Una pasión llamada fútbol

Grada blanquiverde en el Córdoba - El Ejido 2012 (4-0) | ÁLEX GALLEGOS

“El fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes”, algunos atribuyen esta frase a Arrigo Sacchi y otros a Jorge Valdano, pero el significado sigue siendo el mismo. Este deporte constituye una gran parte de la sociedad para algunas personas y el Covid-19 obligó a todos los aficionados a quedarse en sus domicilios sin poder acudir al estadio que tanto aman. Y es que el balompié ha tenido un gran arraigo entre los ciudadanos y ahora es impensable que no exista. Por ello, tras la mejoría que ha habido en las últimas semanas en relación a los positivos por coronavirus, la hinchada blanquiverde ha podido volver a su asiento para el encuentro que jugaba el Córdoba ante El Ejido 2012. Un acontecimiento que no se han perdido apenas 400 aficionados que se encontraban entusiasmados con la posibilidad de volver a su asiento. “Las sensaciones son iguales a como si fuese la primera vez que vaya a quedar con un chico”, explica Laura López, abonada a la entidad cordobesa desde hace cinco años.

Y es que desde el pasado 1 de noviembre, los aficionados califas no podían entrar en El Arcángel. Una situación que ha sido generada por la creciente subida de casos Covid-19 en la sociedad española. Por ello, hinchas andaluces han tenido que esperar más de un mes para que la Junta de Andalucía diera su aprobación y pudiesen entrar nuevamente a los estadios. Por su parte, el abonado del Córdoba, Andrés Conde, ha afirmado a CORDÓPOLIS que está muy emocionado por volver nuevamente a El Arcángel, pero que el ambiente es muy extraño. “Esto es una cosa rara porque parece que no va haber fútbol. Espero que cuando entre al campo cambie la impresión”, explica. Mientras tanto, Eduardo Sánchez, abonado activo de la entidad califa, también ha querido recalcar la nostalgia que suponer entrar en el estadio, aunque “es triste porque vamos a estar apenas cuatro gatos”.

Aunque el ambiente no haya sido como el de tiempos atrás, muchos aficionados han vuelto a su asiento nueve meses después y eso siempre es un buen síntoma para este deporte. La abonada blanquiverde, Laura López, esperaba con ansia este partido, además de que sentía que era una verdadera oportunidad para el Córdoba ya que “esperemos que la victoria del partido pasado se vuelva a repetir y hagamos bueno el empate del Linares”, mientras que Andrés optaba más a pensar negativamente. “Verdaderamente no soy muy optimista en los partidos que nos han ofrecido. No han dado buena imagen”, explicaba el aficionado. Por otro lado, Eduardo se mostraba más ilusionado con la etapa de Pablo Alfaro al mando de la primera plantilla califa. “El equipo no me ha transmitido nada en la la época de Juan Sabas”, aunque “esperemos que con Alfaro cambie la dinámica”, añade.

Por otro lado, el fútbol supone el reencuentro con tus seres más queridos. Una unión que a veces es más fuerte que la familiar y que ayuda a consolidar aspectos más personales. De hecho, este deporte a veces es un auténtico desahogo para los fieles que van cada dos semanas al estadio o que simplemente lo practican los sábados en cualquier césped del territorio cordobés. Por ello, el balompié se ha convertido en una de las cosas más esenciales de la sociedad incluso dándole trabajo a miles de personas que viven por y para este deporte. Gracias a esta apertura por parte de la Junta de Andalucía, los clubes más modestos respiran más cómodamente y ven como su primera plantilla recibe ese apoyo incondicional de los que más sienten este deporte. Al fin y al cabo, es una pasión llamada fútbol.

Etiquetas
stats