Álvaro Rodríguez Fominaya: "El cortoplacismo cunde en todas las sociedades"

El director del Centro de Creación Contemporánea, Álvaro Rodríguez Fominaya | ÁLEX GALLEGOS

Hay entornos que tienen alma propia y atrapan a quienes los desafían. Entornos vivos que casi son un personaje más en una narrativa fracturada. Muros que no quieren interferencias. El Centro de Creación de Arte Contemporáneo (C3A) es uno de estos espacios, un microcosmos propio. Una isla dentro de una península, que está a su vez en una llanura a los pies de una montaña. Una isla en la que habita el presente. El presente fracturado. Porque, para el protagonista de esta entrevista, el principal valor del arte contemporáneo es su capacidad para aportar un diagnóstico de su propio tiempo, siempre que alguien quiera verlo.

Álvaro Rodríguez Fominaya (Las Palmas de Gran Canaria, 1968) llegó a Córdoba hace apenas un año, previo concurso público, a enfrentarse a uno de los retos más importantes de su carrera profesional. Era la primera vez que trabajaría en el sector público, tras dos décadas ejerciendo desde el ámbito privado su labor como director o comisario en el campo del arte contemporáneo en instituciones como el Centro Atlántico de Arte Moderno (Las Palmas), el Solomon R. Guggenheim Museum (Nueva York y Bilbao) o el Para/Site Art Space (Hong Kong), además de ejercer como profesor en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York. En ninguno de esos entornos se encontró un proyecto incipiente como es el de Córdoba, con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva.

Al igual que sobre su pasado, Rodríguez Fominaya apenas reparará, con su acento canario levemente perceptible, en las piedras que se ha ido encontrando o se encontrará en su periplo cordobés. Ante preguntas y repreguntas más complejas, frenará y antes de hablar se tomará unos segundos de reflexión, cada vez más tiempo a medida que avanza la entrevista. Al fin y al cabo el arte también es eso y para entender una obra también hay que pararse a pensarla.

Rodríguez Fominaya quiere que el C3A, una de las más imponentes obras arquitectónicas de Andalucía, sea un poco suyo. Que los muros de una obra tan esperada y polémica no atrapen su trabajo. Y en eso está cuando atiende esta entrevista, que se desarrolla en el interior del centro, en su propio despacho, ubicado en un pasillo luminoso al que se llega en un ascensor en el que uno ni siquiera repara cuando pasa por su lado.

PREGUNTA. Ha costado tener esta entrevista. Me pediste un tiempo prudencial para que, cuando se hiciera, ya se notara tu labor. Y aquí estamos. ¿Qué se puede esperar de este año 2018?

RESPUESTA. La consolidación del C3A. Para nosotros es fundamental ir avanzando y cumpliendo metas, y cumpliendo hitos. Durante los primeros meses en los que he estado como director artístico hemos ido marcando unos objetivos que se han ido cumpliendo. Todavía no estamos al 100% en cuanto a capacidades y programas, pero estamos acercándonos a estos objetivos.

P. ¿Qué objetivos son esos?

R. Tenemos una programación estable de exposiciones, tenemos una programación estable de artes vivas en la Caja Negra, y el componente que ya estaba funcionando pero que queríamos estructurar de forma nítida y con una continuidad en el tiempo es el de las residencias. Es algo fundamental y el objetivo prioritario de 2018 es dotar de un marco de trabajo innovador, estable y que conecte a creadores de Andalucía con creadores de fuera de España. En este sentido, vamos a empezar en mayo con las residencias de UAVA, de un mes de duración, y que van a hacer del C3A un lugar donde van a estar los creadores trabajando y van a poder hacer uso de una serie de recursos para poder llevar a cabo sus proyectos. Y, además, vamos a incorporar ayudas a residentes de la Unión Europea, y que éstas sí son residencias propiamente.

P. ¿En qué se diferencian?

R. Pues, en este caso, saldrá la convocatoria en verano aproximadamente y no son programas de producción artística, sino residencias que van a tener una duración de 5 meses. Esto, complementado con acuerdos puntuales, como los de Casa Árabe o con la Fundación AAN de Karachi (Pakistán), va a ofrecer en conjunto una imagen holística y global del C3A como un lugar donde también los artistas van a estar produciendo y presentando su trabajo.

