Así ha votado Córdoba en todas las elecciones autonómicas hasta ahora

Votaciones en las generales del 26J | ÁLVARO CARMONA

Más de 647.000 cordobeses -647.426 para ser más exactos- están llamados a acudir a las urnas este domingo. En su voto está parte de la configuración del Parlamento de Andalucía. En su voto está, por tanto, parte de la formación del Gobierno de la Junta. Para este objetivo diez son las elecciones que hasta ahora se han celebrado en la comunidad desde 1982. Una decena de comicios en la que un dato sobresale en lo que se refiere a Córdoba: el PSOE mantiene en la provincia un importante bastión. La realidad difiere en la capital, donde el PP registra el mayor porcentaje de votos desde hace más de dos décadas. Los dos partidos están esta vez, más que nunca según las encuestas, a la expectativa. El reparto de diputados puede variar y ambos serían los principales afectados.

¿Qué va a decidir Córdoba? Toca esperar hasta la noche de este domingo. Lo que sí se conoce es cómo ha votado en todas las elecciones autonómicas hasta ahora. Los comicios para dar forma al Parlamento de Andalucía arrancaron en 1982. Entonces la participación en la provincia fue de un 66,50%, mientras que en la capital se superó el 70% -71,55%-. Fue la única vez en que se dio una circunstancia como ésta: a partir de 1986, año en que se celebró la segunda cita regional, siempre fue mayor el porcentaje global -en la contabilización de todos los municipios cordobeses-. Quizá este apunte explica que desde 1994 el triunfo en la ciudad sea del PP.

De regreso al origen, en 1982 el PSOE cerró la jornada electoral con una abrumadora victoria en la provincia. Los socialistas obtuvieron entonces un 48,81% de los votos, al tiempo que el PP -entonces todavía AP, Alianza Popular- tuvo que conformarse con un 17,31%. La diferencia en papeletas fue de más de 120.000, la más abultada a lo largo de los siguientes procesos autonómicos. La distancia en cuanto a representantes fue igualmente amplia: mientras que el PSOE obtuvo siete diputados por Córdoba, los populares contaron con dos. Ese doble escaño fue el que consiguieron también UCD -una Unión de Centro Democrático en descomposición- y PCA -un Partido Comunista de España que después daría paso a Izquierda Unida (IU)-.

El apabullante triunfo socialista se convirtió en otro mucho más ajustado en 1986. Una incipiente IU tomó impulso y con más de 137.00 votos se colocó a poco más de 11.000 del PSOE. Ocurrió a nivel provincial y en realidad supuso un empate técnico, toda vez que ambas formaciones obtuvieron cinco diputados. Ésta fue la primera, y casi la única, ocasión en que el socialismo no contó con mayor representación por Córdoba que el resto de partidos. A los populares les tocó ser tercera fuerza política, y eso que ganaron un escaño -de dos a tres-. En esos comicios, por cierto, IU venció en la capital con más de 63.000 votos. Además, los socialistas quedaron en tercer lugar tras el PP -aún con otras siglas, las de Alianza Popular-.

Lo cierto es que el PSOE, tras el mal trago de 1986 reforzó su posición en Córdoba. Lo hizo lentamente en número de votos, pero no en porcentaje. En 1990 recuperó su hegemonía con un 47,26% de las papeletas. Su superioridad la mantuvo cuatro años después pese a caer hasta el 37,48%. Después, jamás descendió del 40% hasta las dos últimas elecciones autonómicas. En 2012, el PP consiguió dar la vuelta a la tortilla y se impuso por vez primera en unos comicios para el Parlamento de Andalucía. En la provincia logró una victoria mínima pero histórica: obtuvo un 39,69% por el 38,93% de los socialistas. Fue ésta la segunda y última vez que el PSOE se veía igualado en número de diputados por otra formación: cinco y cinco, como ocurrió en el 86. Fue otro empate técnico.

