Blogópolis Blogs y opinión

Sobre este blog

"Podría definirme como médico de formación y docente de vocación. Profesional y madre a jornada completa, lo cual no siempre es fácil de compaginar. Apasionada de las cosas sencillas, de pensamiento positivo y agradecida al universo por las experiencias vividas. Profesionalmente dedicada en cuerpo y alma a mis embarazadas y a sus bebés. Dirijo un Centro de Educación Maternal en Córdoba (www.cemlosarcos.es) desde 1998, el cual surge como un proyecto personal fruto de mi experiencia como madre, y en el que mis hijos y mi instinto me han ido mostrando el camino correcto. Mi trabajo consiste en aportar información actualizada y asesoramiento profesional a padres y madres, educándolos para el Nacimiento y la Crianza de sus hijos. Soy Asesora de Lactancia y reconozco en ello mi gran pasión, además de Educadora de Masaje Infantil . Ayudo a mis pacientes a recuperarse tras el parto y me declaro obsesiva con el tema del Suelo Pélvico, qué le vamos a hacer, soy humana y tengo defectos, como todos. En continuo reciclaje…..como la vida misma, lo que me lleva actualmente a embarcarme en un nuevo e ilusionante proyecto: La Consulta Médica de Nutrición. Aquí llego tras cursar un Máster Universitario de Dietética y Nutrición, y tras especializarme en Obesidad, Nutrición Clínica y Nutrición Vegetariana. El objetivo de este nuevo servicio ha sido complementar mi maravilloso trabajo ofreciendo asesoramiento nutricional a mis pacientes, facilitándoles la adquisición de buenos hábitos que repercutan en su salud y en la de sus familias. Y en ello estamos, intentando desterrar viejos mitos arraigados sobre nutrición y tratando de que coman más aguacate, jaja.... Reconozco que mis palabras salen mejor de mi pluma que de mi boca, me gusta escribir, me relaja."

Mejora tu Inmunidad en 6 pasos

Cómo mejorar nuestra inmunidad

0

Querido lector. Si estás leyendo esto es porque te preocupa tu salud y te gustaría saber cómo mejorar tu Sistema Inmune para entre otras cosas, mantenerte a salvo del coronavirus y si es posible de una ristra más de enfermedades de las habituales.

Venga, te lo pondré fácil. Sólo tienes que repetir estos sencillos pasos cada día cual mantra y tu salud mejorará en menos que te canta un gallo.

1.          Bebe agua con limón cada mañana al levantarte y en ayunas.

2.          Mastica un ajo cada mañana nada más levantarte.

3.          Toma dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, ahí a palo seco, sin agua ni ná.

4.          Tras el agua con limón, el ajo y el aceite de oliva, métete entre pecho y espalda un batido (o smoothie détox , que suena más efectivo) al que le puedes echar todo lo verde que encuentres por tu casa e incluso césped si ves que tal. Pero no te vayas a olvidar de no echarle azúcar, que eso es malo.

5.          Come todos los días brócoli, kale, aguacate y edamames hasta que te salgan por las orejas, pero no tomes fruta que fermenta y explotas.

6.          Toma todos los suplementos que te diga tu vecina, que está muy puesta en esto. Aunque no sepas para lo que sirven.

 

Pues estos son los remedios caseros que circulan por redes de la mano de nutri-influencers o cuñadietistas. Seres de luz que generosamente comparten con nosotros su sabiduría infinita y nos protegen de todo mal. Gracias Universo, gracias.

Espero, querido lector que hayas detectado el modo irónico “on” en el punto 1 o estamos perdidos.  

 

Entonces, ¿Se puede mejorar la Inmunidad?

Sí, pero tomando decisiones. Lo más difícil, por otra parte.

Lo que hace que nuestra inmunidad aumente es todo aquello que haga mejorar nuestra salud, es decir, no es una única medida por sí sola sino más bien un conjunto de acciones sobre nuestros hábitos que harán que si los revisamos, actúen sincrónicamente mejorando todo lo que se refiere a nuestro organismo, su salud y por ende, nuestra capacidad de defendernos frente a agresiones externas de la naturaleza que sean.

