El futuro de la agricultura ecológica

Leía el otro día, que el mercado ecológico es uno de los sectores que continúa creciendo, a pesar de la crisis económica en la que estamos inmersos. El mercado español de estos productos, llega ya a alcanzar unas cifras muy importantes y alcanza una evolución más significativa que el mercado de los productos convencionales. Además, en el resto de los países europeos se ha aumentado tanto la producción de productos orgánicos, como el consumo de los mismos.

Indudablemente este sector genera empleo y riqueza en nuestras zonas rurales, fijando población en el territorio, además de ser una alternativa social y económica de muchos territorios, frente a cultivos muy intensificados con alto consumo de insumos, pesticidas y agua de riego.

Y además, una parte importante de nuestra producción ecológica, se exporta fundamentalmente al mercado europeo, dónde es muy valorado, por la excelente calidad de nuestras producciones.

Y los consumidores, cada vez más están más concienciados con métodos sostenibles y que cuiden el medio ambiente, como este sistema de producción lo es.

Sin embargo en la nueva reforma de la política agraria comunitaria, han pasado de soslayo en cuanto a aplicar una política decidida, en el volumen de ayudas, para estos sistemas agrarios.

Y es más, la Comisión Europea, está estudiando nuevas propuestas para publicar un nuevo Reglamento sobre la producción y el etiquetado de los productos ecológicos. En palabras del Comisario Ciolos: "el futuro del sector ecológico de la UE depende de la calidad y la integridad de los productos vendidos con el logotipo europeo de producción ecológica. La Comisión busca ampliar y mejorar la agricultura ecológica de la U.E. consolidando la confianza de los consumidores en los productos ecológicos y eliminanando los obstáculos que se oponen al desarrollo de la agricultura ecológica."

Según Bruselas, estas reformas, persiguen mantener la confianza de los consumidores y de los productores, así como facilitar el paso de agricultores convencionales a la agricultura ecológica.

Para ello reforzarán y armonizarán las normas, eliminando muchas de las excepciones actuales en materia de producción y control.

Reforzarán los controles y facilitarán el paso de los pequeños agricultores de la agricultura convencional a la orgánica, permitiéndoles adherirse a un sistema de certificación de grupo.

Y parece ser que simplificarán la legislación para reducir los costes administrativos de los agricultores y mejorar la transparencia.

Yo creo que las políticas de Desarrollo Rural, que la Junta de Andalucía tendrá que poner en marcha con esta Reforma de la PAC, tendrían que dotar con las ayudas necesarias a este sector, que es la alternativa de muchísimos territorios andaluces, y la única alternativa de muchísimos pequeños agricultores, que lo van a tener muy difícil para competir con empresas agrarias muy tecnificadas.

Una buena idea sería continuar con el fomento de los productos ecológicos en los comedores escolares, residencias, hospitales, etc.

Porque es evidente, que los ciudadanos cada vez más están preocupados por los alimentos que consumen y por todas las cuestiones relacionadas con la protección al medio ambiente. Porque no sería justo que hubiese un conjunto de normas tan estrictas que ahogasen a los agricultores interesados en este sistema de producción.

Etiquetas
Publicado el
31 de marzo de 2014 - 08:00 h
stats