Rafa Berges: “En lo profesional, Jesús León y yo somos incompatibles”

Rafa Berges, en su adiós como director deportivo del Córdoba | TONI BLANCO

Con elegancia pero sin evadir ningún asunto. Ha respondido a todas las preguntas que se le han planteado. Ha contestado con sinceridad y calma. Así ha sido la despedida de Rafa Berges del Córdoba tras dejar el club. El que fuera director deportivo del club hasta el lunes ha dicho adiós en una comparecencia de prensa en El Arcángel en la que, en primer lugar, ha asumido su cuota de responsabilidad en el duro descenso del equipo a Segunda B. Pero también ha hablado claro en relación a otros temas, como la complejidad del trabajo con el presidente de la entidad califal, Jesús León, por la distancia entre sus pareceres. “En lo personal, les he visto sufrir a él y su familia y él me ha visto sufrir a mí. En lo profesional, somos incompatibles. Él tiene una forma de ver las cosas y yo otra muy diferente”, ha expuesto sin ambages.

La rueda de prensa ha comenzado con un discurso propio del ya ex director deportivo del Córdoba. En sus primeras palabras ha dejado claro ya lo que ha supuesto esta etapa para él. “Ha sido un año súper complicado para mí en todos los aspectos. He tenido que vivir situaciones que ya de por sí son de locura, pues más todavía si es tu club. Pero yo no iba a desaparecer sin dar la cara ante la gente. Quiero pedir disculpas por la responsabilidad que yo haya podido tener en esta situación, disculpas al gran patrimonio de este club, que es su afición”, ha explicado de inicio. “Han sido los peores diez meses de mi vida con gran diferencia. Pero lo importante ahora no es eso, es construir el futuro que merecen esta ciudad y este club”, ha confesado posteriormente.

Si bien ha admitido su parte de responsabilidad en la caída a Segunda B, Rafa Berges no ha querido olvidar la problemática con que ha trabajado. El límite salarial ha sido un gran escollo y un factor decisivo. “La situación ha sido de un descenso encubierto por LaLiga, así lo he vivido yo”, ha aseverado. “Cuando me llama Jesús, me falta tiempo para venir nadando. Cuando vienes en el avión tienes cosas en la cabeza. No sabía con pelos y señales cómo era la situación (financiera). Soñaba con un estadio volcado, con un equipo competitivo, con una ciudad deportiva en la que todos los niños de Córdoba estuvieran como locos por jugar. La realidad fue diferente, pero lo asumí”, ha narrado sobre su fichaje en julio de 2018.

Poco después, antes de escuchar la primera pregunta de los medios, ha lanzado un mensaje de respaldo y solidaridad con Rafa Navarro, que terminó la temporada al frente del equipo. “Hemos tenido el compromiso de no dejarlo solo y creo que en la parte de arriba (cúpula del club) no se ha cumplido. Rafa ha estado bastante solo y se ha tenido que comer un problema gordo él solo”, ha señalado. “Siento mi parte de responsabilidad en la situación del club”, ha insistido después.

Cuestionado ya por un periodista en relación al capítulo de fichajes, ha afirmado que su sensación es que “los ha hecho LaLiga”. “Nosotros hemos planteado a un montón de gente que nos han echado para atrás. Por poner un ejemplo, Javi Varas, que en verano hubo posibilidad de que viniera. Como ese caso concreto, 25”, ha comentado para desvelar una circunstancia exacta y desconocida hasta hoy. Así, ha querido restar responsabilidad a los entrenadores, hasta cuatro si se cuenta a Francisco, de lo ocurrido: “Culpar a Curro (Torres) es algo ilógico”. “A Francisco se le plantean una serie de situaciones que no se cumplen, cuando llego está cabreado con todo motivo. Trabajar con José (Sandoval) ha sido un lujo, pero él venía de una situación anterior de desgaste con el vestuario y el presidente. Ha sido un error”, ha admitido. “Creo que al club no le hemos dado la situación mínima correcta para poder trabajar bien, han sido todo problemas”, ha indicado acto seguido.

A continuación, Rafa Berges ha precisado el momento en que conoce la realidad de la entidad califal tras su incorporación. “Cuando no podemos inscribir ni a Pawel (Kieszek) ni a Edu Ramos es cuando me tiro las manos a la cabeza, porque sabía que iba a ser muy complicado. LaLiga te limita tus situaciones porque no has cumplido con tus requisitos la anterior temporada”, ha expresado. “Los problemas se podrían haber solucionado con la venta de Guardiola (en verano de 2018). Ha sido feo ver a alguna gente pasarlo mal y pasando necesidades. Jamás esperaba que me podía encontrar lo que he vivido”, ha proseguido el ya ex director deportivo blanquiverde. Después ha sido cuestionado sobre si sintió no tener toda la verdad cuando firmó. “No voy a estar nunca engañado en el club, pero sí he tenido la sensación de que tenía que tirar de un barco del que teníamos que tirar muchos en una situación súper adversa”, ha dicho.

