No es un sueño, no: ¡El Córdoba es de Segunda!

.

Probablemente muchos no crean aún que sea cierto. Resulta lógico, es la costumbre. En este caso, el hábito tiene un componente extra: la dificultad del reto. Pero es real. No es un sueño, no. Es lo que debe saber la afición mientras acude en masa -seguro va a ser así- a la plaza de Las Tendillas. ¡El Córdoba es de Segunda! Al fin, que bien pudieran decir todos cuantos siguen al equipo. El conjunto blanquiverde vuelve a la categoría de plata 16 años después y tras varios intentos frustrados en los últimos años. En concreto, cuatro desde 1991. Pero esta vez el destino es otro para la sufrida hinchada califal, que celebra un más que meritorio ascenso. Éste se produce cuando más imposible -o cuando menos improbable-. Sucede además de la forma más difícil, con una remontada al Cartagonova (1-2) en su feudo y con un ambiente hostil. Por cierto, los departamentales no perdían como locales desde 1997. Al triunfo le dan forma sendos golazos de falta de Óscar Ventaja y Ramos en la segunda parte. El sufrimiento es de una vez alegría.

El Córdoba acudió a Cartagena pleno de moral después de la victoria que consiguió el pasado domingo. Entonces, los blanquiverdes no sólo ganaron sino que completaron su mejor partido de la temporada. Su rival necesitaba sólo un punto para certificar su ascenso a Segunda A. Le tocó esperar hasta este miércoles, en que había celebración anticipada en torno al Cartagonova. El estadio presentó un lleno absoluto, pero pocos cordobeses fueron los que se contaban. Era la estrategia de la encerrona, que durante un tiempo pareció funcionar. Nada importó a los de Escalante lo que alrededor de la contienda decisiva se había organizado. Tampoco la probable baja de Espejo, hombre destacado en la fase. Competición retiró finalmente la quinta amarilla que le acarreaba sanción, pero el técnico califal prefirió dejarle en el banquillo. Su decisión conllevó un ligero cambio de sistema, con Pedro Aguado por dentro.

La idea inicial del preparador blanquiverde no funcionó del todo, ya que Loreto quedó aislado en punta. El sevillano pugnó sin descanso, pero no tuvo ocasiones. Éstas las generó Óscar Ventaja, que en el minuto 5 lanzó un primer aviso a navegantes en el Cartagonova. El atacante cabeceó un gran centro de Requena y acarició el gol. Sólo el bote del balón lo impidió: la acción terminó en el larguero de la meta de Trujillo, que en ese momento respiró. El primer intento, eso sí, corrió a cargo de los cartageneros, con un remate de Garrido tras saque de falta que no intimidó a Leiva. Pese a la intensidad que quiso imponer el cuadro departamental, el Córdoba se mostró mejor en el terreno de juego. Controló bien a su rival atrás y supo golpear en ataque, aunque sin fortuna. En el 9, el equipo y la afición locales reclamaron un penalti sobre Carpintero. Con todo, el peligro real lo generaban los de Escalante.

Antes del primer cuarto de hora, el Córdoba acumuló dos balones contra la madera. El segundo tuvo lugar en el 13 con los mismos protagonistas que el anterior. Requena sirvió y Óscar remachó en el segundo palo. Al larguero. El atacante se desesperaba, si bien el conjunto blanquiverde se mantuvo en su línea. El Cartagonova, mientras, sólo buscaba la meta de Leiva en salidas a la contra. Una, tras pérdida de Puche, terminó de la peor manera posible. Alberto García cayó en el área visitante ante Requena, sin que hubiera aparente contacto, y el árbitro señaló penalti. Keko se encargó de lanzar y materializar. La fiesta se adelantó definitivamente en las gradas, al tiempo que el gol hacía mella en los califales. Al equipo de Escalante le costó recomponerse en el verde antes del descanso, que se alcanzó con 1-0 en el marcador.

