Una nueva variación obligada para volver a empezar

Iago Bouzón atiende la pugna de Pedro con un rival. | MADERO CUBERO
La baja por sanción del central  Iago Bouzón obligará a Albert Ferrer a retocar la línea defensiva en Tenerife

Sin duda, lo peor que dejó al Córdoba su duelo con el Zaragoza fue la derrota. Y no sólo porque una vez más, desde que comenzara la segunda vuelta del campeonato, se cediera ante el rival en El Arcángel. La forma en que cayó el conjunto blanquiverde, en la última acción del choque y con un error propio de por medio, hizo que el golpe resultara más doloroso. Aun así, no fue lo único que quedó del partido ante el cuadro aragonés, ya que del mismo salió una nueva baja para Albert Ferrer. El preparador catalán no podrá contar con Iago Bouzón en el encuentro del próximo sábado en Tenerife. El central cumplirá sanción en el Heliodoro Rodríguez López después de ver la quinta cartulina amarilla de su segundo ciclo de la temporada. Curiosamente, el gallego fue el único amonestado de la escuadra califal en el choque del domingo ante los maños.

De esta forma, el técnico blanquiverde tendrá que llevar a cabo una nueva variación obligada, algo que ha sido tónica habitual para el Córdoba, tanto por lesiones como por sanciones, a lo largo de la presente campaña. Se produce esta situación después de que Ferrer repitiera once por primera vez desde que llegara al banquillo de El Arcángel. Porque ante el Zaragoza no realizó cambios en la alineación respecto del duelo anterior con el Barcelona B. En ese choque regresó a la titularidad Iago Bouzón después de varias semanas en que no participó sobre el césped, en que incluso se quedó fuera de la convocatoria por decisión técnica. En el Mini Estadi reapareció con motivo de las molestias físicas que entonces padecía Bernardo, que ahora se postula como su sustituto en el enfrentamiento con el Tenerife. Esa permuta está asegurada, pero quizá no sea la única. Habrá que ver si el preparador califal retocara algo más en el equipo tras la dura caída del domingo.

En ese sentido, existirá algún que otro interrogante, como la posible entrada de López Garai. El vasco volvió a la convocatoria del Córdoba para el duelo con los maños tras dos semanas de ausencia por lesión, si bien no contó con minutos. Esa situación se puede ver modificada después de que el equipo no estuviera del todo fino en la línea de medios, como en ninguna otra, en esa última jornada. Esto es algo, no obstante, que estudiará Ferrer y que dependerá de cómo se desarrollen las próximas sesiones de trabajo. En este sentido, el conjunto blanquiverde descansa hoy y volverá a los entrenamientos este miércoles. Lo hará para ejercitarse a puerta cerrada. Está claro que el técnico querrá mantener a sus futbolistas al máximo nivel de concentración de cara al desplazamiento al Heliodoro Rodríguez López. Allí se medirá a un rival directo en la lucha por el play off, de forma que buscará un nuevo triunfo en campo ajeno para recuperar el poco terreno cedido ante el Zaragoza.

No en vano, los tinerfeños se encuentran sólo un punto por encima del cuadro califal. De ahí la importancia que tendrá un partido en que, además, el conjunto blanquiverde intentará no sólo sumar los tres puntos, sino iniciar una nueva dinámica positiva que definitivamente le haga estar en las eliminatorias por el ascenso a Primera. Será como volver a empezar, puesto que el tropiezo del domingo supuso el final de la mejor racha de la campaña. El Córdoba llegaba al choque ante la escuadra aragonesa después de estar seis jornadas sin conocer la derrota. Ahora sólo podrían ser cuatro, las que restan para la conclusión del campeonato, en su formato regular. Las cuentas llevarían a la necesidad de añadir, en principio, nueve o diez puntos más a su casillero para pelear por el salto de categoría. Por tanto, el margen de error apenas existirá. Tocará una nueva conjura para dar el impulso último hacia un objetivo que sigue cercano.

Etiquetas
stats