Somos lo que son nuestros hábitos.  Y ahora sí vienen las 6 cosas que sirven de verdad.

 

1.          Alimentación. Come sano.

Empiezo por este porque todos son importantes, por supuesto, pero en concreto la alimentación es uno en el que más podemos mejorar. No se trata a veces de empezar a comer súper bien, sino más bien, de dejar de comer mal. Sabemos a ciencia cierta, que los productos ultraprocesados que la industria nos vende dañan seriamente nuestra salud general, e intestinal, lo cual está altamente relacionado con nuestra microbiota (flora intestinal) y el papel que ésta desempeña en nuestro sistema inmune. Cuando comemos comida "basura" cargada de grasas malas, azúcar a cascoporro o sal muy por encima de los niveles recomendados, sabemos que esto provoca una inflamación de bajo grado en nuestro sistema intestinal que hace que se altere nuestra flora y nuestro sistema inmune se ponga a la defensiva, o incluso nos ataque provocando enfermedades como diabetes, obesidad, hipertensión arterial, enfermedades autoinmunes e incluso cáncer.

Por tanto, trata de mejorar tu alimentación para evitar este despropósito. Céntrate en alimentos y no en productos: Alimentos sin etiquetas ni envasados.

 

2.          Haz deporte

El sedentarismo mata más que cualquier otra cosa, tenlo presente. Trata de mantenerte activo cada día, sal a pasear, correr, al gimnasio o si no te gusta nada busca algo que te haga moverte. Baila, salta a la comba, coge los patines o vete a hacer senderismo, saca a tu mascota (adopta una si no tienes) lo que te apetezca, pero mueve tu "cucu". Sube escaleras, ve andando a los sitios, aparca lejos si has de ir en coche, carga la compra... hay montones de alternativas para movernos y mantenernos activos. También hablamos de esto aquí, por si quieres ampliar. Cómprate una pulsera de actividad física o descárgate la app gratuita que llevan los smartphones y ¡¡fúndela!!. Oíste bien, fúndela.

 

3.          Sueño y Estrés 

Si dormimos mal, y entendemos por dormir mal no hacerlo mínimamente 7 u 8 horas cada día o tener la sensación de que el sueño no resulta reparador, es decir, que nos levantamos cansados o sin energía para afrontar el nuevo día, nuestro cuerpo libera cortisol. También en situaciones que nos generan estrés crónico, por ello, y dado que la repercusión es la misma tanto si duermes mal como si estás estresado, vamos a englobar estos dos hábitos en el mismo apartado. También porque la prevención es la misma.

Si nuestros niveles de cortisol aumentan, nuestro sistema Inmune funcionará peor y bajarán nuestras defensas, por lo tanto, estaremos más expuestos a enfermedades autoinmunes, alergias o infecciones como la que nos ocupa actualmente de forma pandémica, el SARS-CoV-2. Pero además, el cortisol no hará ganar peso y nos pondrá difícil el volver a la normalidad.

Y ¿cómo podemos eliminar nuestro estrés o mejorar nuestro hábito del sueño? Tratando de poner en práctica con regularidad algunas de las técnicas que te detallo. Meditación consciente (Mindfulness), relajación diaria, ejercicios de respiración profunda, dedicar unos minutos antes de acostarnos a actividades relajantes como leer (preferiblemente en papel) o escuchar música, evitar las fuentes de luz azul antes de acostarnos (aparatos electrónicos), tener una rutina de acostarnos siempre a la misma hora y espaciado al menos dos o tres horas de la hora de la cena, practicar el pensamiento positivo pueden ser de gran ayuda. Haz algo de deporte antes de acostarte o unos estiramientos. Practica yoga, sal a la naturaleza, disfruta cada día, mantén una vida social activa, relaciónate con amigos o familiares y sal de tu cueva. Cualquier técnica que te haga sentir bien, nos puede ayudar.