P. ¿Es ésta la principal seña de identidad diferenciadora del C3A?

R. Creo que la seña de identidad del C3A se construye en base a la suma. Lo que lo convierte en singular es la suma de todos estos componentes que por separado hay muchas instituciones que son referentes, pero no hay tantas instituciones a nivel internacional que bajo un mismo paraguas reúnan los componentes que tiene el C3A. Hablo de la fachada mediática, hablo de las residencias, del muy singular espacio arquitectónicamente que tenemos para las artes vivas, y hablo también del espacio extraordinariamente único para exposiciones. Es este conjunto lo que lo convierte en un modelo innovador.

"No hay tantas instituciones a nivel internacional que bajo un mismo paraguas reúnan los componentes que tiene el C3A"

P. ¿Había algún referente en tu cabeza cuando planteabas tu proyecto?

R. Hay muchos referentes, claro que sí, pero referentes de programas específicos. Cuando hablamos de España podemos pensar en Tabacalera o Matadero, o podemos pensar en CCA en Glasgow. Se trata de un modelo que viene a completar el ecosistema artístico. El C3A es un modelo de centro de arte 2.0. Un modelo que permite tener un ecosistema de arte contemporáneo saludable y que fomente la creación y el crecimiento de la comunidad artística. Y la respuesta la estamos viendo en que es el momento de esta serie de centro que tienen unas funciones diferentes de los tradicionales Centros de Arte Contemporáneo.

P. ¿Qué estaba haciendo Álvaro Rodríguez Fominaya cuando se entera de esta oferta de trabajo?

R. Estaba realizando proyectos como comisario independiente.

P. ¿Cómo te llega esta oferta?

R. Ya hacía tiempo que se sabía que el C3A estaba en proceso de definición, y lo que es atractivo de la oferta es el carácter híbrido de la institución, un modelo multidisciplinar, que es una de las primeras ideas que traje, forma parte de la esencia de la institución.

"Es la primera vez que trabajo en la administración pública y evidentemente eso ha exigido un cambio de adaptación"

P. Muy comúnmente se escucha decir cuáles son las cosas buenas que tenía este proyecto, pero me imagino que también tendrías algún que otro reparo.

R. (Reflexiona durante un segundo) Es la primera vez que trabajo en la administración pública y evidentemente eso ha exigido un cambio de adaptación a nivel mental. Vengo de entornos museísticos que han tenido una estructura de derecho privado o de fundación y los procesos de trabajo son diferentes. Creo que cuando vamos a cualquier entorno laboral nuevo, siempre hay un proceso de adaptación que es natural.

P. ¿Y qué tal?

R. Pues a nivel personal todavía estoy en este proceso de adaptación y aprendizaje. Creo que no terminamos nunca de aprender y de entender nuestro entorno.

P. Alguno más.

R. Uno de los retos más importantes ha sido empezar a comprender el contexto cultural de Andalucía y de la ciudad de Córdoba. Eso es fundamental para integrarnos en lo que es la ciudad y es el principal reto que tenemos por delante.

P. ¿Y existían prejuicios sobre Andalucía y sobre cómo funciona el arte en esta tierra?

R. Realmente el mundo del arte funciona igual en todos sitios. Al final hablamos de singularidades culturales, pero en esencia, los sistemas de exhibición, producción e interpretación son equiparables a nivel internacional y traspasan fronteras. En ese sentido no he encontrado grandes diferencias.

P. Y a nivel personal, ¿qué balance haces?

R. Yo creo que a nivel personal el balance es positivo. A nadie se le escapan las cualidades que tiene Córdoba como ciudad donde hay una gran calidad de vida. Por su tamaño, por su trama arquitectónica y por la cercanía que tiene todo. Y porque está bien comunicada, a pesar de no tener aeropuerto, y permite viajar de forma sencilla a cualquier epicentro internacional. Es un lugar que ofrece toda una serie de potencialidades para tener una vida cómoda y también estar conectado con el ámbito internacional.

