El programa Vacacionantes del IAM ofrece a 23 mujeres y menores una Navidad segura y sin violencia

La coordinadora del IAM, Lourdes Arroyo.

Un total de 23 mujeres y menores víctimas de violencia de género que viven en los recursos de acogida del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Córdoba tendrán esta Navidad unas vacaciones "seguras, normalizadas y libres de violencias machistas" gracias al programa Vacacionantes, iniciativa que tiene especial importancia para la población infantil acogida, ya que es un espacio para crear, divertirse, aprender, compartir y conocer su nueva ciudad.

Según detalla la Junta de Andalucía en una nota, en esta edición Vacacionantes, que se desarrolla en Navidad y verano, se lleva a cabo del 23 de diciembre al 7 de enero y está prevista la participación de 23 personas en Córdoba, doce mujeres y once menores.

El servicio integral de atención y acogida a mujeres víctimas de violencia de género y personas a su cargo, en el marco del Concierto Social con la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, a través del Instituto Andaluz de la Mujer, responde a un sistema coordinado de recursos, gestionados por la empresa Agise, que tiene como fin ofrecer la protección y el apoyo necesario a las mujeres y a sus hijos para su recuperación personal, a través de un programa integral que incluye: atención psicológica, social, socioeducativa y jurídica.

El trabajo del equipo multidisciplinar de profesionales altamente cualificado se dirige al empoderamiento de las mujeres atendidas, fomentando la búsqueda de su autonomía y el restablecimiento de sus derechos vulnerados. Asimismo, es fundamental el proceso de recuperación de las y los menores frente a las secuelas derivadas de las experiencias vividas y de su protección frente a posibles situaciones de riesgo.

Precisamente, el programa Vacacionantes forma parte de dicho proceso con el objetivo de favorecer lo más pronto posible su vuelta a la cotidianeidad tanto educativa como social y afectiva.

En este programa se realizan actividades creativas, educativas, deportivas y cooperativas, así como lúdicas. Con estas actuaciones, el equipo de profesionales busca profundizar en el conocimiento de la realidad, explorándola, aprendiendo a expresarla y expresarse, así como fomentar el aprendizaje y desarrollar la expresión de sentimientos, siempre desde la perspectiva de la educación en valores. Además, se potencia el desarrollo psicomotriz y estimulan el autoconcepto, el equilibrio y el control psico-afectivo.

Asimismo, ayudan a desarrollar actitudes cooperativas, promoviendo la participación real e igualitaria de todos los miembros del grupo. Y, especialmente, se proporcionan ocasiones de diversión a las familias a la vez que colaboran en el conocimiento del nuevo lugar de residencia.

Entre las actividades previstas destacan, entre otras, la decoración navideña con materiales reciclados, talleres de creación de títeres y marionetas, de lecturas y de juguetes no sexistas y no violentos, así como campeonatos de deportes en igualdad, taller de expresión de las emociones, árbol de los buenos deseos, visitas a Belenes y cinefórum navideño.

La asesora de programa del Instituto Andaluz de la Mujer en Córdoba, Lourdes Arroyo, ha destacado que "hay que visibilizar que es posible superar la violencia de género. Que hay una alternativa. El camino no es fácil. Un paso que han dado miles de personas en Andalucía: casi 28.000 mujeres y más de 31.000 menores han pasado por los recursos de acogida del IAM desde su creación en 1999".

Durante la presente esta legislatura el servicio integral de atención y acogida a mujeres víctimas de violencia de género y personas a su cargo se ha mejorado y reforzado con un incremento del presupuesto y de personal. En concreto, el gasto para los próximos cuatro años asciende a 27 millones de euros, lo que supone "un aumento anual del siete por ciento con respecto a 2018".

"Gracias a esta inversión se ha contratado a 92 profesionales más y se ha ampliado la jornada laboral a otras diez personas tras la entrada en vigor del nuevo concierto social. La red de 34 centros de acogida de Andalucía ha pasado de tener una plantilla de 133 profesionales a contar con un equipo técnico formado por un total de 225 personas, lo que supone un incremento superior al 69 por ciento", ha indicado.

"Las nuevas contrataciones refuerzan las áreas jurídicas, psicológicas y del Trabajo Social, también se han aumentado el número de monitores", ha señalado Arroyo.

La red de acogida y atención integral del Instituto Andaluz de la Mujer cuenta con 34 centros (nueve centros de emergencia, ocho casas de acogida y 17 pisos tutelados), donde se ofrecen aproximadamente 500 plazas, los cuales por su ubicación permiten que ninguna mujer que se encuentre en una situación de riesgo en Andalucía esté a más de 200 kilómetros de un recurso de acogida. En todos ellos se presta servicio las 24 horas del día, 365 días al año.

El Servicio integral de atención y acogida a mujeres víctimas de violencia de género y personas dependientes a su cargo se sustenta en tres niveles de atención: centros de emergencias, casas de acogida y pisos tutelados. A los tres niveles de atención se accede desde el Instituto Andaluz de la Mujer a través de los Centros Provinciales de la Mujer y del teléfono de atención a las mujeres 900 200 999.

Los centros de emergencia son espacios que prestan protección a las mujeres víctimas de violencia de género y menores que las acompañen, garantizándoles una acogida inmediata y una atención de emergencia las 24 horas del día, durante 365 días al año.

Por su parte, las casas de acogida son centros residenciales que ofrecen acogida a las mujeres y menores que las acompañen, garantizando una atención integral, programándose aquellas intervenciones sociales, psicológicas y jurídicas necesarias para que las mujeres sean capaces de superar la Violencia padecida.

Los pisos tutelados son viviendas independientes para uso familiar, ubicadas en edificios y zonas normalizadas, destinadas a ofrecer una vivienda, con carácter temporal, a las mujeres víctimas de violencia de género y a los menores que las acompañen, cuando puedan vivir de forma independiente.

Etiquetas
stats