¿Estás preparado para soñar de nuevo con el Córdoba en Primera?

Inicio de la pretemporada del Córdoba Patrimonio de la Humanidad | TONI BLANCO

La temporada ya está en marcha. Aunque todavía mantiene su casillero a cero. El total y no sólo el de puntos o goles. Porque así lo quieren las circunstancias. Dos contagios de Covid-19 en el que fuera su primer rival del curso 2020-21 le obligan a esperar una semana para comenzar. Con todo, el campeonato se desarrolla desde el viernes y dos días después, este domingo, surge -dados los hechos- como el momento idóneo para hacer una presentación del equipo. Tras una trabajada permanencia, con ligera ayuda de la pandemia y la cancelación de las competiciones, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad afronta su segunda campaña en Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Se trata tanto de la segunda consecutiva como también en su historia, aún corta pero ya plagada de éxitos. Para ello cierra una plantilla reforzada, en el más estricto sentido de la palabra, que no pierde la esencia de la tierra. Josan González es el técnico, hambriento de triunfos, que la va a dirigir. Y las aspiraciones, crecientes.

Más ataque en una plantilla más equilibrada

Si bien los números son similares a los del pasado curso, en su comienzo, la entidad y su dirección deportiva trabajaron en verano para aportar al plantel más recursos en ataque y, por ende, un mayor equilibrio. El objetivo se cumplió por el perfil de la gran mayoría de los fichajes que realizó el club. Más allá de un portero y dos cierres, también llegaron dos alas y un pívot. La diferencia esta vez es que los dos refuerzos de los flancos también suman muy mucho a la posición referente a nivel ofensivo. Así, Josan González sumó versatilidad, que también ganó el Córdoba Patrimonio de la Humanidad en el plano defensivo. Porque de igual modo los alas pueden apoyar el trabajo de los cierres e incluso, alguno que otro, intervenir como tales.

Una renovación con sello de Primera

Para su segunda campaña en Primera de la LNFS el club apostó por dar un paso al frente en materia de contrataciones. La quietud competitiva por la crisis sanitaria de Covid-19 permitió un trabajo más sosegado y, sobre todo, con mayor ambición -dentro de las posibilidades, claro está- a la hora de reconstruir la plantilla. Llegaron un total de seis jugadores y la mayoría de ellos lo hicieron desde conjuntos de máxima categoría. Sobresalió quizá el nombre de Alfonso Prieto, veterano portero que recaló en el cuadro califal después de dos temporadas en el Levante -y en play off por el título, por tanto-. Además, el jovencísimo Ricardo Mayor firmó como gran promesa de ElPozo Murcia aunque en buena medida fuera todavía integrante de su filial. Por otro lado, recuperó la presencia de Cordero, uno de los héroes del ascenso el 1 de junio de 2019.

Decrece pero continúa la esencia cordobesa

Cierto es que son menos, tanto en número como porcentualmente, que los que tuviera en nómina antes del comienzo del curso 2019-20. Pero no lo es menos que mantiene, porque se lo establece como obligación, una mayoría de jugadores de la tierra. El club piensa que no puede ni debe ser de otra forma, por mucho que en ocasiones resulte difícil compaginar salto de calidad con este punto -lo que no significa los futbolistas de la provincia no posean capacidad para estar a la altura, todo lo contrario-. Lo cierto es que el Córdoba Patrimonio de la Humanidad cuenta de nuevo con al menos la mitad de su plantilla con origen cordobés. Guarda la esencia por tanto, ya que tal cifra crece ligeramente si se cuenta con los tres canteranos que tienen opciones de participar a lo largo del campeonato. La pasada campaña arrancó el equipo con 11 de 16 y ésta lo va a hacer con 7 de 14 -o 10 de 17-.

Josan González, un líder ambicioso en el banquillo

Desde hace semanas, los jugadores del Córdoba Patrimonio de la Humanidad siguen una línea discursiva distinta en buena medida a la del anterior curso. No pierden la humildad pero elevan su apuesta de intereses. Todos insisten en que esta segunda temporada en Primera de la LNFS del conjunto blanquiverde ha de ser no sólo la del afianzamiento sino la del paso adelante. En éstas se encuentra también el entrenador, Josan González. Al pontano se le resiste el estreno oficial en el banquillo desde que llegó a comienzos de marzo para suplir a Miguel Ángel Martínez Maca. Tanto es así que incluso este campeonato tiene que esperar tras el aplazamiento del primer duelo liguero ante el Real Betis. Pero poco importa en realidad este hecho para la cuestión principal: el preparador llama a soñar con un logro mayor que la permanencia. El líder del cuadro califal lo tiene claro, no queda otra que crecer.

Los condicionantes adversos: más rivales, menos público

El Córdoba Patrimonio de la Humanidad está dispuesto, dicho lo dicho, a luchar por cotas superiores -aunque desde la prudencia, cabe insistir- La ilusión es máxima, si bien en la entidad se conoce a la perfección otros condicionantes menos favorables. Son los factores adversos provocados por la pandemia de Covid-19 y la adaptación a los requisitos higiénicos, sanitarios y sociales. Es la nueva normalidad, que en Primera de la LNFS trae consigo una ampliación en el número de rivales hasta llegar a los 18 en total. Esto conlleva una duración mayor del campeonato regular, con compresión de fechas en el calendario, y además cuatro plazas de descenso en vez de dos. Pero no es la única variación significativa y que juega en contra: el aforo de Vista Alegre se reduce sobremanera y sólo 400 espectadores van a tener ocasión de acudir al Palacio Municipal de Deportes en cada partido -al menos por ahora-.

Etiquetas
stats