivir a su paso por Sevilla, donde se observa el Puente de Triana en primer plano y, sobre una franja de nubes bajas, la torre Cajasol de César Pelli. Inmediatamente me vino a la memoria un post ilustrado que escribí hace un par de meses hablando de la arquitectura de las torres, de su simbología y de su incontestable imagen de prepotencia.

Sobre  si la "torre Pelli" o "torre Cajasol" o "torre La Caixa" o como acabe llamándose, es buena o mala, así a bulto, para la imagen y para el futuro de Sevilla, hay opiniones para todos los gustos. Me consta que hay defensores y detractores como hay sevillistas y béticos, dispuestos a dar razones para defenderla o para demolerla. Tampoco tengo dudas de que el proyecto de César Pelli es magistral. Pero creo que es necesario, como en otras cuestiones relacionadas con la arquitectura y el urbanismo, ampliar el foco, dar un paso atrás y analizar la situación con mayor amplitud.

  • : Dibujo: Rafael Obrero. Torre PWC, Madrid.

En cualquier caso, la aparición de un elemento simbólico que afecta a toda una ciudad, debe tratarse con cuidado, pues se trata de la imposición de un paisaje nuevo, de un nuevo elemento que afecta al imaginario de toda una población. No hablamos de un edificio contemporáneo que irrumpa en una calle, ni siquiera en un barrio, se trata de un objeto que, a partir de ahora, será referencia en todo un territorio.

En mi opinión, con este tipo de operaciones en ciudades como Sevilla o Córdoba, se gana una torre y se pierde una imagen propia. El hecho diferenciador del paisaje de nuestras ciudades es su perfil tranquilo, sosegado, y con elementos como este, que pueden estar aquí o en Shangay, conseguimos igualar nuestra imagen a la de cualquier ciudad occidental. Por tanto, estamos homogeneizando de modo global los paisajes urbanos, estamos despreciando identidades singulares. Estamos perdiendo.

¿Qué aporta esto a la ciudad? En un momento donde la inserción de las tecnologías de la información y la telecomunicación aplicadas a la gestión urbana, las smart cities, son las acciones clave que vuelcan a una ciudad hacia la "modernidad", pensar que una torre la hace más moderna es un error de bulto. Además, no hay razones técnicas objetivas que sustenten en Andalucía la construcción de un edificio de estas dimensiones, aquí no hay escasez de espacio como en Honkong o Manhattan. Solo se justifica como elemento simbólico, una operación de marketing del poder político o económico.

Por tanto, hay un claro beneficiado, el banco. Desde cualquier rincón de Sevilla la figura imponente de una entidad bancaria se ceñirá en adelante sobre nosotros, recordándonos a cada momento que somos carne de préstamo.

Volviendo al tuit del principio, si hablamos de torres... yo me quedo con el Puente de Triana.

Más sobre el tema en el blog del autor: Habitar 2.0.

Etiquetas
Publicado el
27 de diciembre de 2012 - 05:00 h