"Córdoba está conceptualmente posicionada en un lugar complejo cuando hablamos de generación de una comunidad artística"

P. ¿Qué tal ha sido tu relación con la comunidad artística local durante este primer año?

R. Estamos tratando de colaborar con los distintos agentes de contexto local en distintos niveles. Ahora mismo estamos colaborando con Rafa Alcaide, con Rafa Jiménez, con Colaborativa, con José Álvarez, con la UAVA, todos ellos agentes locales. Es cierto que no vamos a colaborar con todo el mundo porque tampoco es la idea. Pero la idea es que, cuando haya proyectos que conecten con las líneas del centro, haya líneas de diálogo y colaboración.

P. ¿Cómo ve a Córdoba, ya desde el terreno, en materia de arte contemporáneo?

R. (Reflexiona durante 4 segundos) Creo que mi visión no es ningún secreto. Que la comunidad artística vinculada al arte contemporáneo en Córdoba es muy pequeña, no existen públicos maduros y habituados a la experiencia de visitar en su ciudad instituciones de arte contemporáneo, y todo esto es un reto y un trabajo que hay que realizar y una apuesta muy fuerte a nivel de educación… Córdoba está conceptualmente posicionada en un lugar complejo cuando hablamos de generación de una comunidad artística.

P. ¿Por?

R. Hablamos de un lugar en el que no existe escuela de Bellas Artes, donde tampoco hay galerías de arte y esto es sintomático, y en este sentido, el rol del C3A es si cabe más importante, porque ha de suplir todas estas carencias, pero también lo dificulta, porque estamos trabajando en un contexto en el cual faltan elementos fundamentales dentro de un ecosistema completo o saludable respecto al arte contemporáneo.

P. Usted ha llegado por concurso público. ¿Le parece un modelo bueno para un centro de estas características?

R. Creo que es el único modelo. Ya sea concurso público o sea una convocatoria abierta. La concurrencia de proyectos y la concurrencia de una convocatoria pública es fundamental para, en base a unas determinadas razones, elegir el proyecto que se estime más adecuado. Creo que se hace a todos los niveles de cualquier puesto de responsabilidad y el mundo del arte no debe ser diferente.

"No vamos a colaborar con todo el mundo, porque tampoco es la idea"

P. Además, supongo que también otorga cierta independencia.

R. A nivel de contenidos no he tenido ningún tipo de interferencia. En este sentido, estamos con una situación que es la deseable y que deseamos que siga siendo así. No se puede entender el realizar una programación artística si existen interferencias. La programación que estoy realizando, además, responde a una misión que tiene el centro, que es la de activarlo como lugar de producción para la comunidad artística de Andalucía, activarlo también con exposiciones y también como un centro de artes vivas. Dentro de estos parámetros, no he tenido interferencia.

P. Usted ha sido siempre, además, curador, un comisario. Es importante también que la gente lo sepa.

R. Si, me defino como comisario. Es lo que llevo haciendo 20 años. Es en lo que me he formado y es lo que he estado haciendo en 3 continentes y en instituciones tan diversas como el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), el Guggenheim o el Parasite de Hong Kong.

P. Precisamente por esa trayectoria, ¿siente que aquí se valora su labor como comisario o quizá no termine de comprenderse?

R. Bueno, lo que he hecho está en el pasado. Yo pienso en lo que estamos haciendo ahora y lo que vamos a hacer en el futuro, y es por lo que se me está juzgando, evidentemente. Nadie me va a juzgar por una exposición o un proyecto que puse en marcha hace unos años. Para mí es fundamental construir presente.

"La relación con el CAAC es una estructura de trabajo que de momento está funcionando"

P. Usted no estaba cuando echó a andar este centro. Una de las cosas en las que más se puso énfasis en las reuniones previas era en la relación con el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) y una posible y excesiva tutela por parte de éste. ¿De alguna manera se está aprovechando la experiencia del CAAC para echar andar el C3A hasta que sea un centro totalmente independiente?

R. Bueno, no puedo responder por la estructura actual porque no soy responsable de las decisiones que se han tomado, pero no se entiende como un paso previo a nada, sino que la relación con el CAAC es una estructura de trabajo que de momento está funcionando, y con la cual, debido a razones puramente jurídicas, la institución forma parte de ella. A partir de ahí, lo importante es aprovechar sinergías entre las dos instituciones, aprovechar conocimientos y colaborar entre las distintas redes de profesionales. Como ejemplo tenemos la exposición Tiempo y Memoria, que va a contar con piezas que son parte de la colección del CAAC y que se van a poder ver por primera vez juntas y en Córdoba.

