Reconstruir el muro mientras se caen las piezas

Razak, en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva | MADERO CUBERO
El Córdoba volverá a someter a examen en Soria su eficacia defensiva: encajó gol en todos los partidos de la segunda vuelta

Ocho partidos consecutivos sin conservar la portería imbatida. ¿Balance? Dos victorias, un empate y cinco derrotas. Siete puntos sobre 24 posibles. El impacto negativo que esa estadística ha causado en los planes del Córdoba es evidente. Tanto José Luis Oltra como los jugadores han expresado en repetidas ocasiones su intención de frenar la hemorragia, aunque la justificada declaración no ha terminado de concretarse. Desde que el 17 de enero saliera de Almería con la portería inmaculada (y tres puntos en la maleta, tras un 0-1), el Córdoba siempre ha sido goleado. En su casa y en la ajena. En acciones combinadas y -sobre todo- a balón parado. Se ha hablado de errores de concentración, de mala suerte, de arbitrajes o de pifias particulares. Sea como fuere, el equipo ha llegado a una situación de lo más delicado: este domingo, en Los Pajaritos, pone en juego su supervivencia en en club del play off, un grupo de seis equipos en el que lleva veintidós jornadas seguidas metido. Y para conseguirlo le vendría fenomenal recuperar su solidez atrás. Reconstruir el muro. ¿El problema? Se le van cayendo las piezas.

En Los Pajaritos volverá a recomponer la defensa. Está fuera de combate por acumulación de amonestaciones el central Héctor Rodas, por lo que tendrá que ingresar un nuevo miembro en la retaguardia. Deivid ha estado renqueante durante la semana, aunque todo apunta a que estará en el once. En la recámara, y con opciones, se prepara el congoleño Jonathan Bijimine. Si Oltra recupera la línea de cuatro atrás, la presencia de Stankevicius en el flanco derecho se da por segura. El veterano defensa lituano ha desvelado esta semana al club que recibió una propuesta del seleccionador de su país para volver a la selección, pero él ha antepuesto al Córdoba ante esa posibilidad. Una valiosa muestra de compromiso. Para la izquierda, el joven Abel Moreno puede desbancar a Domingo Cisma.

Y en la portería, ¿qué? Se avecinan cambios obligados en momentos cruciales. Razak Brimah, titular en los ocho partidos de la segunda vuelta, no podrá estar en el decisivo ante el Alavés del próximo domingo 27 de enero. Su selección lo ha convocado para dos partidos oficiales ante Mozambique. El ghanés defenderá la puerta en Numancia con un apercibimiento de amonestación por tarjetas, por lo que podría forzar la quinta y limpiarse en la jornada siguiente coincidiendo con sus compromisos internacionales. Razak ha visto perforada su portería en quince ocasiones en ocho partidos y ha tenido días francamente desafortunados, si bien ha salpicado su trayectoria con actuaciones memorables como la que tuvo en San Mamés ante el Bilbao Athletic, que le valió al Córdoba para atornillar su victoria. Con su marcha se abrirá la puerta para Ismael Falcón, en lo que supondrá otra oportunidad para el gaditano de ganarse la continuidad. En cualquier caso, el desafío de la puerta a cero sigue pendiente y no sólo es cuestión de honor. La necesidad apremia.

Etiquetas
stats