Súperlópez al rescate

Como se suele decir... "osú pisha". La semana pasada me quedé con el sabor amargo de que mi voto -aún con su matasellos en orden - no llegaría a mi mesa electoral en el colegio de Santa Rosa. Pues mira, los astros se alinean para darme la razón. Lean este titular de un diario de Córdoba del pasado miércoles: "Los votos por correo de emigrantes de Córdoba son enviados a Cádiz"Los votos por correo de emigrantes de Córdoba son enviados a Cádiz". Todo lo que yo pueda añadir de más a partir de ese encabezado ya lo podéis imaginar. La noticia dice que una caja con votos de gaditanos llegaron a Córdoba y viceversa. ¡Viva el hermanamiento con la tacita de plata! El texto del diario añade una frase citando a sus fuentes que ha sido devastadora para mí, dice: "Afortunadamente, en este caso, los votos por correo no han sido determinantes para los resultados, por lo que el error se va a quedar en eso, un simple error". (Aquí voy a soltar una sonora carcajada, permítanme porque aún no me repongo de tan magna impresión, igual aún la pueden oír resonar en las Tendillas, mi carcajada digo). Esto es una mentada de madre, como dicen aquí... ¿Perdona? ¿Afortunadamente? Esto es democracia, afortunadamente, si nuestro voto cuenta podría haber sido determinante como cualquier otro para decantar un resultado electoral aunque venga dando tumbos por el mundo. 

Es de chiste, vaya. Como pasa a este lado del Atlántico también. Hay una buena dosis de humor e ironía. Todo el mundo anda escandalizado y echándose las manos a la cabeza porque la saga James Bond está rodando el inicio de su  nueva cinta Spectre -protagonizada por Daniel Craig- en el centro de la Ciudad de México. Ese no es el chiste, la gracia está en que según anunció el diario Reforma, el gobierno de Enrique Peña NietoEnrique Peña Niet ha pagado una buena cantidad de dólares en concepto de promoción turística para que además de usar como escenario el zócalo capitalino, modificaran la trama y no aparezca ni  rastro de gobierno corrupto ni se hable mal de México, al contrario. Ahhh, y otra de las condiciones de dicho acuerdo, que la nueva chica Bond fuera la mexicana Stephani Sigman (Miss Bala).

No está mal. Como nuestra marca España, aquí marca México... Ya sabemos que no hay películas desde hace varias décadas que nos dan esa imagen de policía corrupta, sociedad amenazada por la injusticia... todo un escenario para el "incorruptible" agente británico 007. Imagino que los guionistas han debido trabajar duro para convertir México en los "mundos de Yupi" .

Total, que no estamos tan alejados de parafernalia y picaresca entre españoles y mexicanos. Ya hasta James Bond tiene un precio... En fin, como no nos salve Superlópez...

Etiquetas
Publicado el
29 de marzo de 2015 - 19:45 h
stats