P. Y esas sinergias y colaboraciones no sólo tienen que ceñirse al CAAC, sino que también se pueden hacer extensibles a centros de Madrid o Málaga.

R. Es que crear redes entre instituciones es fundamental. Este año hemos colaborado con el IVAM o con el MUSAC. Ahora estamos colaborando con City University de Hong Kong para el simposio de Inteligencia Artificial. Sí es cierto que las primeras exposiciones que han llevado mi sello como comisario he querido que fueran paridas desde la propia institución por Córdoba y para Córdoba, con la intención de crear una identidad específica para el C3A.

P. ¿Cómo ha recibido la comunidad artística estas primeras exposiciones?

R. (Se toma 3 Segundos antes de responder) Nuestro feedback es positivo. No hemos hecho una asamblea para ello. Creo que, por un lado, hay conciencia de que se incluye en la programación a artistas andaluces que van a venir en la segunda mitad del año y también conciencia de la trascendencia y la relevancia de los artistas que estamos mostrando. Que no se debe su presencia a una decisión gratuita y que realmente es un hecho destacable y respetable que estén mostrando en Córdoba.

P. ¿Y qué le han transmitido los artistas que han pasado por este centro?

R. La experiencia de los artistas que están colaborando con nosotros, y no sólo hablamos de exposiciones, sino de artistas que han dado talleres, como María PTQK, Thomas Koner o Du Yun, realmente todo el mundo se va entusiasmado con la ciudad y con la experiencia del C3A. Realmente, los artistas que han venido no esperan encontrarse en Córdoba un centro de estas características, del nivel que estamos desarrollando y con la singularidad arquitectónica que tiene y que es un activo para el Centro. Por eso estamos consiguiendo traer a numerosos artistas.

"Nos han llegado a decir que en Nueva York no hay tanto público para la música experimental como en Córdoba"

P. Algunos de los que mencionas, los que han actuado en La Caja Negra, lo han hecho además con una respuesta de público bastante importante, así que se irán en ese aspecto bastante contentos, porque no necesariamente tienen que venir con unas expectativas muy altas, ¿no?

R. Bueno, nos han llegado a decir que en Nueva York no hay tanto público para la música experimental como en Córdoba. Lo cierto es que hemos visto que cuando hacemos una oferta de calidad y la comunicamos bien, las actividades que estamos haciendo en La Caja Negra se están llenando. Y ver que los públicos responden es una alegría.

P. ¿Cuál es la clave para comunicar bien lo que ocurre aquí dentro?

R. (Reflexiona durante casi 5 segundos) Cada programa tiene su vía de comunicación y vamos ajustando a medida que vamos progresando. Estamos trabajando por tener presencia en la ciudad, con acciones tan básicas como el pegado de carteles, y también estamos trabajando con periodistas especializados para que reseñen las exposiciones. No hablamos de una estrategia única, pero dentro de ella, la presencia en la ciudad es importante.

P. ¿Crees que lo está percibiendo el público?

R. Creo que estamos cumpliendo objetivos. Creo que, cuando hablamos de arte contemporáneo, hablamos de una maratón y no de un sprint. Hablamos del largo plazo. Creo que también hay que cambiar mentalidades en un contexto cultural más habituado al patrimonio histórico es un trabajo lento y cuyos resultados se van a ver a medida que avance el tiempo. No hablamos de una cuestión de meses. Estamos hablando de una cuestión de años.

P. No sé si sabías cuando venías que en Córdoba siempre cunde el cortoplacismo.

R. Bueno, creo que el cortoplacismo cunde en casi todas las sociedades. El riesgo está en el largo plazo, cuando no vas a ver los resultados de forma inmediata. De todos modos, sí es cierto que hay resultados a corto plazo que estamos viendo. Desde talleres a cursos, o conciertos, y es resultado de un trabajo de meses. Quizá los resultados no han sido inmediatos pero se están empezando a ver.

