“No iba a dejar de luchar porque no jugara”

Gunino, en un entrenamiento del Córdoba. | TONI BLANCO
Gunino admite "estaba entre los prescindibles" en el mercado de invierno y que el duelo con el Real Madrid cerró el asunto | El Almería es un rival directo y esos "son partidos que hay que ganar"

El suyo es uno de los más claros ejemplos de que en el fútbol, como en la vida misma, todo puede cambiar de un instante al siguiente. Casi en cuestión de días, su situación sufrió un giro de 180 grados y pasó de tener pie y medio fuera del Córdoba a obtener la seguridad de que continuaría en su disciplina. En los dos últimos encuentros, tras varias jornadas sin formar parte siquiera, en ocasiones, de la convocatoria, se hizo con la titularidad en el lateral derecho. La ausencia de Campabadal en el duelo con el Real Madrid le abrió las puertas del once y a la vez de su permanencia en el conjunto blanquiverde. Este jueves, reconoció que antes de ese partido, su destino parecía ser muy distinto al actual. "Sabía que estaba entre los prescindibles, pero mi intención era quedarme en el club. Yo les dije a los dirigentes desde el primer momento que mi intención era luchar por el puesto, que no porque no estuviera jugando iba a dejar de luchar. Luego se dio la oportunidad de jugar contra el Madrid y a partir de ahí creo que demostré que podía seguir y ellos (por la entidad califal) lo decidieron así", explicó al respecto.

Por tanto, las circunstancias provocaron que se ganara la continuidad en el club, pues "a partir de ese partido (ante el Real Madrid)" el tema de su salida se volvió a tratar. Lo cierto es que el uruguayo se mantuvo a las órdenes de Djukic como cualquier otro futbolista blanquiverde. "Con el míster no he tenido conversación, sólo cuando volví de Uruguay, que me dijo que estaba dentro del grupo y que se decidiera lo que se decidiera, en ese momento era jugador del club e iba a entrenar como uno más", expresó en ese sentido después de insistir en que su idea no era otra que continuar, algo que también hizo saber al director deportivo: "Le dije muchas veces a Cordero que mi intención era quedarme y entrenar". Acerca de la tardanza en su regreso en enero, confirmó que "fue por el tema del visado" y que retornó a Córdoba justo cuando lo obtuvo. El caso es que todo ahora es diferente para el lateral, si bien su titularidad queda en duda tras el choque con el Celta. "Yo estoy entrenando fuerte e intentando ganarme el puesto", indicó respecto de ese asunto tras exponer que "el fútbol son momentos y si te pones a pensar fríamente, el equipo tanto con el Madrid como con el Celta perdió y no sacó ningún punto, aunque las sensaciones son diferentes".

En cuanto al duelo del próximo domingo con el Almería, Gunino señaló la importancia del triunfo ante un adversario que sí es directo en la lucha por la permanencia. "Son rivales que vienen a ser, entre comillas, de nuestra liga y son partidos que hay que ganar, y más en nuestra casa", comentó de entrada para después declarar que la derrota en Vigo no pesa en exceso en el vestuario. "Dentro del grupo estamos bien, fuerte y con ganas de seguir para delante, entrenando y sabiendo que esto se saca jugando", apuntó. Lo importante es que el Córdoba ya se siente conjunto de Primera, desde hace varias jornadas, después de un proceso complicado de adaptación que terminó. "Quizá nos costó un poco adaptarnos a la Liga, pero después fuimos agarrando confianza y se ha mejorado. También las incorporaciones son buenas y van a ayudar. El objetivo sigue siendo el mismo", dijo. Sobre el estado del campo de la Ciudad Deportiva, afirmó que no es el idóneo de manera simpática: "El césped se puso feo, pero si jugamos bien en ese campo que está malo, tendríamos que hacerlo mejor en los que están buenos".

Etiquetas
stats