Especialistas en miedo

Manda narices: un virus que se propaga desde el centro de la China, al parecer, hace temblar las columnas de occidente. Que son, a saber, los espectáculos de masas –deportivos, sobre todo-, las ferias comerciales y las cosas de la Iglesia.

Esto último es genial. La Conferencia Episcopal retira el agua bendita de las pilas de las iglesias por si…, insta a cambiar el gesto de darse la paz en la Eucaristía (como si la paz se conquistase con un beso en la mejilla a una desconocida del banco de atrás) o lo último: el Papa celebrará el Ángelus –ese rito que representa el máximo de la zoofilia lesbiana cuando una paloma insemina a una hembra humana- retransmitiéndolo por streaming.

Y en plena Cuaresma aconseja sustituir los besamanos y los besapies por gestos de respeto sin tacto a los ídolos. Por si una mano o un pie de madera te contagia o tú, con tu tosecita alérgica de primavera adelantada, contagias al empeine de un muñeco. Muy majara todo.

La Iglesia, especialista en sembrar el miedo a través de los siglos con su Inquisición, su Contrarreforma y los claroscuros de Caravaggio, el memento mori y los palios sobre la cabeza de los dictadores, ahora tiene un poco de susto trasladado a sus ritos.

Es un Zas! en toda regla.

Me voy a lavar las manos. Como aquél. Por si…

Etiquetas
Publicado el
7 de marzo de 2020 - 22:41 h