El regreso de Adesal a la elite, en compás de espera

Yacaira Tejeda en un partido de la pasada campaña.
El conjunto fuensantino se marca unos días de plazo para decidir si acepta la plaza en División de Honor para la próxima temporada

De la alegría a la incertidumbre. Así se encuentra Adesal, que este viernes se marca unos días de plazo para decidir si acepta competir en División de Honor o si por lo contrario opta por renunciar a ese derecho. Con todo, la sonrisa no se desdibuja en el conjunto fuensantino, y mucho menos desaparece la ilusión por volver a militar en la máxima categoría nacional del balonmano femenino. Si definitivamente participará o no, por segunda temporada consecutiva, en dicha división es algo sobre lo que debe resolver el cuadro cordobés. Las exigencias económicas que genera estar en la elite suponen un importante condicionante, que sin duda desea dejar atrás el club. Para ello, aguarda apoyos que permitan que el sueño de estar una vez más entre los mejores equipos de España se pueda cumplir.

El pasado martes, el Adesal recibía la comunicación por parte de la Federación Española de Balonmano sobre la opción de que pudiera militar en División de Honor. El cuadro cordobés ocuparía la plaza dejada por el Mar de Alicante, que se vio obligado a renunciar. Por supuesto, desde La Fuensanta se aceptó la oferta, aunque ese mismo día, por la tarde, Rafa Moreno realizaba una rueda de prensa para solicitar ayuda a las instituciones y a entidades privadas. El presupuesto se incrementaría de manera importante y para poder responder es necesario contar con recursos. La situación, unos días después, es la misma para el club, que en esta ocasión expresa su intención de marcar un plazo para tomar una decisión a través de una nota que firma su presidente, Paco Castillo.

El máximo dirigente de la entidad expresa que en el plano estrictamente competitivo no tiene motivos por los que rechazar la oportunidad de jugar en División de Honor. “Después de sopesar la experiencia de la temporada pasada en la máxima categoría del balonmano femenino español, el Club Adesal tiene claro que supuso una gran experiencia a nivel deportivo y de crecimiento en cuanto al apoyo de los aficionados y socios”, señala en el texto. Sin embargo, otra cuestión diferente es la que ocupa al aspecto económico, “donde sólo con las ayudas institucionales y con la falta de liquidez originada por el retraso de estas cuantías (algunas se cobran a final de temporada y otras no se han firmado aún), así como la falta de un sponsor (objetivo prioritario), se ha provocado una situación dura de sostener”.

Por tanto, Castillo advierte de que “si no cambia este panorama, sería prácticamente inviable participar en la División de Honor”. “Desde el Club Adesal esperamos que cambie y así poder disfrutar de esta categoría para seguir creciendo y proponernos nuevos retos”, concluye la entidad cordobesa en el comunidado. Así las cosas, habrá que esperar para ver qué sucede finalmente.

Etiquetas
stats