Y parecía imposible…

Los jugadores del Córdoba celebran un gol ante el Sevilla Atlético | ÁLEX GALLEGOS

El negro es de repente blanco. Con vivas franjas de verde, además. Un color que es de esperanza, la cual es enorme a día de hoy. Del hundimiento a la ilusión máxima, y la creencia casi absoluta pasa el Córdoba en apenas dos meses. Es el período que ha necesitado el conjunto blanquiverde para protagonizar una remontada espectacular, de las que pueden considerarse heroicas. Aunque para que la épica sea cierta aún resta por alcanzar el objetivo. El cuadro califal acaba con su desventaja respecto de la permanencia en nueve jornadas. Tantas como ha requerido para neutralizar una renta de 14 puntos que tuviera en contra. Ésta es la del Almería, que por ahora no consigue responder a la brutal reacción de su vecino andaluz.

Y parecía imposible… El estreno de Sandoval no pudo ser más negativo. El madrileño debutó al frente del Córdoba ante el Granada, ante el que cedió por 1-2. Los nazaríes dieron la vuelta a un marcador adverso y enmudecieron a El Arcángel, donde cada vez eran menos los que confiaban en la salvación. Resultaba lógico, pues aquella derrota y otros tanteadores dejaban al conjunto blanquiverde sin apenas margen de error. Era la jornada 27. El Alcorcón sumaba 34 puntos y se las prometía muy felices. Mientras, tanto el Almería como Barcelona B y el Albacete acumulaban 33 y el Nàstic 32. Incluso su más inmediato predecesor, la Cultural a la que visita el próximo domingo, ponía bastante tierra de por medio con el cuadro califal. Tenía 29 puntos en su casillero y aventajaba en diez (19) a su siguiente adversario.

La pendiente era mayor si cabe tras ese duelo con el Granada. Pero sólo una semana después el Córdoba tuvo una epifanía. Kieszek detuvo un penalti ante el Valladolid y el cuadro pucelano se marchó de vacío a pesar de adelantarse en el marcador. Un 1-2 que significó un claro punto de inflexión. Antes de ese choque, el cuadro califal veía a 15 puntos a un Alcorcón al que tiene a cuatro tras nueve jornadas. La hombrada fue a más hasta terminar de reflejarse en la clasificación tras la goleada al Sevilla Atlético. Y no por el veloz acercamiento al conjunto madrileño, sino por la aproximación a todos sus rivales más directos. O por la ventaja de que goza en la actualidad sobre uno de ellos. Las distancias eran también en la jornada 27 casi excesivas.

Entonces, el Barcelona B contaba con hasta 14 puntos más que el Córdoba. El filial azulgrana es precisamente el principal perjudicado de la brillante trayectoria califal. Son dos puntos de más los que posee a estas alturas el equipo de Sandoval respecto de los catalanes, que además se ven relegados a la penúltima plaza. La portentosa recuperación del conjunto blanquiverde también la sufre especialmente el Almería de Lucas Alcaraz, que en nueve jornadas apenas consiguió sumar seis puntos y observó cómo le era neutralizada una renta también de 14 puntos por parte de un adversario al que daban por descartado en la pugna por la permanencia. Dos meses únicamente han transcurrido desde aquella situación a la actual.

Fue el Albacete el que no concedió tanto espacio como el resto de equipos. Los de Enrique Martín también acumulaban 14 puntos más que el Córdoba antes de que iniciara su remontada. La diferencia decrece a la mitad en el período mencionado. Son siete los puntos que separan a los manchegos del cuadro califal, que también logró minimizar la renta favorable del Nàstic. La escuadra tarraconense ha visto cómo el ahora tomado en serio cuadro califal le recorta nueve puntos. Los catalanes tienen el gol average particular como tabla de salvación, eso sí -igual le sucede al Barcelona B-. La misma distancia es la que ha roto el equipo de Sandoval desde la jornada 27 en relación a la Cultural Leonesa. De los diez puntos a uno. El conjunto de Rubén de la Barrera recibe a los cordobesistas el próximo domingo, cuando aquellos que parecían desahuciados hace no tanto pueden terminar de voltear la situación en este caso.

Etiquetas
stats