La tempestad que (casi) no cesa en A Coruña

Lance del duelo entre Córdoba y Deportivo en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Va tras una victoria reconfortante. Marcha en pos de un triunfo que le permita esbozar una tímida sonrisa. Después de una temporada tortuosa, el Córdoba quiere acabar de buena manera. Sin embargo, el reto es complicado. Visita al Deportivo de la Coruña, un rival que pretende alcanzar el play off. La dificultad del duelo del sábado (20:30) es mayor si cabe con las circunstancias en que llega el conjunto blanquiverde, que por si fuera poco tiene en contra las estadísticas en A Coruña. No es precisamente la ciudad gallega un lugar idílico para el cuadro califal, que sólo venciera en una de las quince ocasiones en que se desplazara a Riazor. Además, en este estadio está escrita una de las peores páginas de la historia de los cordobesistas.

Es la tempestad que (casi) no cesa lo que vive el conjunto blanquiverde en A Coruña. Los números hablan por sí solos. En quince visitas en Liga, acumula once derrotas y apenas añade a su historial un triunfo. Esta única victoria se produjo, por cierto, hace no mucho tiempo. Ocurrió en la temporada 2013-14, que acabó con el memorable retorno a Primera del Córdoba. Dirigido por Pablo Villa, el cuadro califal se impuso en Riazor en la segunda jornada de aquel campeonato. Manó la estrategia en un saque de falta en la frontal del área. El más listo del lugar fue López Silva, que apareció para hacer un 0-1 que a la postre sería resultado definitivo. Tras este encuentro, los dos equipos se midieron de nuevo en la 2014-15. Sucedió en Primera y deparó uno de los momentos más agrios de la campaña. Florin adelantó a los cordobesistas, entrenados por José Antonio Romero, pero el rumano se marcó después en propia puerta. Aquel día quedó la sensación de que el descenso era definitivamente inevitable.

A Primera quiere regresar el Deportivo mientras el Córdoba desea salvar la honra con sus dos pies ya -desde el 12 de mayo- en Segunda B. En la élite se midieron por vez primera ambas escuadras en competición liguera. Fue en la campaña 1962-63 y los gallegos se impusieron por 2-0. Desde entonces, el conjunto blanquiverde no fue capaz de sumar hasta la temporada 1973-74, ya en Segunda. El marcador no se movió en aquella ocasión. Fue el primero de los tres empates que arrancó el cuadro califal en A Coruña, el segundo lo logró el curso 1982-83. Este último acabó con el descenso a Segunda B, como inicio de la mayor de las caídas: un ejercicio después se cayó a Tercera. Por cierto, que en la categoría de bronce sí ganó una vez el Córdoba en Riazor: fue ante el filial blanquiazul (0-1) y en realidad no sirvió para nada. Aquella victoria tuvo lugar en la última jornada de la liguilla a Segunda A de la 1996-97 y quien subió fue finalmente el Elche.

De vuelta al histórico de enfrentamientos entre Deportivo y Córdoba, éste arroja un negro balance para los visitantes. No sólo cedió en once de quince encuentros en Liga, sino que apenas vio puerta y encajó en exceso. El conjunto blanquiverde sólo marcó ocho goles y recibió la friolera de 29, menos de uno a favor y casi dos en contra de media. De hecho, necesitó seis comparecencias en A Coruña para festejar un tanto: fue en la 1971-72, la última temporada en Primera antes de la 2014-15, y el choque concluyó con un 3-2 en el tanteador. A todo ello hay que sumar el peor de los datos… El cuadro califal sufrió en Riazor la segunda peor goleada de su historia en la categoría de plata. Ocurrió en la campaña 1977-78 y sólo un 7-0 del Elche en la 1982-83 fue más abultado que el resultado de aquel día.

Nada más y nada menos que seis dianas encajó el Córdoba en su visita al Deportivo de la 1977-78. Ben Barek dirigía al equipo tras suplir al mítico Juanín, que se había sentado en el banquillo con anterioridad de manera provisional. Castro fue el máximo artillero en aquella contienda al lograr un triplete, pero no fue el único que hizo daño al cuadro califal. Piris anotó otros dos goles y Miguel remató. Con un duro 6-0 ya en el marcador, Cobo hizo el del honor, como se suele decir. Por cierto, este partido se jugó en la última jornada del campeonato liguero y vino a certificar el descenso a Segunda B de los blanquiverdes. Que las similitudes no se den en el electrónico este sábado.

Etiquetas
stats