La solución finlandesa de Javi Hervás

El cordobés Javi Hervás, con la camiseta del Honka FC finlandés.

Vuelve jugar a miles de kilómetros de su casa, en el club que le da “la oportunidad de volver a disfrutar” y donde ha se siente “feliz” y “valorado”, según ha expresado en su perfil en una red social. Javier Hervás Salmoral (Córdoba, 1989) se ha comprometido con el FC Honka de la Veikkausliiga de Finlandia, donde ya estuvo la pasada campaña. Se trata de una entidad modesta, enclavada en la ciudad de Espoo, y que debutó en la máxima categoría de ese país el curso pasado. Lo hizo con la aportación del mediocentro cordobés, que protagonizó una temporada más que notable. Eso le abrió la posibilidad de regresar a España con alguna proposición, aunque ninguna llegó a hacerse real.

De ahí que el futbolista se manifestara con crudeza en las redes, indicando que el acuerdo para volver al Honka llega “después de unos meses muy duros para mí y para los míos” y “días sin poder dormir, días de angustia, de sufrimiento, de no saber que pasará...”. La Suomen Cup será el primer desafío para Javi Hervás en un país que inicia su campeonato de Liga en el mes de abril. En el Honka tendrá como compañeros a los españoles Abel Suárez (ex del Tenerife, La Roda, Pontevedra, Burgos o Linense) y Borja Marín (ex del Mensajero, Astorga, Murcia o Sabadell).

En el FC Honka intentará recuperar la ilusión y su mejor versión como futbolista, para lo que sueña con tener continuidad. Es lo que le lleva faltando desde hace ya muchas temporadas. Lo tendrá que hacer en tierra extraña, como ya sucedió en sus experiencias internacionales en el Brisbane Roar de Australia -allí estuvo junto a otro cordobés, el central benamejicense Alberto Aguilar-, o en el Zeljeznikar bosnio. Esas son las plazas internacionales en un historial deportivo que se inició en las divisiones inferiores del Córdoba CF. Después de una cesión al Montilla y un paso por el filial, Hervás llegó al primer equipo avalado por Paco Jémez, que ha sido el entrenador que más ha exprimido las cualidades del zurdo. Hervás aprovechó la oportunidad en la temporada 11-12, recordada por el sello que imprimió el técnico del Zumbacón, el éxito deportivo -jugó el play off de ascenso a Primera- y la proyección que alcanzaron muchos futbolistas de aquel grupo, que terminaron jugando en Primera.

Seis meses después de su brillante irrupción en Segunda División, Javi Hervás ya había sido fichado por cinco años, con un suculento contrato, por el Sevilla FC. Fue en su momento el traspaso más caro de la historia blanquiverde, con 1’2 millones de euros. En Nervión le blindaron -25 millones de cláusula-, pero nunca llegó a cuajar y empezó su versión trotamundos. El Sevilla le mandó cedido al Hércules y al Sabadell; luego, tras un corto periplo en Bosnia, firmó por el Mirandés. Su último destino en España fue el Mérida, en Segunda B. En el mercado de invierno del año pasado se marchó a Finlandia y dejó su sello: disputó 26 partidos, firmó cuatro goles y contribuyó a la permanencia de su nuevo club en la temporada del estreno en la élite, con una meritoria cuarta posición. Ese buen rendimiento no le sirvió para reengancharse al fútbol en España, lo que le reportó momentos amargos. Ahora, camino de los 30 años, ha encontrado su casa en Finlandia.

Etiquetas
stats