Parto a la vista ¿Estamos preparados?

.

Sí sí, sé que me vais a decir que la crianza es algo intuitivo y que nuestros padres nunca se prepararon para tenernos a nosotros, pero resulta que los tiempos han cambiado y la información también y lo que antes estaba bien, ahora no lo parece tanto y como rectificar es de sabios, pues en eso estamos.

Hoy nos preparamos para cualquier cosa, porque está en la naturaleza del ser humano ser curioso y responsable y lógicamente, la visión de la llegada inminente de un bebé a casa por primera vez (o no tan primera vez) nos despierta la incertidumbre de si estaremos preparados para ello.

Ello nos lleva a sumergirnos en internet a buscar información a diestro y siniestro, que lejos de aclararnos las ideas, nos satura, nos confunde y llena de miedos porque damos crédito a todo lo que leemos y presuponemos que es información fiable, nada más lejos de la realidad, os lo garantizo.

Cuando tenemos una avería en el coche, no se nos ocurre buscar un tutorial en youtube para arreglarlo nosotros, ¿verdad?, mejor nos dirigimos a un centro especializado que garantice que nuestro coche quedará arreglado y trabajado por un profesional, ¿a que sí?Pues eso mismo pasa con la llegada de un bebé, que debemos acudir a un lugar especializado donde nos orienten profesionales sanitarios actualizados, especializados y que puedan resolver nuestras dudas y nuestras necesidades de forma correcta. Eso es lo que hemos defendido siempre en nuestra clínica y aquí seguimos impartiendo clases, formación, empatía, comprensión y apoyo profesional y personal a cuantas parejas llaman a nuestra puerta y depositan en nosotros su confianza. Y ya van 21 añitos de nada.

¿Recordáis cuando nos decían que curásemos el ombligo del bebé con mercromina o alcohol, que acostásemos a los bebés boca abajo, luego de lado, que pusièramos cremita en su culete en cada cambio de pañal, que lo bañásemos cada día o diésemos el pecho cada tres horas y diez minutos no más? pues eso ya hace tiempo que no se recomienda. Por poneros un par de ejemplos. Y eso es gracias a que el conocimiento científico cambia en función de la evidencia, y hoy sabemos muchas más cosas que ayer y podemos rectificar sobre nuestros errores.

¿Y dónde obtenemos estos conocimientos? En los cursos de Educación Maternal y Paternal (of course!!) a los que toda pareja que quiera, tenga interés y pueda, debería acudir.

Educación Maternal y Paternal.  Acompañar y dar seguridad.

Cuando oímos hablar de Preparación al Parto, muchas veces pensamos que este tipo de clases van enfocadas tan solo a ese momento concreto en la vida de una pareja y nada más lejos de la realidad. Detrás de ello hay muchas necesidades más y mucha más información que compartir.

Hablar de Educación Maternal y Paternal es un proceso de continuidad que empieza en el mismo momento de la concepción y acompaña a la pareja en primer lugar, y a la familia, una vez nacidos los hijos, durante todo el proceso de crianza.

Un concepto correcto de Educación Maternal y Paternal debe abarcar e integrar todos los aspectos que conlleva cada etapa de este proceso y no sólo referirlo al momento del parto.

El embarazo está repleto de cambios de diversa naturaleza, tanto físicos como psicológicos  (para ellas especialmente, pero también para ellos). Las futuras madres (y por extensión sus parejas) deben estar informadas para entender qué les está pasando y prevenir todo aquello que podamos evitar, para que el embarazo se desarrolle con la mayor normalidad posible y con una correcta salud materno infantil.

La mujer embarazada que conoce cuáles son sus cambios y la naturaleza de los mismos, los afronta con mejor actitud que aquella que no conoce su origen y curiosamente, experimenta menos síntomas propios de su estado (vómitos, pesadez de piernas, calambres, dolores púbicos o costales, etc.) entre otros motivos porque en las clases, se le facilitan los recursos para entenderlos, llevarlos mejor y prevenirlos de forma eficaz en cada trimestre del embarazo.

