Junto a la Divina Pastora

El riesgo de lluvia impide la procesión del colegio homónimo con su titular, este año una talla restaurada por Antonio Bernal | Centenares de personas se congregan en el patio de la escuela ante la imagen y con los sones de la Banda de Música de la Merced

Desde muchos minutos antes, son numerosas las personas que aguardan a los dos lados de la estrecha calle. Familiares, vecinos, cofrades en general se dan cita en las mínimas aceras de Osario. La temperatura es buena, pero el cielo sin embargo parece oscurecer antes de tiempo. Comienzan a caer ligeramente gotas y algunos paraguas se abren. En el interior de la escuela, en su patio, todo está dispuesto para que tenga inicio la tradicional salida procesional de María Divina Pastora. Este año con especial significado, pues sobre el paso que a la calle saca el colegio homónimo se encuentra una imagen inédita a los ojos de la ciudad. Por vez primera, va a recorrer las calles del centro una antigua talla, hermosa, después de la restauración a la que fuera sometida por el reconocido escultor Antonio Bernal. Una realidad que no es posible debido al riesgo de lluvia.

La lluvia otra vez. En esta ocasión acabó con la ilusión de los más pequeños, vestidos de pastor y pastora, de los alumnos que esperaban en el patio del colegio para iniciar su salida. De las estudiantes con traje de flamenca, que cada año da ese aire de romería y festivo a la procesión. En general, de todos cuantos aguardaban que la Divina Pastora volviera a llenar de alegría, con su brillante rostro, las calles próximas al centro educativo del que es titular. Este año no pudo ser. A las siete y media, hora prevista para el comienzo del recorrido, las numerosas personas que aguardaban en la calle conocían la noticia: quedaba suspendida la estación. Acto seguido, la Banda de Música Santa María de la Merced interpretaba la primera de las varias marchas que hizo sonar en el patio. Mientras el paso permanecía bajo techumbre para resguardar la hermosa talla de María.

Enseguida, en el patio se congregaron centenares de personas, entre familiares y pequeños, que escuchaban los sones de la formación del Zumbacón y observaban la imagen de la titular del colegio. Representantes de otras hermandades, como la Paz, estuvieron presentes en un instante en el que la ilusión quedó rota para los niños, pero que no impidió que brillara la Divina Pastora. El centro educativo continuará los días venideros con sus actos festivos, que tendrán un marcado carácter solidario para la importante labor social que realiza.

Etiquetas
Publicado el
5 de mayo de 2016 - 01:33 h