“Engañado no, porque vengo a mi casa. Asumí un compromiso con Jesús (León). Soñaba con otro Córdoba, con Paco Jémez de entrenador, una ciudad deportiva increíble, con canteranos en el primer equipo… La realidad fue completamente diferente”, ha reiterado. En ese instante ha hablado de su diferencia de perspectivas con el presidente, algo por lo que ha considerado necesaria su salida. “Lo mejor para el Córdoba es separar nuestros caminos profesionales”, ha esgrimido. Con todo, ha expuesto que le “encantaría que Jesús (León) encabezara el proyecto de ascenso a Segunda A”. “Él llega el año pasado en una situación súper jodida, hacen lo que hacen y lo salvan (al equipo). Este año se encuentra con esta situación. Me gustaría que pudiera tener un proyecto de inicio con toda la gente remando, merece la oportunidad de hacer un proyecto así”, ha argumentado.

Pero, ¿es posible revertir el desencuentro entre la afición y Jesús León para aspirar al ascenso? “Si se estabiliza el club en lo económico, se cumplen con normalidad los pagos, se hace un proyecto en el que en realidad todos vayan a una, creo que sí se le puede dar la vuelta”, ha entendido Rafa Berges. Además, el director deportivo saliente ha asegurado en que “arriba (cúpula) se ha intentado hacer lo posible y lo imposible por arreglar la situación”. “Pensaba que después de los traspasos que hubo en enero podíamos fichar, a lo mejor, a David Rodríguez si te lo ponen en el mercado. A nosotros no han dejado traer a gente por 40.000 euros y así no me habría gustado dejar ir a Galán o Jovanovic”, ha explicado.

Otro asunto que ha tratado Rafa Berges ha sido la profesionalidad de la plantilla, con los impagos de por medio. “Yo he sido futbolista y a mí las excusas de los futbolistas me gustan poco. Van a ser los únicos que puedan cobrar el 100% de sus contratos. Desgraciadamente, va a haber gente que no va a poder seguir trabajando porque el club ha descendido”, ha señalado de manera tajante. “El futbolista hoy en día no entiende de tensiones de Tesorería ni leches de ésta (sic), piensa que si al tercer mes no me pagas, a ver si me puedo ir a otro club. Por mi carácter, si hubiera sido entrenador, me habría quedado con cuatro (jugadores)”, ha comentado también, sin esconder su malestar por determinadas actitudes en el vestuario.

Antes de abordar su visión del futuro, el ya ex director deportivo del Córdoba no ha obviado la duda planteada sobre su relación con el director general, Alfredo García Amado. “No ha sido la mejor o la relación que en un club profesional debe haber entre un director general y un director deportivo. De entrada, para mí no cabe en la cabeza que el director general de un club sea socio de una agencia de representación de futbolistas. Dicho esto, he visto que ha intentado hacer lo mejor para el club”, ha desvelado con honestidad Rafa Berges, que tampoco se ha cortado a la hora de hablar sobre el deseado traspaso de Andrés Martín.

“Pienso que si un club como el Córdoba quiere ascender, no puede vender a un jugador como Andrés Martín. Otra cosa es que tengas que hacerlo para subsistir por la situación económica, que desconozco. Como cordobesista, nunca lo vendería. Ese niño es diferente y tiene un nivel superior respecto de esta categoría”, ha afirmado con contundencia. De cara a la próxima temporada, el ex director deportivo blanquiverde ha lanzado también un mensaje a navegantes. “Que sepa todo el mundo la dificultad que supone jugar el año que viene en Segunda B. Encauzar todo es complicado. Salir de Segunda B no es tan fácil como que te den un presupuesto de cuatro millones. Hay muchos factores y uno es recuperar la credibilidad al exterior. Esto pasa por lograr una estabilidad económica”, ha argüido.

De esta forma, Rafa Berges no ha escapado de nada en su adiós, que esta vez parece que sí lo va a ser y no un hasta pronto. Al menos éste ha sido el pensamiento que ha compartido al ser cuestionado sobre la opción de un futuro regreso al club. “Cada vez que he venido, me ha tocado hacerlo con un marrón importante. Me tocó sustituir a Paco Jémez, que no era fácil porque no he visto nunca jugar al Córdoba como con él. Ahora esto”, ha apuntado entre bromas. “Venir otra vez es complicado. ¿Qué me tocaría ya? Me he encontrado las cosas muy difíciles”, ha zanjado en este sentido.

Etiquetas
stats