Los casos de EPOC aumentan más del 30% en los últimos años

Un cigarrillo de tabaco

El jefe del Servicio de Neumología del Hospital Quirónsalud Córdoba, Luis Manuel Entrenas, ha destacado este miércoles que el tabaco (cigarrillos, pipas y cigarros) causa más del 90% de los casos de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que se han incrementado un 30% en los últimos años.

De hecho, según ha informado el Hospital Quirónsalud Córdoba, esta patología “afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, siendo la cuarta causa de muerte, después de las enfermedades cardiovasculares y las cerebrovasculares, y las infecciosas (entre las que se encuentra el Covid-19)”, por lo que Entrenas ha resaltado “la importancia de dejar de fumar cuanto antes”.

Junto a ello ha señalado, con motivo de la celebración este miércoles del Día Mundial de la EPOC, que “el diagnóstico precoz de esta enfermedad es de gran importancia para reducir sus efectos y poder controlarla de manera satisfactoria”.

La EPOC se utiliza para describir enfermedades pulmonares crónicas como el enfisema y la bronquitis crónica. Actualmente no hay cura para esta patología, “pero con un diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado hay muchas cosas que se pueden hacer para que los pacientes mejoren significativamente su calidad de vida. Hay muchas maneras de vivir activamente con la enfermedad, realizando rehabilitación pulmonar, actividad física, autocuidados y llevar una dieta sana”.

La prevalencia de la EPOC en España se sitúa en 34 casos por cada 1.000 habitantes, siendo más del doble en hombres que en mujeres. La incidencia aumenta con la edad y es más frecuente a partir de los 80 años. El año pasado se produjeron en nuestro país unos 14.000 fallecimientos por esta enfermedad, según el informe anual del Sistema Nacional de Salud 2020-2021.

Así fumar tabaco y el tabaquismo pasivo son la principal causa de EPOC, produciéndose también por humos y productos químicos. Los síntomas más comunes de la EPOC son la dificultad para respirar, tos frecuente, ruidos respiratorios, opresión en el pecho y cansancio.

Dejar de fumar puede retrasar la progresión de la EPOC y también hará que el tratamiento sea más eficaz, pues a las pocas semanas de abandonar el tabaco mejoran los síntomas respiratorios, según ha señalado el doctor Entrenas. Otros beneficios de dejar de fumar pueden ser la disminución del riesgo de enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar y cáncer, menos dificultad para respirar, menos tos, mejor función hepática, mejor digestión y aire más saludable.

POBLACIÓN SIN DIAGNOSTICAR

El especialista ha afirmado también que “hay que abandonar la idea de que es una enfermedad solo de personas mayores. Hay un gran porcentaje de población con EPOC sin diagnosticar, por lo que se debe controlar a los fumadores a partir de los 35 años que lleven al menos diez fumando un paquete de tabaco diario. La contaminación del aire puede afectar a todos, pero es especialmente negativa para las personas con EPOC, que deben permanecer en interior los días con un nivel de contaminación alto”.

El diagnóstico “es muy fácil”, según ha afirmado el especialista, pues “basta con una espirometría, una prueba que consiste en medir la cantidad de aire espirado soplando a través de un dispositivo. Esta prueba debe practicarse a todo fumador mayor de 35 años para diagnosticar la enfermedad en sus estadios más precoces y así poder instaurar medidas preventivas, tales como dejar el consumo de tabaco, utilizar broncodilatadores inhalados y comenzar con ejercicio, entre otras”.

El doctor Entrenas ha resaltado que cada vez hay fármacos más efectivos para mejorar a estos pacientes, pero no existe un tratamiento curativo que normalice la función pulmonar una vez que comienza a padecerse. Además de seguir la medicación, los pacientes deben dejar de fumar y mantener un nivel óptimo de actividad física que combata el sedentarismo.

Etiquetas
stats