Blogópolis Opinión y blogs

Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

Cuadro de Velázquez de Juan de Pareja, comúnmente confundido con Juan Latino.

0

Me gusta aprender palabras nuevas. De vez en cuando en casa jugamos a descubrir el significado de la palabra que alguien rebusca en el fondo de un libro. Antes recurríamos al Espasa. Ahora al iphone. Descubrir que existen palabras que definen sensaciones, estados de ánimo de los que no sabes su nombre y olores que no sabrías definir en una palabra, es una forma de descubrir una parte de ti desconocida.

Los nombres y sus historias también me fascinan. Así que cuando la propuesta fue hablar de calles que merecen su nombre y hacerlo en los “Diálogos Urbanos” de este Otoño Sefardí no pude decir no. Hay una Calle en el Barrio del Naranjo que se llama “Juan Latino” y apostaría algo valioso a que muy pocos saben quien es el personaje que oculta. 

Cuatrocientos años antes de que el primer hombre negro pisara la Universidad de Oklahoma, en 1556 había obtenido el grado de licenciado y la Cátedra de Gramática y Lengua Latina, un hombre negro, nacido esclavo y de Córdoba, convirtiéndose en el primer hombre negro catedrático de la historia de la humanidad. Si, como lo oyen. 

En 1518 nació un niño en Baena, hijo de una esclava etíope y dicen las malas lenguas que de su amo, Don Luis Fernandez de Cordoba, marido de la heredera del Gran Capitán, Doña Elvira Fernandez de Cordoba, Duquesa de Sessa. Primos hermanos. El niño, “Juanillo el negro”, tuvo la suerte de nacer dos años antes que el heredero de aquella familia, al que le pusieron el nombre del abuelo y del que se convirtió en su sombra. Fallecidos los padres, la educación de Gonzalo recayó en la abuela, la ilustrada viuda del Gran Capitán, Doña María Manrique y hete aquí que está, una gran desconocida, con méritos propios tantos como los del marido, decidió educar a ambos niños al unísono. Y se obró el prodigio. 

Juanillo aprendía desde el rincón de la biblioteca y todo le cautivaba. Tocaba todos los instrumentos y cantaba con melodiosa voz. Todo era sencillo para él. Al convertirse en bachiller fue manumitido y pasó a ser Juan de Sessa. De ahí a la Universidad, aunque fuera desde la puerta y de ahí a ser catedrático de latín de la recién estrenada Univesidad de Granada. Una “rara avis in terra”, como le decía su amo y amigo Don Gonzalo, que llamaba la atención como “mosca en leche “, según él mismo sostenía. 

Juan Latino aún tuvo tiempo de mucho más hasta los casi 90 años que vivió. Sobre todo de caer de nuevo esclavo, pero esta vez del amor a Doña Ana de Carleval, blanca, distinguida y la más bella. De aquel matrimonio “aberrante” e interracial, que llegó a celebrarse solo porque Doña Ana parió siendo soltera una hija mulata, nacieron otros tres hijos, durando el amor hasta la muerte de ella. 

Contemporáneo de Garcilaso, de Juan Rufo, citado por Cervantes en el prólogo de Don Quijote, Lópe de vega le dedicaba sus versos y una comedia, Jimenez de Enciso. El mayor latinista del Siglo de Oro español. Negro, esclavo y de Baena. 

Sueño con Juanillo imaginando y sintiendo la historia que fraguó tal prodigio. Estoy enamorada de ella. La lluvia ha caído persistente. Han vuelto los niños al cole y los juicios a mi agenda. Ha vuelto ese olor que ahora tiene nombre. Pura limerencia. Petricor.  

Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
19 de septiembre de 2021 - 04:30 h
stats