Triunfó más que cualquier otro partido el PA en 1990, pues obtuvo por primera vez un diputado por Córdoba. Afectado en todo esto fue IU, que perdió tres escaños respecto de 1986 -su mejor resultado hasta la fecha-. La coalición de izquierdas, de hecho, fue a menos a partir de 2000. Entonces cayó hasta el representante único, al que apenas en 2012 sumó otro más. Los andalucistas, a todo esto, contaron con escaño por la provincia en el citado compromiso electoral del cambio de siglo y en 2004. Después perdieron su presencia. Si de reparto de asientos se refiere, es necesario recordar que Córdoba pasó de 13 a 12 -cada provincia cuenta con ocho y después otros añadidos según el censo- en 2008 debido al crecimiento poblacional de Almería.

En esa división de diputados, Córdoba otorgó representación a tres partidos en cinco elecciones autonómicas. En otras cuatro fueron otros tantos los partidos que tuvieron sitio por la provincia en el Parlamento de Andalucía. Todo varió en 2015, cuando subió hasta cinco la cifra. La irrupción de Podemos y Ciudadanos provocó, aun cuando el número de escaños era menor que en el período comprendido entre 1982 y 2004, que los votos estuvieran más repartidos. Entonces, en los últimos comicios hasta ahora, la formación morada y la naranja obtuvieron un diputado, que es el mismo que ganó IU. El empate técnico entre PSOE y PP de 2012 saltó por los aires, pero se vio reflejado en sólo un escaño de diferencia: cinco para los socialistas -que jamás bajaron de ahí- y cuatro para los populares.

Otro dato interesante es el que arrojan los porcentajes de votos. El PSOE estuvo muy cerca de superar su mínimo histórico en la provincia en 2015. Contó con un 35,92% de las papeletas por el 35,58% del mencionado 1986. El PP, por su parte, terminó por debajo del 30% -con un 27,34%- por primera vez desde 1990: entonces obtuvo un 20,74% y ya en 1994 logró un 30,79%. En todo esto, la peor parte se la llevó IU, que perdió por el flanco andalucista en 2000 y 2004 y se vio relegado al cuarto lugar como fuerza política en las últimas elecciones. Podemos mejoró entonces su cifra, de un 10%, con un 12,61% que le sirvió para entrar en el Parlamento de Andalucía. Ahora las dos formaciones suman fuerzas -con otras dos- en Adelante Andalucía. Su reto es lograr algún diputado más que esos dos que habrían acumulado tres años atrás.

Liderazgo popular en la capital desde 1994

A todo esto, el panorama ha sido muy distinto en la capital, donde el PP consiguió ser primera fuerza en la mayoría de las elecciones celebradas. Tanto es así que el último triunfo del PSOE en la ciudad data de 1990. Los populares se impusieron ya en 1994 con más de 63.000 votos, casi el doble que los socialistas -que cerraron con 35.386-. El PSOE, además, se vio relegado al tercer puesto con una IU fortalecida y con más de 51.000 papeletas. Esta última situación jamás se repitió. El PP, por su parte, fue a más y llegó a estar por encima de los 90.000 votos en la capital -fue en 2008, cuando Izquierda Unida cayó por debajo de los 20.000-.

La crisis de IU alcanzó cota máxima en 2015, cuando fue la quinta opción en la capital. Podemos y Ciudadanos le superaron. En el caso del partido morado, de manera muy clara, con más de 11.000 votos de ventaja. Traducido a porcentajes, el PSOE arrancó el camino autonómico en Andalucía con un 48,42% en Córdoba -la ciudad- y llegó a los últimos comicios con apenas un 23,46%, su segundo peor dato desde 1982. El PP vivió el trayecto inverso, ya que comenzó con un 23,31% y rozó el 50% en 2000 y 2012. Tras este último proceso, cayó en 17 puntos hasta el 32,55% de 2015. Entonces aparecieron Podemos y Ciudadanos, sobre todo, en aquel caso, la formación liderada a nivel nacional por Pablo Iglesias. Ésta obtuvo un 16,04% de los votos y colaboró de manera muy directa al decaimiento en la capital de los socialistas.

Etiquetas
stats