Eurotrenes

.

El tren es un transporte casi casi europeo. A pesar de los empujes privatizadores nuestro continente sigue siendo el único que cuenta con una infinita red ferroviaria estatal, aún en gran parte en manos de empresas públicas que garantizan servicios no rentables, horarios frecuentes y una media de calidad en el servicio bastante buena si la comparamos con cualquier otra región del mundo. Si programas escapadas/viajes por europa debes considerar el tren como una opción segura, fiable y menos cara que el avión. La otra ventaja: los trenes tienen horarios continuados, te dejan en los centros urbanos y evitas engorrosos transportes desde/hacia aeropuertos en ninguna parte. Os pongo pistas:

Interrail. Olvídate de la imagen mochilera trasnochada de este pase por el que tantos hemos pasado a corta edad para descubrir Europa. La idea es la misma: un pase que por un mes y con diversas duraciones te permite coger los trenes que quieras, sin pagar añadidos, en una región europea determinada. Se ha abierto a todas las edades y las tarifas son muy variadas en función de lo que quieras. Son aconsejables para viajes largos de más de quince días y con mucho trote. Si es así tiene su encanto conocer un país en tren, sin los estreses del coche. Permite incluso usar la alta velocidad en países como Francia. Para los no residentes en Europa funciona Eurail, con buenas ofertas.

Renfe. A la web clásica de la compañía española se une este enlace con ofertas de trenes turísticos y destinos especiales. Hay mucho más de lo que crees. Opciones lujosas como el Al Andalus, trenes literarios en Alcalá de Henares y rutas mineras por las entrañas de León...

Feve. Soy fan de la hermana pequeña de Renfe. La compañía de ferrocarriles de vía estrecha que atraviesa el norte de España  ha reaccionado bien a los nuevos tiempos y pone a tu servicio una tupida red que conecta la cornisa cantábrica. Paisajes de infarto, pueblos perdidos y mucho norte es lo que ofrece una escapada en Feve. Eso sí, son trayectos largos, de disfrute y sin prisas. Tiene un producto lujo: el transcantabrico.

Sncf. La Renfe francesa cubre hasta el más escondido rincón del país. No todo es TGV y altas velocidades, los TER (trenes regionales) son puntuales y te llevan a preciosos pueblos, bosques, playas y ciudades alejadas de aeropuertos y autopistas. La web oficial tiene una muy completa versión en español, es fiable y aporta bastante información. Un detalle interesante: en Francia hay que validar SIEMPRE los billetes en unas maquinitas junto a los andenes. Si no picas allí tu billete antes de subirte te expones a multa. Cuidadín.

Trenitalia. Italia ha hecho lo que nosotros NO. Extiende su red de alta velocidad sin destruir vías y servicios regionales y comarcales a precios más bajos. El resultado: puedes ir de Roma a Florencia en un tren de alta velocidad caro, cómodo y rápido o en un regional barato y lento, con la ventaja de que te lleva por multitud de zonas con encanto. Otra comodidad: las estaciones cuentan con decenas de expendedores automáticos para comprar billetes sin molestas colas. A eso únele una maravillosa red de estaciones en los cascos históricos, con experiencias como entrar en Venecia atravesando la laguna con parada al borde, literalmente, de un canal.

DB. Eficaces, limpios y ultramodernos. La red ferroviaria alemana cumple con los tópicos y debiera ser más usada por los turistas. Aporta pluses como la infinita gama de frecuencias que conectan el país desde Polonia hasta Francia.

UK. Gran Bretaña es pionera en la privatización de los trenes. La oficina de turismo británica ofrece este planificador para evitar líos. De Tatcher a la actualidad el Reino Unido ha pasado de tener una buena empresa pública de transportes a disponer de decenas de marcas que explotan determinadas líneas en detrimento de otras. La variedad de precios es total así como la calidad del servicio. Puede dar sensación de caos no saber a qué compañía acudir. Escocia sigue siendo el país británico más bonito para disfrutar en vías. Las rutas son impresionantes.

Noruega. Frente a la multitud que elige coche de alquiler para visitar los fiordos la utopía nórdica hecha país dispone de una muy digna red ferroviaria que une el norte con el sur a precios moderados. Es un buen recurso para huir de las zonas más transitadas y conocer más de cerca a los paisanos.

Etiquetas
Publicado el
30 de abril de 2014 - 02:00 h