Sobre este blog

El blog de salud de Fepamic

Quiero recuperar mi mano

Persona haciendo ejercicios en Fepamic Salud

0

Cuando un paciente llega a Fepamic Salud, después de haber sufrido un ictus, traumatismo craneoencefálico, etc., la frase más repetida en los equipos de neurorrehabilitación es “quiero recuperar (la movilidad de) mi mano”.

La falta de funcionalidad de miembros superiores es la causa más incapacitante para la persona, ya que, al no poder ejecutar ni realizar actividades con ella, convierte a la persona en totalmente dependiente en la gran mayoría de las actividades para su vida diaria.

Cuando una persona, tras sufrir un ictus o cualquier patología incapacitante, pierde la capacidad de andar como apoyo temporal, o incluso a largo plazo, puede disponer de una silla de ruedas (manual o eléctrica) que le facilitará independencia y movilidad para desplazarse. Sin embargo, cuando la lesión o secuela es de algún miembro superior (en especial si se da en la mano dominante), produce una discapacidad y falta de funcionalidad que no puede suplirse por ninguna herramienta.

Ahí reside la importancia de prestar especial atención a la rehabilitación en el miembro superior. Además, la recuperación de la mano en sí es mucho más compleja que la del brazo, pierna o cualquier otro segmento corporal, puesto que se encuentra más alejada de la línea media del cuerpo y los patrones de movimiento que posee son muy específicos.

Con la mano podemos realizar oposiciones del pulgar, distintas formas de agarre y, en definitiva, movimientos en planos y ejes diferentes, lo cual no ocurre en otros segmentos corporales que sólo realizan flexión, extensión, circunducción etc.

Por todo ello, cuando exista lesión de miembro superior, la mano debe ser uno de los focos de atención iniciales para conseguir el mayor potencial de recuperación posible. Para lograr la recuperación de su funcionalidad debemos ejercitar el cerebro y no la mano en si, es decir, nuestra mano se rehabilita a través de ejercitar el cerebro que es quien da la orden a nuestra mano del movimiento que queremos realizar.

Si bien la fisioterapia convencional se va a encargar de conservar el arco articular, balance muscular, etc. la rehabilitación de mano se debe centrar en el efecto rehabilitador del ejercicio cognoscitivo, el cual se fundamenta en que la mano va a recuperar los diferentes movimientos aislados posibles de los dedos si enfatizamos en que éstos reciban la información propioceptiva y táctil a través de los objetos. En otras palabras, a través de movimientos funcionales en los que el propio paciente sea sujeto activo del proceso recuperador.

Es importante explicar al paciente que rehabilitar el movimiento y la funcionalidad de la mano no es posible a través de movilizaciones pasivas, debiendo ser el propio paciente quien realice el movimiento a través del entrenamiento y compromiso de funciones cognitivas.

El desarrollo terapéutico que en Fepamic Salud realizamos es el método Perfetti (ejercicio terapéutico cognoscitivo). Éste es un método totalmente personalizado e individualizado para cada caso. Es por ello que inicialmente realizamos una valoración personal del paciente. Desde la comprobación de su estado emocional y funcionalidad hasta los roles y desempeño anterior a la lesión. Esta acción nos permite plantear un plan personalizado de intervención que se ajusta a sus necesidades y deseos, siendo el paciente quien, con la ayuda del terapeuta, recupera la función a través del entrenamiento de movimientos fragmentados.

De igual manera, la parálisis o paresia de la mano no se produce por lesión de la musculatura o estructuras óseas, sino por una lesión cerebral. Por lo tanto, el paciente debe ser consciente para rehabilitar y actuar sobre su cerebro con el fin de conseguir la mejora en el movimiento.  En definitiva, nuestro cerebro debe reconocer nuestro brazo, nuestra mano y reconectar con él a través de la ejecución de actividades terapéuticas donde el propio paciente sea protagonista y no un sujeto pasivo.

En Fepamic llevamos años trabajando en rehabilitación de manos pléjicas y/o paréticas, siendo el terapeuta ocupacional un profesional referente en dicha patología, dado que es justo a través de la ocupación y utilizando la actividad como herramienta cuando el paciente va a conseguir la mayor autonomía en su miembro superior.

Sobre este blog

El blog de salud de Fepamic

Autores

Etiquetas
stats