Montesinos: “Nuestra participación la siguiente temporada está ligada a lo que decida la RFEBM”

Víctor Montesinos, entrenador del ARS Palma del Río | ARS PALMA DEL RÍO

Una salvación a última hora no siempre significa una buena noticia a largo plazo. De hecho, la llegada del Covid-19 a España ha dañado el apartado deportivo de varias entidades modestas. Algunos clubes, como el ARS Palma del Río, ven cómo su futuro en la División de Honor Plata no está del todo asegurado debido a la pérdida de ingresos que han sufrido. “Nuestra participación la siguiente temporada estará estrechamente ligada con lo que decida la RFEBM”, explica a CORDÓPOLIS Victor Montesinos, entrenador del conjunto palmeño. Esto hace que si la Federación no reduce las cuotas que los clubes deben pagar al principio y durante la campaña, algunas plantillas no podrán disfrutar de otro curso en sus respectivas categorías.

“Nosotros paralizamos cuando la Federación suspendió la jornada. A partir de ahí, empezamos a trabajar desde casa y siguiendo en todo momento las directrices del Gobierno”, explica un técnico que daba por hecho el descenso virtual del conjunto palmeño y esto hace que sea “una sensación encontrada” ya que “tanto club como afición sabían que el descenso era real y no virtual”. Por ello, la decisión de la RFEB es una alegría para la entidad, pero que, según Montesinos, hay que “acatarla porque cualquier sentencia hubiera sido justa para unos e injusta para otros”, explica. Además, España está “sufriendo problemas más importantes y no voy a entrar en opiniones”.

Por otro lado, están los verdaderos protagonistas. De hecho, los jugadores son los artífices de un posible descenso o salvación de la entidad, pero han tenido demasiadas dificultades extradeportivas este curso. Esto les ha hecho sufrir una de sus peores temporadas como profesionales del balonmano. Por ello, “están motivadísimos y tienen muchísimas ganas de que Palma vuelva a ilusionarse” ya que “han tenido lesiones importantes o un fallo en los pagos que les ha desgastado mucho a nivel psicológico”, apunta un entrenador que termina subrayando el papel de la directiva debido a que “se han subsanado muchas deudas que el club tenía para poder subsistir”.

En cuanto a su futuro cercano, el ARS Palma del Río está con las manos atadas a las espaldas hasta que la RFEBM se pronuncie acerca del montante económico que los clubes deberían aportar para participar en sus distintas categorías. Por ello, la planificación de la temporada se realizará una vez que este organismo lo dicte, aunque la entidad palmeña quiere “la renovación de la totalidad de la plantilla” subiendo a “siete u ocho juveniles”, asegura el entrenador. Esto hace que el club siga apostando por las mismas piezas que, por unas cosas u otras, han hecho que el Palma del Río pueda seguir disfrutando de un balonmano de calidad, pero los efectos económicos causados por el Covid-19 tendrán la última palabra.

Etiquetas
stats