Tranquilidad en medio de la tempestad

Jesús León, en comparecencia de prensa | MADERO CUBERO

https://youtu. be/77OurSQaZdE

Pasadas las 12:30 horas y bajo el constante y exhaustivo seguimiento de las cámaras. Así ha aparecido el presidente Jesús León en la sala VIP del estadio El Arcángel tras cuatro meses sin comparecer en público. La esperada rueda de prensa del empresario montoreño, anunciada la semana pasada por el club blanquiverde, había causado mucha expectación y revuelo debido a todos los asuntos relevantes de la actualidad que iban figurar en la misma. Con tono pausado y calmado -diferente a la última ofrecida después de la venta frustrada a un grupo en Ucrania donde sí se advirtió nerviosismo por su parte-, el máximo accionista ha tomado la palabra durante más de media hora para dar a conocer su versión.

León ha arrancado su exposición pidiendo perdón y asumiendo su culpa, aunque también ha señalado que no es el único responsable de la situación por la que atraviesa el Córdoba CF. De hecho, el nombre de Luis Oliver ha tardado poco en aparecer dentro de un discurso donde ha indicado que con el navarro, la entidad “no existiría” y el propio presidente “estaría arruinado”. Mientras resoplaba brevemente al hacer hincapié en los riesgos económicos acometidos el curso pasado, en primera fila le han arropado el director general Alfredo García Amado, el director deportivo Rafael Berges y los consejeros Juan Ramón Berdugo y Manuel Garrido. Este último, que siempre ha defendido que “todo iba a solucionarse”, ha asentido en más de una ocasión ante las declaraciones del cordobés. Magdalena Entrenas, otra de las consejeras, ha permanecido al fondo de la sala escuchando lo que acontecía.

Porque si algo ha lamentado precisamente el propio León ha sido que no todos los empleados se hayan “alineado en la actitud positiva” que ha querido promulgar durante estos duros meses. Esa fractura con parte de los trabajadores del conjunto cordobesista le ha costado más de un quebradero de cabeza donde muy pocos han quedado para mostrarle su apoyo. Y fiel reflejo de este hecho se ha podido analizar en un lugar donde no ha habido una afluencia masiva de allegados. Es más, los medios de comunicación han copado prácticamente la totalidad de asistencia en las cerca de dos horas de encuentro.

El actual presidente ha recalcado en más de cinco ocasiones que el 31 de julio pagará los 4,5 millones de euros que debe afrontar del último pago a Carlos González. Llamativo ha sido que solo haya mencionado su nombre una vez, sobre todo si se tiene en cuenta que el empresario canario es uno de los actores principales del futuro del Córdoba. Sí ha pedido, nuevamente amparado en la tranquilidad, que los interesados -uno de ellos el propio González- dejen trabajar para que todo llegue a buen puerto. Así pues, León ha manifestado que no ha perdido “ninguna pizca de ilusión” y que “ama” a este club, razones que han reafirmado su total predisposición a acometer el próximo proyecto para el regreso a Segunda División.

Al acabar su argumentación ha concedido turno de preguntas a los periodistas en torno a 45 minutos. Entre trago y trago de agua -de las cuatro botellas que le han servido-, el de Montoro ha apuntado todas las cuestiones para no dejarse ninguna sin contestar. En este punto ha vuelto a quedar patente su sosiego e incluso ha invitado a los profesionales de la información al estadio para comprobar algunos datos -véase los expedientes que tiene el Córdoba abiertos por LaLiga y que serían explicados por el abogado Berdugo-. No ha cerrado puertas a nada ni nadie -ha tendido la mano al nuevo alcalde José María Bellido y al presidente del Córdoba CF Futsal José García Román- y ha justificado cualquier actuación que deba producirse como los despidos a empleados, temas delicados y cuyo trasfondo ha repercutido de manera negativa en su imagen.

Con una nueva fecha por concretar -sobre mediados de junio- para hablar del nuevo año en la categoría de bronce se ha despedido un León que ha asegurado también en repetidas ocasiones que quiere disponer de un presupuesto en torno a los 3,5 o 4 millones de euros y que pondría de su bolsillo la diferencia existente en caso de no llegar con los ingresos extraordinarios. El encuentro final en la zona mixta junto a los consejeros ha cerrado la primera cita comprometida que aguarda en su calendario. Ahora habrá que esperar para comprobar si esa calma instaurada durante su comparecencia ha convencido o si por el contrario no ha valido para revertir toda la tempestad que siempre queda latente.

Etiquetas
stats