"Creo que no terminamos nunca de aprender y de entender nuestro entorno"

P. Te hablo desde el desconocimiento. ¿Son los números tan importantes como parecen desde fuera en el mundo del arte? A veces parece que sois esclavos de los números, aunque se haya contratado un proyecto a largo plazo. Si me equivoco, sácame de mi error.

R. Los números por sí solos dicen poco. Son cifras que tienen una concreción pero no ahondan en las calidades de un programa. En este sentido no podemos quedarnos sólo con los números. Aunque son un indicador ante el cual no podemos vivir de espaldas. Eso lo acepto como parte de los indicadores que se usan para medir el impacto de la institución. Pero yo creo que no tenemos que obsesionarnos con esta idea de la cifra porque entonces no deberíamos tener un centro de arte contemporáneo, sino un centro de exposiciones donde se hicieran exposiciones de La Guerra de la Galaxias, y eso no es lo que queremos y no creo que es lo que necesita Córdoba.

P. Entiendo.

R. Lo que necesita Córdoba son instituciones como el C3A, porque lo que no es de recibo es que esta ciudad haya salido en el último lugar en cuanto a oferta cultural en toda España recientemente en un ranking que ha salido publicado en toda la prensa nacional. Yo creo que eso nos tendría que preocupar gravemente. Y creo que ahí podría realizar una gran aportación el C3A. Dar una oferta de excelencia vinculada al arte contemporáneo.

P. Se refiere al ranking de la Fundación Contemporánea, donde bajó 5 puestos, ¿no?

R. Estaba en el puesto 24.

P. Ése es. En ese ranking ya se valoraban las instituciones culturales, y no estaba el C3A. Supongo que aspira a que, en este primera año bajo su directriz, se note.

R. Desconozco cuáles son los indicadores para elaborar el ranking, pero creo que es importante que los usemos como elementos de reflexión todos los actores culturales que trabajan en Córdoba. Y por qué la ciudad aparece tan mal posicionada en comparación con ciudades del resto de España. Y aquí es donde creo que puede realizar su aportación el C3A.

"Cambiar mentalidades en un contexto cultural habituado al patrimonio histórico es un trabajo lento"

P. ¿Para usted era un reto venir a Córdoba?

R. Para mí es un reto cualquier nuevo proyecto y el C3A es un reto por lo que tiene de innovación, pero también por estar en un contexto donde no existe tradición de arte contemporáneo, a pesar de ser la cuna de Equipo 57, uno de los grandes referentes españoles. Y, sobre todo, el reto fundamental es crear unas estructuras estables que tengan futuro.

P. Perdona que insista, pero tengo un poco con la impresión de que esquivas la respuesta, así que te la voy a reformular. ¿Entre la comunidad artística no te han dicho que venir a Córdoba ha sido un poco meterte en un jardín?

R. No he recibido eso. Yo creo que estar en esta posición es envidiable. Estar con una institución que te permite trabajar de manera tan diversa, a tantos niveles, y con los artistas con tantos proyectos performativos… Esa oportunidad se tiene en pocos lugares. Hace poco hice una presentación en Nueva York en la School of Visual Arts (SVA) a los estudiantes del Master de Comisariado donde doy clase y todas querían venir a Córdoba a trabajar y lo veían como una posición envidiable. Creo que dificultades hay en todos sitios, pero las dificultades que tenemos en Córdoba no son superiores a las de cualquier otra institución.

P. ¿Y qué te gustaría dejar como legado en Córdoba?

R. Pues una institución estable, con proyección de futuro y querida por los ciudadanos de Córdoba.

P. Antes has mencionado a Equipo 57 y me ha venido a la cabeza la exposición que han tenido en Rafael Botí. No sé si se plantean establecer una relación estable con este centro o con otros actores implicados en el arte contemporáneo de la ciudad.

R. Con la Fundación Botí estamos dialogando para generar sinergías en distintos aspectos, que tienen que ver con el funcionamiento de los centros y que se anunciarán en su momento. Y con Equipo 57, con Juan Cuenca, estamos colaborando. Es uno de los referentes en toda España y es un inmenso honor poder colaborar con él.

