“No hemos podido lograr un grado de compromiso total”

José Antonio Romero, en un entrenamiento en El Arcángel. | ÁLVARO CARMONA
Romero, con todo, asegura estar “totalmente satisfecho” con su labor al frente del Córdoba | Sobre el duelo en Éibar: “Es una oportunidad de demostrar nuestro grado de competitividad”

En los despachos, la labor es incesante de cara a la próxima temporada, en la que se producirá el nada deseado regreso a Segunda A. Al curso venidero mira desde este momento el Córdoba, si bien aún resta un encuentro para cerrar el presente. Con todo, en el caso de los blanquiverdes se trata de un último trámite en su larga despedida de Primera. La campaña encontrará su punto final para el cuadro califal en Éibar, ante un rival que se jugará la permanencia. Ningún objetivo tendrá el equipo que dirige José Antonio Romero en tierras guipuzcoanas, excepto la defensa del orgullo propio. En ese sentido se expresó una semana más el técnico, que aseguró que su plantilla no prestó la más mínima atención a las suspicacias de posibles primas para ese choque en Ipurúa. “Estamos en el punto de mira desde hace varias semanas ya y estamos totalmente alejados, porque de la rumorología no se vive, se vive de la realidad”, apuntó acerca de ese asunto.

En relación al partido en Éibar y de qué manera lo afronta su escuadra, el preparador de La Roda, afirmó de nuevo que “es una gran oportunidad para saber competir y poder realmente demostrar el grado de competitividad que tiene este equipo”. “Soy una persona competitiva. Compito conmigo mismo diariamente e invito a que lo hagan los demás. Lo vamos a intentar hacer en todo momento”, indicó antes de señalar que sus futbolistas “son profesionales” y “tienen que seguir compitiendo”. “No podemos en ningún momento bajar en ese sentido y estando yo presente, puedo asegurar que no va a ocurrir”, zanjó. Aunque instantes antes admitió que ese grado de implicación “es una de las cosas que se tenía que haber arraigado mucho más” en el vestuario. Por otro lado, con la que será su última comparecencia de prensa previa a un encuentro como técnico del primer equipo, se cuestionó a Romero sobre el balance que realiza de su labor los últimos meses. “He cubierto mi oportunidad. Me siento totalmente satisfecho del trabajo que hemos realizado”, declaró antes de tratar el grado de compromiso de los jugadores. “Hemos intentado que fuera un grupo homogéneo y no lo hemos podido conseguir. No hemos podido lograr ese grado de compromiso al 100 por 100”, aseveró.

Así las cosas, tras ese breve análisis de la situación del equipo en los últimos meses, en los que hubo de dirigirlo, se plantearon dos cuestiones claras. La primera, ¿qué futbolistas no estuvieron implicados? “Queda evidente el rendimiento que se ha dado toda la temporada, ahí están los resultados”, contestó sin querer ir más allá. La otra giró en torno a su labor y a los “cimientos” que aseguró haber creado tras la derrota ante el Rayo. “El trabajo y pedir la unión y la fortaleza, que todo el mundo sienta el compromiso. Todo el mundo le tiene que decir a los jugadores que no pueden venir a pasar por el Córdoba. Éste que habla ha hecho desde el primer minuto que eso sea posible”, respondió en ese sentido. Por tanto, de cara al futuro, solicitó que “soluciones para que esto no vuelva a ocurrir”, en referencia a la mala campaña de los califales. En cuanto a su lugar dentro del club una vez terminado este curso, dijo estar centrado únicamente en el último partido de Liga, en el que el conjunto blanquiverde se medirá al Éibar, “un equipo muy aguerrido, muy bien jerarquizado en todas sus estructuras y que se ha adaptado muy bien a lo que es el concepto de Primera”.

Etiquetas
stats