Trenes con alas. Avión y tren en un billete

.

Aunque puede parecer de perogrullo y a pesar de tener la mayor red ferroviaria de alta velocidad del mundo, hasta ahora en Europa no te ponen fácil lo de combinar con coherencia lo bueno de un tren rápido con las conexiones aéreas para un mismo traslado. Hay que reservar por separado y aunque puede haber descuentos, ni horarios ni transportes facilitan los transbordos. Francia es excepción y ejemplo a imitar en ese sentido.

Viajar a Francia en avión y TGV. El avión es el mejor medio para llegar a destinos por encima de los 1.000 kilómetros pero nos suele dejar a kilómetros de nuestro destino y nos obliga a utilizar otros transportes. El tren de alta velocidad es lo mejor para un radio de distancia menor y nos deposita, sin problema ninguno, en el centro de nuestro destino. En Air France y SNCF lo han tenido claro y han unido los dos medios de transporte en uno solo. La oferta resulta bastante apetecible. Se trata de los billetes Vuelo+TGV. El sistema se extiende a todas las compañías aéreas asociadas a la francesa en Skyteam (incluída la española Air Europa).

La idea es así de brillante: vuelas desde cualquier punto de España a París Charles de Gaulle. Allí, tras recuperar tu equipaje si has facturado, transbordas en un alta velocidad sin salir del aeropuerto, ya que cuenta con estación de tren propia. En el viaje de vuelta no tienes más que pillar el tren que te devolverá al aeropuerto de salida. Al ser billete conjunto te cubren cualquier retraso que te haga perder tu vuelo o tren y te ofrecen un precio más competitivo que por separado. Además, te ahorras tener que ir hasta París ciudad.

El sistema, eso sí, te obliga a pedir billete impreso de tren, ya que no hay boleto electrónico en SNCF, pero hay mostradores específicos para ello donde sólo debes presentar tus datos y localizador de vuelo. La red de alta velocidad francesa te permite acceder casi a cualquier punto del país sin salir por tanto del aeropuerto y con una duración de viaje más que cómoda. En cualquier región francesa donde recales tienes la fantástica red TER (trenes regionales) para ir casi casi a donde quieras. La red TER incluye incluso autobuses interurbanos cuando el tren no pasa por tu destino elegido.

En España hay tímidos intentos similares. De hecho ya se comercializa desde hace unos años una fórmula parecida a través de Air Europa, claro que con el inconveniente de que no hay ninguna estación de AVE en ningún aeropuerto español, por lo que te ves obligado a desplazarte al centro urbano con bastante tiempo de antelación (un promedio de cuatro horas antes). Te cubren ese transporte con autobús incluído. ¿Para cuándo algo como en Francia en un país como el nuestro que tiene que rentabilizar como sea su carísima red AVE?.

Etiquetas
Publicado el
18 de junio de 2014 - 02:00 h
stats