Los padres aquí también ejercen un papel muy importante, por eso en mis clases siempre les dedico un tiempo en exclusividad a ellos pues el estar informados de todo, les va a hacer mantenerse implicados de forma más activa y colaboradora con su pareja. Además comprenden mejor cuál es su maravilloso papel en el parto, la lactancia y la crianza, y verán a su chica con otros ojos cada vez que esta se queje de algo.

Otro capítulo no menos importante a tener en cuenta en nuestras clases, es la vivencia del parto, lógicamente. Cada mujer necesita algo diferente en este sentido, y tienes que dar a cada una aquello que precisa según su modelo de parto anhelado. Hablarles del proceso del nacimiento, de lo que se van a encontrar en el hospital que elijan, de quién les va a atender, de la epidural, del parto natural y de todo lo que ellas y sus parejas necesitan para ese día es fundamental. Toda esta información les va a hacer vivirlo de manera más relajada y colaborar mejor con el nacimiento de su bebé y con el personal asistencial. Tener recursos para la dilatación, para el expulsivo o para atenuar nuestros dolores, miedos o temores, acortará la duración de su parto y lo mejorará en calidad, y la experiencia de su maternidad/paternidad quedará integrada en ambos de manera más positiva y feliz.

No pueden faltar temas como la lactancia materna en las clases. Dar el pecho es lo fisiológico, pero no siempre sale lo espontáneo que debería. Acompañar a la mujer en este momento, informarla de la fisiología de la lactancia y de su desarrollo es vital para que la madre disponga de estrategias para solucionar cualquier posible incidencia que pueda acontecer durante la misma.

Otro aspecto que tratamos de forma intensiva y apasionada es el bebé. Los padres y madres aprenden desde primera hora a cuidar de ellos de manera responsable. Aprenden puericultura, técnicas preventivas para los famosos cólicos del lactante, primeros auxilios, masajes infantiles, etc.  Los bebés no tendrán secretos para sus padres/madres.

No podemos dejarnos atrás la llegada al hogar. Probablemente este sea el punto que más miedos y dudas presenta en los recientes papás y mamás. Conocer bien los cambios del posparto, sus fluctuaciones hormonales y anímicas, la necesidad de comprensión y acompañamiento para esa madre en estos momentos, la figura del padre como referente obligado, etc., son temas de vital necesidad, temas que trabajamos en profundidad con ellos. Además, el posparto es ese gran tema olvidado del que nadie te habla y que es una de las etapas más duras de la crianza.

En Cemlosarcos (Centro de Educación Maternal Los Arcos) damos cobertura a todas las necesidades de los padres y madres desde 1998. Hemos sido una clínica pionera y seguimos  estando a la vanguardia y en continuo reciclaje. Dedicados en exclusividad a la mujer embarazada, su pareja y la familia, somos la única Clínica de Educación Maternal y Paternal en Córdoba atendida por un equipo médico a vuestra disposición 24 horas. Y nuestra exclusividad nos permite ofrecer todo tipo de horarios y servicios, inclusive los recientemente incorporados vía online, para que no quede una sola pareja interesada sin poder recibir esta información desde cualquier sitio...nos metemos en su propia casa.

Porque es importante que tu embarazo esté en buenas manos, confía en los profesionales que se dedican en exclusividad a él y cuentan con los conocimientos necesarios.

Dar vida es algo maravilloso y vivir esa experiencia preparados y correctamente acompañados aún la hace más excepcional.

Os esperamos. Más info aquí

Autor: Dra. Mª Isabel Martínez Muñoz

Autor: Dra. Mª Isabel Martínez Muñoz

Médico Especializada en Educación Maternal y Recuperación Puerperal.

Máster en Nutrición Clínica, Alimentación, Obesidad y Nutrición Vegetariana. Universidad de Barcelona

Asesora de lactancia Materna y Educadora de Masaje Infantil

Directora del Centro de Educación Maternal C.E.M. Los Arcos

www.cemlosarcos.es

Etiquetas
Publicado el
17 de junio de 2019 - 06:00 h
stats