Mendizorroza, la estadística y la ‘prueba del algodón’

Xisco, en el último duelo con el Alavés en El Arcángel. | MADERO CUBERO
El Córdoba se prepara para mantener su línea de crecimiento ante el Alavés en un estadio en el que sucumbió el Osasuna y donde sólo ganó en una de sus once visitas

Menos de dos años han transcurrido desde la última vez que apareció por allí, si bien el recuerdo más grato es de mayor tiempo atrás. No es uno de los lugares que precisamente puedan definirse como predilectos para el Córdoba. Su historial de visitas habla por sí solo. Por si fuera poco, Mendizorroza ya ha sido la presente temporada un feudo desagradable para algún que otro equipo que se las prometía felices. El titular de la plaza, el Alavés, se encuentra además en la pelea en la que todo el mundo quiere estar en Segunda A. En la actualidad, cuando el conjunto blanquiverde debe de visitarle, el cuadro vitoriano está al acecho de un play off cuyas plazas ya ha tenido ocasión de ocupar en jornadas anteriores. Si encima se tiene en cuenta la animosidad de la afición local, la prueba es, sin duda, complicada para la escuadra califal. Los de Oltra quieren mantener su positiva trayectoria, pero su adversario no lo pondrá fácil. Sus números en tierras vascas tampoco son alentadores.

De sus once visitas a Mendizorroza, el Córdoba sólo fue capaz de obtener un triunfo. Fue en la temporada 2007-08. Con Paco Jémez al mando, el conjunto blanquiverde logró entonces sumar tres puntos de mérito con goles de Asen y Arteaga. Esos tantos conforman la mitad de cuantos anotó en todas sus presencias en Vitoria. Será ese recuerdo el que trate de revivir el cuadro califal el próximo sábado (18:00) en un estadio en el que Osasuna sufrió su peor golpe del curso. Los navarros, a pesar de contar con el apoyo de un buen número de su afición y de tener como aval sus cifras, sucumbieron por 3-0 hace apenas un par de semanas. Encajaron esa tarde la mitad de las dianas que en contra llevan hasta ahora. Una circunstancia que demuestra la dificultad que supone acudir al feudo del Alavés. Pero las estadísticas están para ser rotas y los hechos para ser cambiados, siempre y cuando no sean del gusto de uno mismo.

Es lo que intentará hacer el Córdoba, que además esta temporada ya consiguió ganar por vez primera donde nunca antes, aunque sus visitas allí hubieran sido escasas, lo había hecho. Fue en Lugo. Tampoco resultaba habitual ver vencer a los blanquiverdes en La Romareda y lo hicieron. Sin embargo, cada encuentro es un mundo y en éste el cuadro califal desea continuar su paso firme. Son seis las jornadas que acumula la escuadra de Oltra sin conocer la derrota, con cinco victorias que le permiten estar en lo más alto de la tabla. Sabe remontar y hace daño lejos de casa. No quieren los cordobesistas que esa dinámica, clara contraposición a las estadísticas, encuentre su final en Mendizorroza. La plaza vitoriana y su dueño, el Alavés, les ponen a prueba. La del algodón para un conjunto cuyo crecimiento en números, según su técnico, “no es suerte ni casualidad”. El sábado tendrá la oportunidad de demostrarlo una vez más.

Etiquetas
stats