El Cartagonova creía tener la situación dominada. Sin embargo, no era así. El técnico del Córdoba dio entrada a Espejo tras el paso por vestuarios y rehízo el esquema. Su equipo fue a más en la reanudación, de la que necesitó sólo siete minutos para variar el aspecto al tanteador. Tras una posible agresión a Loreto, Rafa Navarro sufrió un par de faltas consecutivas. Fue la última la que decretó el colegiado, Rodado Rodríguez. Junto al balón se colocaron el jugador derribado y Óscar Ventaja. El primero sacó en corto y el segundo golpeó con la zurda para enviar el esférico a la escuadra. Trujillo no pudo hacer nada más que mirar. El empate no servía a los blanquiverdes, que fueron a la carga enseguida. Seis después, en el 58, la historia se repitió. El árbitro detuvo el juego por una infracción de Garrido -mano-, que vio la segunda amarilla y se marchó a vestuarios antes de tiempo. La posición del cuero era más lejana que en el 52.

Apareció en ese instante Juan Carlos Ramos, que sin pensarlo envió un misil directo a la cruceta de la portería local. El sevillano hizo la segunda obra de arte de la noche, un gol memorable -como el de Óscar- y que tenía un gran peso histórico. El Córdoba tuvo ahí todo a su favor para completar la gesta del ascenso tras una compleja campaña. Sin embargo, el cuadro califal cedió demasiado terreno ante un Cartagonova que, aun con diez, se mostró insistente. Si bien los departamentales no crearon mucho peligro, la sensación de riesgo existía. Fue media hora de nerviosismo en torno al césped, un tiempo en el que Escalante solicitó calma a los suyos de forma reiterada. Un fuera de juego mal señalado a Keko salvó a los visitantes de un disgusto en el 63, igual que Trujillo intervino en el 68 para abortar una clara opción de Loreto para hacer el 1-3. Dos minutos después, el colegiado tuvo que parar debido al lanzamiento de objetos.

La ansiedad crecía en el Cartagonova, que a partir de ese momento contó con hasta tres ocasiones. Carpintero, Keko y Mariano buscaron el empate, pero sus disparos se marcharon fuera. También lo intentó Javi Prieto, que obligó a Leiva a actuar para que el balón no se colara en la portería blanquiverde. El guardameta fue protagonista en el último minuto de partido, pues apareció providencial para poner fin a una espléndida opción ofensiva del cuadro departamental. Unos segundos después, con el silencio ya en las gradas, Rodado Rodríguez señaló el final del encuentro. Enseguida se desató la locura entre los integrantes del conjunto califal, que acababa de escribir la mejor de las páginas de su historia reciente. Los de Escalante ascendieron a Segunda A después de 16 años. Ahora sólo queda disfrutar y reavivar la ilusión de cara al próximo curso.

FICHA TÉCNICA

CARTAGONOVA FC, 1: Trujillo; Rufo (Manolo, 83´), Garrido, Javi Delgado, Dani Fernández, Barila (Javi Prieto, 63´); Alberto García, Pablo Box (Juan Carlos, 66´), Carpintero, Mariano; Keko.

CÓRDOBA CF, 2: Leiva; Requena, Juanito, Soria, Clavero; Puche (Espejo, 46´), Ramos; Rafa Navarro, Pedro Aguado, Óscar Ventaja (Lanza, 83´); Loreto (Nandi, 89´).

ÁRBITRO: Rodado Rodríguez (Comité Balear). Expulsó por doble amonestación al local Garrido (57´). Mostró cartulina amarilla a los locales Barila, Javi Prieto y Dani Fernández; y a los visitantes Juanito, Requena, Loreto, Clavero y Espejo.

GOLES: 1-0 (22´) Keko, de penalti. 1-1 (52´) Óscar Ventaja. 1-2 (58´) Ramos.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la sexta y última jornada del Grupo D de la promoción de ascenso a Segunda A, disputado en el Municipal Cartagonova ante unos 16.500 espectadores.

https://www.facebook.com/ArchivoMunicipalCordoba/videos/344209709595182/

Etiquetas
stats