El pasaporte deportivo de Curro Torres

Curro Torres, en un partido al frente del Lorca el pasado curso | LFP

Tras la destitución de José Ramón Sandoval, el Córdoba tiene ya nuevo entrenador. El club inicia otro ciclo en lo que se refiere al banquillo. Lo hace de la mano de Cristóbal Emilio Torres Ruiz (Ahlen, Alemania, 1976), si bien en el panorama futbolístico se le conoce como Curro Torres. Su trayectoria como técnico es aún breve, no tanto como su hoja de servicios sobre el terreno de juego. Como futbolista su currículo es notable, con anotaciones destacadas como su participación en el doblete del Valencia en la campaña 2003-04 o su presencia en el Mundial de Corea del Sur y Japón en 2002. En la escuadra levantina, además, acumuló otros títulos. Su cambio de rol se produjo en el filial che, desde el que dio el salto a Segunda A al frente del Lorca. Fue antes de encarar su primera, y única por ahora, aventura en el extranjero: el desafío en Croacia duró, por iniciativa propia, un mes y medio. Éste es el pasaporte deportivo de quien toma las riendas del cuadro califal.

Un doblete histórico con el Valencia

La figura de Curro Torres está inevitablemente ligada al Valencia. El club levantino le fichó en verano de 1997 cuando apenas contaba con 21 años y había destacado en el Gramanet. Recaló en Mestalla para jugar en el filial y debutó con el primer equipo en la temporada 1998-99, cuando los ches se hicieron con la Copa del Rey y la Intertoto. Sin embargo, no fue hasta la campaña 2001-02, tras sendas cesiones al Recreativo y al Tenerife, cuando se hizo un hueco en la escuadra valenciana. Con ésta disfrutó de éxitos diversos, si bien el mayor de todos fue la consecución de la Liga y la UEFA en la 2003-04. El presidente de la entidad era Jaime Ortí y dirigía al equipo Rafa Benítez. Antes de aquel doblete histórico, el nuevo entrenador del Córdoba sumó a su hoja de servicios una Liga (2001-02). Después añadió una Supercopa de Europa (2004-05).

El Mundial de Corea y Japón

Antes de disfrutar del doblete, Curro Torres tuvo ocasión de estar en la más importante cita del fútbol. Estuvo en un Mundial, en concreto el de Corea del Sur y Japón, que se disputó en 2002. Su participación con el Valencia en la Liga que ganó en la 2001-02 le sirvió para obtener la confianza de José Antonio Camacho, entonces seleccionador de España. Fue así cómo puso rumbo a Asia para disputar un evento en el que el equipo nacional mereció mejor suerte pero en el que acabó derrotado por la propia Corea del Sur -dirigida por Guus Hiddink- en cuartos de final. El ahora entrenador del Córdoba vistió de corto en un encuentro de dicha competición, en la que Iker Casillas fue el más claro ejemplo del comienzo de un cambio generacional en el combinado nacional.

Del campo al banquillo: el Valencia Mestalla

Su trayectoria como futbolista terminó en 2010, en el Nàstic de Tarragona. Tras colgar las botas, Curro Torres decidió ligado al fútbol como entrenador. Su primera labor fue dirigir a la selección valenciana sub 16, hasta que Rufete le llamó para entrar en el organigrama del Valencia. Su excompañero de equipo era entonces mánager general del club levantino, en el que arrancó en categoría cadete antes de hacerse cargo del filial. Ocurrió en plena temporada 2013-14, tras la destitución de Nico Estévez como preparador del Mestalla. Al frente del segundo conjunto che estuvo tres campañas en Segunda B, donde sobresalió en la 2016-17. Entonces, el ya técnico del Córdoba llevó a sus pupilos a la tercera posición de su grupo -el III- y al play off. Los valencianistas acariciaron el ascenso a Segunda A, que fue finalmente para el Albacete al superarles en la última y decisiva eliminatoria.

La llamada del Lorca: a Segunda A

Su notable última temporada al frente del Valencia Mestalla, al que dirigió en más de 120 partidos en Segunda B, le permitió debutar en Segunda A una después. Lo hizo tras recibir la llamada del Lorca, recién ascendido a la categoría de plata. El club de Murcia le confió el equipo para un reto no poco complejo: lograr la permanencia. En su primera experiencia como entrenador en el fútbol profesional no le marchó demasiado bien a Curro Torres, que fue destituido en la decimonovena jornada del pasado curso. Dejó la entidad lorquina con apenas cuatro triunfos obtenidos y en antepenúltima posición con 16 puntos. A seis de la salvación estaba el club cuando le cesó, con tres de ventaja de un Córdoba que era colista en ese momento.

Un desafío relámpago en Croacia

El pasado verano el que ahora es su nuevo equipo ya estuvo a punto de serlo. Tras la salida de Sandoval en junio, el Córdoba le tuvo entre sus preferidos para tomar las riendas de su plantilla. Finalmente el elegido fue Francisco Rodríguez. El desenlace del casting blanquiverde le mantuvo en situación de paro, que rompió con un viaje a Croacia. Curro Torres decidió arrancar un desafío como entrenador del Istra 1961, si bien su primera aventura internacional duró poco más de un mes. Ejerció su cargo en seis partidos y después dimitió. Probablemente lo hizo con El Arcángel como objetivo, pues el cuadro califal le tenía de nuevo en agenda dada su delicada situación y la de, por ende, su técnico.

Etiquetas
stats