El recuerdo de un fortín que puede volver a serlo

Los jugadores del Córdoba celebran un gol en El Arcángel. | MADERO CUBERO
De ganar al Numancia el domingo, el Córdoba volvería a acumular tres victorias consecutivas en El Arcángel después de dos años sin hacerlo y tras vencer sólo un duelo como local en Primera

En juego está algo más que tres puntos, en modo alguno y a pesar de que la campaña todavía se encuentra en su fase de arranque, en el duelo del domingo (17:00) con el Numancia. El Córdoba tiene opción de hacerse con el liderato si vence y no lo hace el Osasuna, si bien el cuadro soriano no va a vender fácilmente su derrota, tanto por su buen estado de forma como por lo que le puede suponer el triunfo –adelantaría en la tabla a los califales–. Pero además, los de José Luis Oltra tienen ante sí otro reto que superar. Después de romper una racha de 29 partidos oficiales sin marcar dos goles en uno mismo y de poner punto final a un período de un año y medio casi exacto sin remontar un resultado adverso, el conjunto blanquiverde está al alcance de encadenar tres victorias consecutivas como local, un dato que no logra desde octubre de 2013. Es decir, casi dos años habrán transcurrido desde la última ocasión en que consiguió ganar tres encuentros seguidos en El Arcángel si en un par de días se impone al equipo que dirige Jagoba Arrasate.

Ocurrió el 19 de octubre de 2013. Esa tarde, el Córdoba superó, no sin dificultad, al Sabadell merced a un tanto desde el punto de penalti de Carlos Caballero, quien ahora no podrá ser de la partida hasta enero –el club tiene invalidada su licencia por un error burocrático–. El 1-0 con el que venció la escuadra califal, entonces dirigida por Pablo Villa, supuso su tercer triunfo consecutivo en El Arcángel. Antes había hecho lo propio ante el Numancia (3-1), precisamente, y el Girona (2-0). De esa forma, conseguía ocupar la quinta plaza y olvidaba las dos derrotas seguidas que sufrió lejos de su casa –ante Las Palmas (2-0) y Lugo (1-0), casualmente–. Corrían buenos tiempos para El Arcángel, que todavía guardaba buena parte de la fama de fortín que algún año atrás se había ganado a pulso y que la pasada campaña perdió por completo.

Sin lugar a dudas, la mejor temporada, de las recientes, del cuadro califal como local tuvo lugar de la mano de Paco Jémez. En la 2011-12 el resultado más repetido en el coliseo ribereño era la victoria de los blanquiverdes, tanto que estos sólo cedieron una derrota a lo largo de todo un curso que acabó con la disputa del play off. Totalmente distinto fue el registro casero del Córdoba en su paso por Primera el pasado curso. El trayecto en la elite se atragantó para club, equipo y afición a todos los niveles. Incluido el rango de fortaleza casi inexpugnable de El Arcángel. De hecho, a lo largo de la campaña 2014-15 el estadio fue todo lo contrario, ya que apenas ganó un partido en todo el campeonato liguero –en Copa empató sin que muchos lo pudieran ver debido a la densa niebla de aquella noche– al calor de sus seguidores. Las rachas están para ser rotas, al igual que las estadísticas, y los de José Luis Oltra pueden continuar su progresión superando otra barrera: la de los dos años, que no serán exactos por un día, sin vencer tres choques consecutivos a orillas del Guadalquivir.

Etiquetas
stats