Natalia, una historia de pasión por el fútbol

Con 15 años juega en el Palomera Naranjo y está en la selección andaluza y en la órbita de la española

Una nueva hornada de adolescentes cordobeses trata de abrirse camino en el fútbol. Los capítulos del camino son los clásicos: actuaciones destacadas en el club del barrio, convocatorias con la selección provincial, con la autonómica y, finalmente, con la nacional. Con ese ciclo cumplido, llega el interés de las entidades más potentes y el circuito del profesionalismo. En definitiva, convertir lo que te gusta en tu trabajo. Todo un lujo. En esa dinámica están inmersos nombres como los de Fede Vico, Bernardo Cruz, Sebas Moyano... Pero también están las chicas. No lo tienen tan fácil y, por ello, su pelea por progresar tiene un doble mérito. La cordobesa Rocío Gálvez, que se formó en el Deportivo Córdoba y ahora viste la camiseta del Betis, consiguió alcanzar la selección nacional sub-17. No es la única en el candelero de la actualidad.

En los últimos meses ha irrumpido con fuerza un nuevo nombre. Natalia Montilla, una jugadora de extraordinario talento como mediapunta, está llamando a las puertas del éxito con brillantes actuaciones en la selección andaluza sub-16. El desafío de vestir la camiseta de España no es ninguna utopía. Ya ha acudido a concentraciones y su sueño es entrar en la lista definitiva para la próxima gran cita internacional: del 21 al 24 de abril en Serbia.

Natalia Montilla ingresó en el fútbol como una cuestión de tradición familiar. Su talento con el balón lo lleva en los genes. Es hija de "Totó", que en la década de los ochenta fue miembro destacado del equipo Aquasierra de fútbol sala en la edad de oro de este deporte en Córdoba. Un buen maestro para iniciarse en esta pasión, de la que fueron testigos sus vecinos en el Barrio de Edisol. Desde los cuatro años practica el fútbol y su progresión ha sido espectacular. Pasó por las filas del Don Bosco y en esta temporada fichó por el Palomera-Naranjo, con el que ha jugado la Liga Provincial Femenina. Natalia alterna sus apariciones con el equipo masculino del club que milita en la Segunda Provincial Cadete. Su puesto habitual es el de mediapunta, aunque también puede ubicarse en la banda derecha. Con mucha velocidad, visión de juego y buen golpeo de balón.

Natalia ha terminado una notable temporada en el Palomera Naranjo, que está revelándose como una plataforma excelente para proyectar sus talentos femeninos. Además de Natalia, la entidad del histórico barrio cordobés cuenta con Yanire Ruiz, que acude a la selección sub 18 andaluza, y María Marín, que estuvo presente hasta el último corte en la sub 16 autonómica. Sólo hay una jugadora más de un equipo cordobés en las expediciones andaluzas para la fase nacional. Se trata de María del Mar Villarreal, que juega en el Pozoalbense.

Desde este miércoles, los combinados de Andalucía están inmersas en un periodo fundamental de la temporada. En la localidad de Castelldefels abordan este viernes y sábado dos partidos cruciales para su porvenir en el Campeonato de España de Selecciones Autonómicas. Se cruzan con Cataluña y Baleares. En el caso de la sub 16 de Natalia, el equipo necesita vencer en sus dos partidos para continuar en la competición. Un reto complejo, pero no imposible. En la primera fase, las féminas andaluzas sub-16 sumaron tres puntos tras vencer a Canarias (2-0) y perder con Asturias (3-2), mientras que las Sub-18 de Andalucía (con Rocío Gálvez y Yanire Ruiz) ganaron también a Canarias (4-1) y empataron con la anfitriona Asturias (1-1).

Etiquetas
Publicado el
20 de febrero de 2014 - 10:30 h