Otra vuelta de tuerca en la trinchera

Luis Muñoz, a la derecha en la imagen, en un entrenamiento | MADERO CUBERO

Al mal tiempo, buena cara. Muy probablemente al refrán se aferra el Córdoba a estas alturas de temporada, en las que atraviesa su más difícil trance. Después de sufrir una dura goleada ante el Extremadura, (3-0) al conjunto blanquiverde no le queda otra que levantarse. Es lo que pretende desde hace mucho, pero en esta ocasión le apremia la necesidad. Por este motivo, en el vestuario sólo existe la idea de lograr los tres puntos en su próximo duelo (domingo, 16:00) con el Sporting. De cara a dicho partido tiene a su disposición el entrenador del cuadro califal, Rafa Navarro, a casi toda la plantilla. Es la circunstancia positiva esta semana, que se produce después de que precisamente la pasada semana se diera al revés. El técnico vuelve a contar con Fernández, Luis Muñoz y Blati Touré, que regresan tras sanción. Del mismo modo, recupera de forma definitiva a Flaño, quien se suma a Chus Herrero. El preparador cordobés goza de la opción, por tanto, de reconstruir de nuevo la defensa.

Esta vez son más las altas que las bajas, un hecho éste que resulta desconocido para el Córdoba la presente campaña. La coyuntura permite a Rafa Navarro mirar con algo más de optimismo al choque con el Sporting. La razón, por supuesto, es que el once no va a estar supeditado a los contratiempos. Para la visita de los asturianos sólo se contabilizan las ausencias de Bodiger, sancionado tras su expulsión en Almendralejo, y Manzambi, cuya participación imposibilita la cláusula del miedo impuesta por los de Gijón en su contrato de préstamo. Es la del galo la que pudiera preocupar más dado su papel en los últimos encuentros, pero tampoco es un quebradero de cabeza en esta ocasión. Así sucede gracias a la vuelta de Blati Touré, que es básico para responder a esta adversidad en el once. Aunque todavía resta por saber cuál es la alineación que baraja el técnico blanquiverde.

Sin duda, la parcela en la que se plantean más cambios es la defensiva. El retorno de Fernández y Luis Muñoz, así como el de Flaño, otorgan a Rafa Navarro la oportunidad de variar la retaguardia. Las permutas en esta línea parecen estar aseguradas tras el estropicio del Francisco de la Hera. Lejos de fortalecerse, el Córdoba apareció como un equipo poco solvente atrás ante el Extremadura. Encajó tres goles, dos de ellos por sendos errores de Carlos Abad, y pudo recibir alguno más. De ahí que se vislumbre la reforma de una zaga en la que el cordobés llama a la titularidad en el lateral derecho en detrimento de Loureiro. El gallego no tuvo su mejor día en tierras pacenses y, por el contrario, el canterano completó buenas actuaciones en sus últimas comparecencias. El flanco diestro está abierto a la remodelación tanto como el eje central de la defensa.

Cierto es que Álex Quintanilla completó un gran choque ante el Málaga y no fue uno de los peores en Almendralejo, pero Chus Herrero y Flaño están llamados a gozar de rol principal en lo que resta de temporada. La recuperación definitiva del navarro, que se suma a la del aragonés, invita a pensar que Rafa Navarro va a apostar por esa pareja en el centro de la zaga. Pero la duda atrás es más amplia, puesto que el técnico califal también vuelve a tener a su disposición a Luis Muñoz. La lucha por un puesto es esta vez más compleja e incluso se abre para el entrenador del Córdoba la vía de los tres centrales. Esta alternativa parece poco probable debido a la preferencia táctica del preparador califal, que muestra siempre su deseo de mantener un 4-4-2 como dibujo.

Pero los interrogantes no existen sólo en la parcela defensiva. También se abren en la portería y en la línea de medios. En el primer caso, la titularidad de Carlos Abad está discutida y en el aire después de los dos errores que cometió la anterior jornada, pues costaron sendos goles. Esa actuación sucedió a otras que también fueron discretas bajo palos. De esta forma, toca comprobar si Rafa Navarro renueva su confianza en el canario u opta por dar una oportunidad a Marcos Lavín. Mientras, en la medular tiene el entrenador del Córdoba otra decisión por tomar: ¿Quién cubre la baja de Bodiger? El francés está sancionado después de afianzarse en el once blanquiverde, por lo que el técnico ha de suplirle. En principio es Álex Vallejo quien debe ocupar la vacante que deja el galo. Pero no es la única opción presente. En teoría, va a ser la elegida para que el doble pivote lo complete Blati Touré. El internacional por Burkina Faso también está de vuelta tras cumplir castigo por ciclo de amarillas y se postula para la alineación en lugar de Álex Carbonell. El regreso del africano es otro alivio para el preparador del cuadro califal, que además posee alternativas varias como Javi Lara o Álvaro Aguado.

Etiquetas
stats