La sonrisa conquistada de Javi Sánchez

.

El sacrificio es la única receta fiable para superar cualquier adversidad. Esfuerzo y dedicación a partes iguales como método de crecimiento. Dos cualidades de las que podría hablar durante mucho rato Javi Sánchez, ya que anda sobrado de ambas. También de talento. La parte innata de la fórmula, la cual resultaría insignificante sin horas y horas de práctica. Y mucho empeño. Creer en lo que haces y salir a buscarlo. Así ha transcurrido la vida de este cordobés que creció golpeando un balón en las pistas de su ciudad. Ahí destacó y pronto empezó a soñar con dedicar su vida al deporte. Y lo consiguió, pero no sin lucha de por medio. Superó una enfermedad y siguió buscando un hueco en el fútbol sala. Alcanzó la cima en España, pero de nuevo los problemas físicos le lastraron. Entonces emigró en busca de nuevos retos. Ahora, aunque lejos de su tierra, vuelve a sonreír.

Javier Sánchez Barrena es uno de esos ejemplos de talentos cordobeses que, después de crecer y hacerse un nombre en la élite de la Liga Nacional de Fútbol Sala, decide hacer las maletas en busca de nuevas aventuras más prósperas a nivel laboral y ambiciosas en lo deportivo en el extranjero. Su viaje le llevó hace poco menos de un año hasta Hungría, donde recaló en el MVCF Berettyóújfalu, uno de los equipos punteros de la Primera División del país. “Ha sido una temporada complicada, llena de obstáculos tanto en lo personal como en lo deportivo. Me tocó vivir casi toda la primera vuelta desde la grada y era frustrante no poder ayudar al equipo en esos momentos difíciles”, relataba el futbolista en su despedida del Real Betis FS, su último club en España. Ahora, once meses después, la sonrisa ha vuelto a instalarse en su rostro casi de manera habitual, salpicada por pequeños tropiezos que sin duda le ayudarán a seguir progresando en el futuro.

De hecho, únicamente el intratable Raba ETO ha impedido alcanzar la corona al cordobés, tras vencer de forma consecutiva en los tres primeros encuentros de la final. El equipo dirigido por el español Javi Rodríguez, uno de los mejores futbolistas de la historia, ha vuelto a sembrar su dominio, sellando su octavo título consecutivo y repitiendo plaza en la UEFA Futsal Champions League, en la que consiguió llegar el pasado curso hasta la Final Four. Eso sí, Sánchez ha sido parte fundamental en el subcampeonato de su equipo, coronándose con 21 goles y 19 asistencia en 26 partidos con el cuadro dirigido por Sergio Mullor, pieza clave en la llegada de Sánchez. Una barbaridad. “La experiencia ha sido brutal. Ha sido mi primer año fuera de España y tras la incertidumbre y el miedo inicial todo ha sido genial desde el primer día. Tanto dentro como fuera del club nos han acogido muy bien y desde el primer día me he sentido parte de su cultura y su gente, a pesar de la complejidad del idioma”, comenta el jugador.

Todo comenzó por el cauce que tenía que ir. Es hijo de Manuel Sánchez Barona, presidente del Adecor, uno de los clubes que mejor ha trabajado el fútbol sala en Córdoba, por lo que su destino estaba ligado a dicha disciplina. En el cuadro azuló se formó deportivamente, aunque su andadura profesional arrancaría en el OE RAM León en la campaña 2007/08. Fue entonces, con apenas 18 años, cuando atravesó la época más complicada de su vida, al sufrir un cáncer linfático en el cuello, que consiguió superar, según él mismo, gracias al deporte. Sánchez decidió darse a sí mismo una segunda oportunidad, y ahí comenzó la verdadera progresión. Bujalance, Cistierna FS y CDFS Ategua fueron sus siguientes paradas, antes de recalar en el CD UMA Antequera, con el que logró el ascenso a Primera División en la 2015/16, además de dos Campeonatos de España Universitarios. Todo ello mientras estudiaba radioterapia. La voz misma de la superación.

Finalmente, y tras un paso por el Real Betis FS, emprendió la aventura húngara. Allí ha conseguido las mayores metas de su carrera, finalizando en primera posición tanto en la fase regular como en el grupo de playoff, y únicamente el cuarto mejor equipo de Europa le ha arrebatado la corona magiar. “En cuanto al nivel está claro que la liga húngara se encuentra un escalón por debajo de las principales ligas europeas. Ese nivel te lo da que en toda la Primera División del país todos los equipos sean profesionales, y eso aquí no ocurre. De los 10 equipos que juegan la Primera División, sólo 3 o 4 son profesionales exclusivamente del fútbol sala. En el resto, los jugadores compaginan fútbol y futsal (permitido en la Federación Húngara) por lo que esos equipos, dentro de que tienen jugadores con una gran calidad técnica, bajan sus prestaciones a nivel táctico, repercutiendo en el nivel general de la competición”, comenta Sánchez, que volverá a pelear por el título el próximo año. Ha renovado por una temporada más, por lo que su talento seguirá al servicio del cuadro húngaro. “El balance general ha sido muy positivo. Tanto a nivel personal como profesional, este primer año ha sido una experiencia alucinante y enriquecedora”, puntualiza.

Por tanto, seguirá creciendo mientras ve como el fútbol sala de su ciudad, cargado de enormes talentos por todo el globo, progresa adecuadamente. “He seguido mucho la temporada del Itea CCF. Tengo muchos amigos jugando en el equipo y me he alegrado mucho por la temporada que han realizado, tanto por los jugadores como por la directiva. He visto vídeos de Vista Alegre lleno y se me ponían los pelos de punta recordando los años del Adecor en Segunda. El fútbol sala cordobés lleva muchísimos años demostrando que debe formar parte de la LNFS, con tantos jugadores cordobeses en Primera, Segunda y en ligas extranjeras, y por suerte se han podido juntar recursos para hacerlo realidad. Ojalá tenga continuidad el proyecto, se afiance en la categoría y se pueda soñar aún más alto en el futuro”, apostilla Sánchez. Voz autorizada.

Etiquetas
stats