Vete de tiendas sin miedo a que te quiten la cartera (shopping online 2ª parte)

Resulta que en estos últimos días, a raíz del post de hace dos semanas sobre las compras online, varios lectores me han comentado algunas de las cosas que a ellos les echa para atrás a la hora de hacer compras a través de Internet.

Primero quiero servirme de este post para recordaros queridos lectores que no debéis ser tímidos, que yo denomino éste como mi pequeño rincón de Cordópolis, pero es también vuestro así que sentiros libres de comentar, preguntar o dejar vuestras reflexiones en la zona de comentarios, que para eso está! Dicho lo cual, continúo con lo que yo venía a contar en el día de hoy.

Me decían como ya adelantaba en el párrafo de arriba que hay determinados aspectos que se convierten en auténticas barreras infranqueables a la hora de realizar una compra online: los gastos de envío, el tiempo de espera, pero sobre todo la seguridad a la hora de realizar el pago.

Aún existe gente a la que le cuesta pagar en internet con una tarjeta de crédito/débito, pese a que cada día es un método mucho más seguro. Los comercios online y los medios de pago son los principales interesados en que todo vaya sobre ruedas y día tras día ponen su empeño en ello. Aun así hay gente a la que le sigue dando respeto el usar su tarjeta de crédito. Yo siempre pongo el mismo ejemplo: cuando vas a un restaurante y se llevan tu tarjeta para cobrarte (aunque cada día son más los comercios que cuentan con TPV inalámbrico) ¿quién te garantiza que en la trastienda no están duplicando tu tarjeta?. Como siempre es cuestión de sentido común, si en una tienda física que no te ofrece confianza suficiente no les das tu tarjeta de crédito/débito para realizar un pago, ¿por qué vas a hacerlo en una tienda online?

Si a pesar de todo sigues siendo reticente, con tu permiso te haré un par de recomendaciones: sellos de garantía y plataformas de pago. A nosotros (cuando digo nosotros me refiero a las experiencias que hemos vivido en casa) nos han solucionado incidencias que hemos tenido de lo más variopintas.

Respecto a los primeros, Confianza Online nos ha servido para mediar en algún que otro problemilla que hemos tenido con un sitio de cupones descuento. Después de intentar por activa y pasiva que nos devolvieran el dinero por un servicio no prestado (se dice el pecado, no el pecador), acudimos a Confianza Online y fueron ellos los que mediaron para que recibiéramos de vuelta lo que nos correspondía, es decir, nuestro dinero en nuestra cuenta. Siempre que encuentres una tienda online adherida a este sello, ten por seguro que las probabilidades de tener un problema con ellos van a ser mínimas.

Respecto a las plataformas de pago, nada como PayPal, ya que son ellos mismos los que se aseguran que los sitios que ofrecen dicho método de pago sean fiables y hacen de intermediarios en la compra y de mediadores cuando alguna de las partes no cumple con lo que le corresponde (entre otras muchas otras ventajas).

Y esto son un par de métodos para velar por nuestra seguridad a la hora de comprar en internet, pero como os decía antes, las propias entidades emisoras de las tarjetas de pago, sin que haya intermediarios de por medio, trabajan cada día para que las pasarelas de pago sean cada vez más seguras, para nuestra tranquilidad y la de todos.

Así que si el tema de pagar con la tarjeta es la barrera que os impide hacer compras por internet, aquí os he ofrecido algunos argumentos para que os deis ese caprichito que os tiene todo el día navegando por la web donde se encuentra a la venta.

Felices compras!

Etiquetas
Publicado el
28 de diciembre de 2012 - 03:30 h