Martín: “Cuando hay que matar, hay que matar”

Martín observa las evoluciones de los jugadores en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

El Córdoba ha vuelto esta mañana a los entrenamientos para preparar el duelo del sábado en Villarrubia de los Ojos (20:00 horas). Los blanquiverdes, que sumaron in extremis los tres puntos durante el arranque liguero contra el Recreativo Granada, tendrán que estrenarse fuera de su feudo ante una entidad manchega novel en la Segunda División B. Enrique Martín, entrenador del conjunto cordobesista, pese a la condición de debutante de su rival, no ha permitido que ninguno de sus jugadores bajara el nivel a lo largo de una intensa matinal donde Isaac Becerra, Fernando Román y Javi Flores no han estado presentes.

El navarro ha llegado a la Ciudad Deportiva conversando brevemente con Alfonso Serrano, director deportivo de la entidad. Posteriormente ha entrado en la dinámica de trabajo de los suyos que ya efectuaban la activación junto a Alfredo Sánchez, segundo del cuerpo técnico. Mientras tanto, lo más llamativo se ha podido comprobar nada más echar un vistazo al terreno de juego. Y es que los empleados del club habían pintado las líneas del campo ajustando las medidas a las que se encontrarán en el Nuevo Municipal villarrubiero -100x60 metros-. Además, debido a la mencionada circunstancia y a lo estrecho del verde, la mayor parte de los ejercicios se han centrado en actuar dentro de pequeñas dimensiones.

La labor ha contado con un susto inicial protagonizado por José Luis García Zelu. El jerezano se ha llevado un fuerte golpe durante acciones de presión que han mermado su rendimiento. No obstante, el extremo ha podido completar toda la labor sin ningún inconveniente añadido. Las ausencias de Becerra, Román y Flores han sido suplidas por jugadores del filial cordobesista como el cancerbero Juan Luis Egea Llamas, el central del juvenil Juan Rafael Burgos y el medio Alberto del Moral. A ellos se les han unido el lateral izquierdo Samu González o los delanteros Víctor Díaz y Antonio Vera, este último citado en la convocatoria ante el filial nazarí.

Sin embargo, Martín ha sido el que ha centrado la atención de propios y extraños después de corregir una y otra vez al plantel. La falta de intensidad en determinados momentos no ha agradado a un míster que ha reprendido más de una acción defensiva. “Cuando hay que reírse, hay que reírse. Cuando hay que matar, hay que matar”, ha advertido tras presenciar un error de la retaguardia que a buen seguro le recordó al primer gol del Recreativo Granada en El Arcángel. “Siempre nos pasa igual, siempre”, ha lamentado con una serie de gestos que evidenciaban su descontento. A continuación, en la práctica de centros laterales, el preparador del bloque andaluz ha pedido “vigilar la espalda” y más “contundencia” de sus jugadores.

El equipo contará con dos sesiones más de trabajo el jueves y viernes en las instalaciones del Camino de Carbonell (9:30 horas) antes de viajar el sábado a la provincia de Ciudad Real. Para el domingo quedará la jornada de recuperación como paso previo a una nueva semana exigente de entrenos.

Etiquetas
stats