"No tenemos que obsesionarnos con esta idea de la cifra porque entonces no deberíamos tener un centro de arte contemporáneo"

P. ¿A nivel presupuestario el centro está bien?

R. Podemos funcionar y estamos funcionando con el presupuesto que tenemos, aunque evidentemente me gustaría que fuera más. Yo creo que la administración pública no tiene asumido el coste real a nivel organizativo y logístico de las actividades culturales. Hablamos de transporte, seguros, cachés de artistas, maquinaria y yo creo que, si queremos que el centro tenga éxito, debemos ir a una situación presupuestaria que se vaya mejorando cada vez más.

P. ¿Ahora mismo en qué presupuesto estamos?

R. Pues yo no manejo las cifras. Los datos los dio hace poco el consejero. De memoria creo que son unos dos millones de euros, aproximadamente.

P. Si hay que hacer un papel educativo con el público, supongo que también habrá que trabajar en la educación con los gestores políticos.

R. Yo creo que los políticos están educados. No necesitamos educarlos. Estamos muy contentos con el consejero que tenemos actualmente y con la anterior que impulsó la apertura de este centro. Pero creo que es muy importante volver a destacar la importancia del arte contemporáneo para generar pensamiento crítico en la ciudad y explicar claramente el coste que tiene organizar con un nivel de excelencia las cosas que organizamos. Hay también hay que realizar una labor pedagógica.

"La administración pública no tiene asumido el coste real a nivel organizativo y logístico de las actividades culturales"

P. No necesariamente me refería a los gestores culturales, que funcionan con un presupuesto cerrado, sino con quien cierra ese presupuesto, que a lo mejor es el ministro o el consejero de Hacienda.

R. Bueno, está claro que después de la crisis financiera de 2008, la cultura en España ha sido el principal sector damnificado, vía del IVA o con la reducción de los presupuestos, acompañada de una reducción de las ayudas de las cajas de ahorro. Yo creo que un país que no entienda que la cultura es un sector fundamental para el bienestar de sus ciudadanos no es un país viable de cara al futuro. Y en este sentido estamos saliendo de la crisis pero sin llegar los niveles de financiación que tenía la cultura antes de la crisis. Creo que deberíamos ir hacia esos niveles.

P. Tú has trabajado en entornos anglosajones. Allí el nivel de inversión pública en cultura es menor, mayor, similar…

R. Es diferente. En los modelos de financiación conviven instituciones de rango privado con instituciones públicas. Conviven al tiempo el sistema del museo Smithsonian, que la mayoría de ellos están ubicados en Washington y son instituciones federales, con otros como puede ser el MOMA, museos que surgen originariamente de la iniciativa de unos determinados particulares. No creo que España deba copiar ese modelo porque responde a una visión económica que no es el sistema que hay en España, donde impera el estado social y del bienestar. Este sistema responde a una visión capitalista donde los filántropos reciben el 100% de desgravación fiscal.

"Creo que, desde el exterior, se está viendo (la libertad de expresión) como una situación anómala"

P. Entiendo.

R. Sí creo que hay que plantearse una reflexión en España sobre si queremos ir hacia un modelo mixto como el que pueda existir en Reino Unido, donde los mecenas están mejor tratados fiscalmente que como se les trata en España. Yo creo que, realmente, el poco mecenazgo que existe en España ahora mismo es heroico.

P. El arte es bastante permeable en este aspecto, se ajusta a ámbitos privados y públicos, ¿no?

R. Claro. Independientemente de que sea una institución privada o pública, los protocolos de trabajo son siempre los mismos y están equiparados a nivel internacional.

P. Antes te he preguntado por el tema de ARCO y voy a indagar un poco más. ¿Crees que España tiene un problema de libertad de expresión o artística?

R. (Se piensa la respuesta durante 9 largos segundos) Creo que, desde el exterior, se está viendo como una situación anómala. Creo que en España, a nivel general, no hay una situación de falta de libertad, pero sí que ahora mismo hay una serie de tensiones que estamos viendo con resultados de juicios y que, aunque no tienen nada que ver con el arte contemporáneo, cada uno hará las valoraciones que quiera a nivel personal. Estamos viendo estas tensiones con juicios que tienen que ver en el fondo con la libertad de expresión.

"El poco mecenazgo que existe en España ahora mismo es heroico"

Etiquetas
Publicado el
11 de marzo de 2018 - 01:10 h
stats