 

4.          Toma el sol cada día

Necesitamos tener niveles adecuados de la vitamina D pues ésta es de suma importancia en el funcionamiento correcto de nuestro cuerpo, además de intervenir en el sistema inmune. La vitamina D se sintetiza a través de nuestra piel y mediante la luz solar. Trata pues de tomar el sol al menos media hora cada día e incorpora en tu alimentación alimentos ricos en esta vitamina. Hazte un chequeo médico para valorar sus niveles y la posible necesidad de suplementación en caso de deficiencia.

 

5.          Mantente en un peso adecuado

El sobrepeso y la obesidad es un factor de riesgo para enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el síndrome metabólico, la hipercolesterolemia, las enfermedades del corazón e incluso para el cáncer o la Covid-19. Es lógico pensar entonces que también influirá en el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmune, que es en definitiva el guardián de nuestra salud. Trata de comer saludable y haz algo de deporte y si con ello no basta, ponte en manos de un profesional que te ayude a situarte en un rango de peso adecuado para ti.

 

6.          Evita hábitos tóxicos

De nada serviría mejorar todo lo anterior si seguimos intoxicando nuestro organismo con tabaco, alcohol o cualquier otro tipo de sustancia nociva, y creo que esto es fácil de entender. Luego, si te preocupa tu salud y deseas mejorarla, además de activar tu sistema inmunológico, tienes que empezar por tomar decisiones en tu vida. Yo suelo explicar a mis pacientes que no se trata de añadir años a nuestra vida, sino añadir vida a nuestros años. Fortalece tu voluntad y disciplina y visualízate venciendo a ese mal hábito que en el fondo sabes que te gustaría dejar desde hace ya tiempo. Y busca ayuda profesional especializada si ves que tú solo no eres capaz de conseguirlo. 

 

En definitiva....

Como ves, querido lector, mejorar nuestro sistema inmune es fácil de explicar, pero quizás algo más complejo de llevar a la práctica. Ya ves que no depende de la cantidad de brócoli que comes al día sino más bien de tomar conciencia de los hábitos que necesito mejorar y sobre todo, de tomar decisiones.

 

 

Autor: 

Mª Isabel Martínez Muñoz

Mujer, madre, médico, empresaria y aprendiz de escritora.

www.cemlosarcos.es

Sobre este blog

"Podría definirme como médico de formación y docente de vocación. Profesional y madre a jornada completa, lo cual no siempre es fácil de compaginar. Apasionada de las cosas sencillas, de pensamiento positivo y agradecida al universo por las experiencias vividas. Profesionalmente dedicada en cuerpo y alma a mis embarazadas y a sus bebés. Dirijo un Centro de Educación Maternal en Córdoba (www.cemlosarcos.es) desde 1998, el cual surge como un proyecto personal fruto de mi experiencia como madre, y en el que mis hijos y mi instinto me han ido mostrando el camino correcto. Mi trabajo consiste en aportar información actualizada y asesoramiento profesional a padres y madres, educándolos para el Nacimiento y la Crianza de sus hijos. Soy Asesora de Lactancia y reconozco en ello mi gran pasión, además de Educadora de Masaje Infantil . Ayudo a mis pacientes a recuperarse tras el parto y me declaro obsesiva con el tema del Suelo Pélvico, qué le vamos a hacer, soy humana y tengo defectos, como todos. En continuo reciclaje…..como la vida misma, lo que me lleva actualmente a embarcarme en un nuevo e ilusionante proyecto: La Consulta Médica de Nutrición. Aquí llego tras cursar un Máster Universitario de Dietética y Nutrición, y tras especializarme en Obesidad, Nutrición Clínica y Nutrición Vegetariana. El objetivo de este nuevo servicio ha sido complementar mi maravilloso trabajo ofreciendo asesoramiento nutricional a mis pacientes, facilitándoles la adquisición de buenos hábitos que repercutan en su salud y en la de sus familias. Y en ello estamos, intentando desterrar viejos mitos arraigados sobre nutrición y tratando de que coman más aguacate, jaja.... Reconozco que mis palabras salen mejor de mi pluma que de mi boca, me gusta escribir, me relaja."

Etiquetas
Publicado el
6 de abril de 2021 - 06:00 h
stats