A un paso de escribir el capítulo más hermoso

Pedro presiona en el Depor-Córdoba.
El Córdoba de Villa, que ya ha roto estadísticas de largo recorrido, puede igualar, e incluso superar, el mejor inicio en Liga

El fútbol, como la vida, está hecho para los valientes. Ellos, y sólo ellos, son capaces de escribir con letras doradas las páginas más hermosas de la historia. Páginas que perduran en la memoria por más que el tiempo intente jugar en su contra. Ese nuevo pasaje de un relato ya extenso se encuentra a un paso de alcanzar un momento cumbre. Pablo Villa, con el esfuerzo y el compromiso como armas esenciales para lograr una buena literatura, dirige al Córdoba hacia el que puede ser su mejor inicio liguero en casi sesenta años de vida. Todo esto a tres jornadas vista y después de superar en sólo dos varias estadísticas que quedaban como huella inmaterial de una existencia, la del conjunto blanquiverde, marcada por la decepción. Los buenos números de las dos primeras fechas del campeonato recién arrancado pueden ser mucho mejores el próximo domingo a las ocho de la tarde, cuando el sol se halle en su ocaso.

La escuadra califal dio un paso más hacia la ruptura con su pasado en Riazor, donde venció por primera vez el sábado. Además, el triunfo sirvió para lograr un comienzo de temporada que no se daba en Segunda desde la campaña 1969-70. Dos partidos y dos triunfos. Dicha estadística se repitió en el Córdoba hasta en cinco ocasiones más en otras categorías, la última en la 94-95, en que el equipo dirigido entonces por Crispi se impuso a Xerez (1-2) y San Fernando (2-0). Casi 20 años han transcurrido desde entonces. Sin embargo, los blanquiverdes han logrado un dato inédito: es la única vez en que vencen los dos primeros encuentros del curso sin encajar gol alguno. Palabras mayores que pueden serlo aún más en cuestión de días. No en vano, si se supera al Alavés el próximo domingo se logrará el mejor comienzo liguero en más de medio siglo transcurrido.

Un triunfo ante el conjunto vitoriano supone no sólo continuar con ese paso firme con que ha echado a andar el Córdoba de Villa, sino también encadenar por segunda vez en la historia de la entidad blanquiverde tres victorias en los tres encuentros iniciales del campeonato. Toca realizar un largo viaje en la memoria para hallar tan grande recuerdo. De hecho, sólo se puede mantener en las retinas de los más veteranos del lugar, los que conocieron los orígenes de un equipo que ahora quiere escribir la mejor de las novelas. Sucedió un 18 de septiembre de 1955. Ese día, la escuadra califal se impuso al Motril (0-3) y selló un inicio de Liga que jamás se repitió. El banquillo lo ocupaba José Juncosa y el equipo militaba en Tercera. El Córdoba, fundado en 1954, acabó aquel curso con su primer ascenso de categoría.

De esta forma, los pupilos de Villa tienen en sus manos la posibilidad de lograr un hito de enormes dimensiones. Si el Córdoba supera al Alavés no sólo igualará la marca de aquella temporada 1955-56, sino que además consumará un comienzo de campaña nunca visto en Segunda, donde el techo se ha tocado con dos triunfos en las dos primeras jornadas -el dato igualado y mejorado en Riazor-. Jamás inició su andadura el conjunto blanquiverde en la categoría de plata con tres de tres. La guinda literaria para esta obra puede estar en la imbatibilidad. Un triunfo con la portería a cero llevaría al cuadro califal a sellar un inicio de curso inédito, ya que incluso en ese lejano año 1955 se encajaron dos tantos en las tres primeras fechas. Este domingo es el momento ideal para dar pie a un pasaje que, sin duda alguna, quedaría como el más hermoso de una narración plagada de malas escenas.

Etiquetas
stats