Los votos de Vox en Córdoba: importantes pero no decisivos

Militantes de Vox celebrando los resultados de este domingo | TONI BLANCO

La aritmética electoral ha dejado en la próxima Corporación de Córdoba un panorama endiablado, pero en el que prácticamente siempre los números dan para que un pacto entre el Partido Popular y Ciudadanos funcione con normalidad, sin tener ni siquiera que llegar a acuerdos con Vox. Los números mandan y la ley electoral también en un Pleno donde los dos concejales de la formación de Santiago Abascal, Rafael Saco y Paula Badanelli, son importantes pero no decisivos.

¿Cómo es posible? Principalmente porque ahora mismo no hay una alternativa creíble que sume en números al pacto entre el PP y Ciudadanos. Con sus 13 escaños (nueve del PSOE, dos de IU y otros dos de Podemos) la izquierda está muy lejos de una mayoría absoluta. Y es más que improbable que Vox, en ninguna circunstancia, sume sus votos con ellos para nada. Ocurre el mismo caso con Ciudadanos. Los naranjas podrían pactar con el PSOE, pero se quedarían con 14 escaños y es algo también difícil de pensar que formasen un gobierno cuatripartito en el que entrasen Izquierda Unida o Podemos.

Con esa falta de alternativa, los votos de Vox son importantes, pero no decisivos. En el Pleno de investidura, el candidato a la Alcaldía necesita en primera ronda la mayoría absoluta de los votos de los concejales. José María Bellido, si firma un acuerdo con Ciudadanos que a estas horas es la única opción creíble, perdería esa primera ronda si Vox no le vota. Pero ganaría la segunda, donde se impondría el candidato que más votos obtuviese en el Pleno que logró ser la lista más votada. Es decir, aunque Vox votase en contra es improbable que apoyaran a una candidatura de izquierdas.

Esta es una de las fortalezas de un futuro gobierno entre el PP y Ciudadanos, con Vox fuera de los cargos de responsabilidad. Eso sí, se necesitaría mayoría absoluta para sacar adelante iniciativas como los presupuestos municipales o las ordenanzas fiscales. Pero se antoja difícil pensar en un voto en contra a bloque de Vox junto a PSOE, IU y Podemos. Solo con que la formación se abstenga en estas votaciones clave el PP y Ciudadanos lograrían sacar adelante sus principales proyectos.

Por eso, en ciudades como Córdoba empieza a antojarse complicado que Vox exija cargos de gobierno. Otra cosa sería que por decisión del PP y Ciudadanos y por darle estabilidad a su futuro gobierno se les ofreciesen. Pero esa ya es otra historia.

Etiquetas
stats