Una realidad incómoda

La zona de confort es el concepto utilizado en Coaching y psicología, para definir el estado en el que se encuentran personas y organizaciones, de una aparente comodidad, donde las necesidades básicas están razonablemente bien cubiertas y la actitud frente al cambio tiene una estrategia clara: "Esperaré a que en el entorno se establezcan las condiciones adecuadas de cambio, para que yo empiece a plantearme modificaciones". Esta es sin duda una estrategia de reactividad, y como ocurre en toda reacción nos sitúa en una posición de falta de control, es lo que coloquialmente se conoce como "estar al resto": esperas a que otro "saque" para poder empezar a jugar. ¿Qué provoca esta actitud defensiva? el no establecimiento de objetivos retadores, falta de aspiraciones, autosugestión, y en este sentido tenemos refuerzo de la sabiduría popular, que justifica la permanencia en esta Zona de Confort: "Más vale los malo conocido que lo bueno por conocer", "Virgencita, que me quede cómo estoy". En definitiva podemos consensuar, que a este estado de consciencia también se le puede calificar como de  Zona de mediocridad, entendiendo ésta no desde el sentido peyorativo que actualmente tiene el término, sino desde el sentido estricto de la palabra, "estar en la media", "comportarse de forma mediocre". La cuestión es ¿lo que te ha llevado hasta dónde estás te ayudará a seguir construyendo tu futuro?.

Quién quiere comenzar poner a prueba su talento, sus recursos, sus aspiraciones entra en la Zona de Crecimiento. Comienza el aprendizaje, comienza el cambio, la zona de confort queda atrás, el miedo a salir de la misma empieza a gestionarse bien. El cambio es un hecho, queramos o no reconocerlo, y con este paso reconocemos que tenemos que evolucionar. ¿ Es suficiente? ¿se cumplen las expectativas? ¿Hasta dónde se podría llegar?.

Si quieres seguir poniendo al límite tus recursos, si todavía no has alcanzado tu máximo potencial, si continuamente desafías tu talento, y además lo alineas con tu Misión, Visión y Valores, estarás situado en la Zona de Desafío, en mi opinión la zona en la que todos debemos encontrarnos para darle sentido a nuestra vida.

Hemos estado hablando de lo que supone salir de la zona de confort, y pasar a la zona de crecimiento y zona de desafío, pero ¿cuál es el coste de estar permanentemente en la zona de confort? ¿cuál es el coste del no cambio, de la no evolución? A mi me gusta llamarlo la "Zombificación". El proceso de transformación de personas, organizaciones en "zombies", en entidades que han tirado la toalla, que se rinden y que con casi total probabilidad tendrán un trágico desenlace: su desaparición. Esta es la Zona de Peligro.

Stephen Covey decía que hay 3 constantes en nuestra vida: los principios, la toma de decisiones y el cambio, por lo tanto no parece inteligente posicionarse en contra de una realidad. La zona de confort crea una realidad "incómoda" (paradójico no) y la transformación de esta realidad incómoda tiene un único protagonista: TÚ. BE TIM.

P.D.- Si eres más de películas que de libros, en el canal de You Tube de TIM está el vídeo que hemos preparado para explicar todos los conceptos expuestos en este post (http://www.youtube.com/watch?v=_N3Pc6YjaGI)

Etiquetas
Publicado el
23 de enero de 2014 - 08:25 h