Llega el Cádiz: un clásico con picante

Jaime Romero, en la visita del Cádiz a El Arcángel la temporada pasada | ÁLEX GALLEGOS

Con sólo decir su nombre uno puede percibir el aroma del césped recién regado. La razón no es otra que la solera tanto suya como de los enfrentamientos con éste. No en vano, es el tercer rival con el que el Córdoba contabiliza más duelos. Es el Cádiz, un enemigo íntimo del conjunto blanquiverde que regresa el domingo a El Arcángel. Lo hace casi por trigésima ocasión si se añaden los encuentros de Copa a la larga lista de los disputados en competición liguera. Así es después de que ambos equipos midieran fuerzas a orillas del Guadalquivir hasta en 25 ocasiones en Liga y en otras tres en el torneo del KO. Los dos clubes se conocen bien, por tanto, lo que convierte cada uno de sus choques en atractivas citas. A veces, más que esto son pasionales. Desde el primero de los días además, pues el origen de la historia común de blanquiverdes y amarillos queda recogido en la hemeroteca como un relato de polémica.

Al 28 de noviembre de 1954 hay que remontarse para hallar el primer precedente del partido que se disputa el domingo en El Arcángel. Con apenas unos meses de vida, el Córdoba disputaba sus encuentros como local entonces en San Eulogio. Ese estadio que lentamente se cae ahora fue el escenario de aquel enfrentamiento con el Cádiz. Los dos equipos, con el blanquiverde en su primera temporada real, militaban en el Grupo XI de Tercera. Una categoría que abandonaron enseguida los amarillos y que dejaron atrás un curso después los blanquiverdes. De vuelta al duelo original, éste no estuvo exento de polémica. El cuadro califal se impuso por 2-0 en un choque que duró más de lo habitual debido a que el juego estuvo detenido durante casi media hora. El motivo, las airadas protestas que generó el primer tanto de los cordobesistas. Marcó Quiqui y los gaditanos entendieron que lo hizo con la mano, de forma que se formó un revuelo en el que el árbitro fue incluso zarandeado -según recogen las crónicas de la época-. Al final, el colegiado concedió el tanto… 23 minutos después.

El inicio de la relación entre las dos entidades fue tormentoso, como fue para el Cádiz al principio cada visita a Córdoba. Ya en El Arcángel, los dos equipos se vieron otra vez las caras en la campaña 1956-67. Ambos estaban en el Grupo Sur de Segunda, la que es categoría habitual en los encuentros entre ambos: de 25 -sin contar la Copa-, 19 se disputaron en la división de plata. Con Pepe Juncosa al frente, los blanquiverdes golearon al cuadro amarillo (5-0). Aquella contundente victoria tuvo su continuidad en cursos posteriores, en los que la escuadra califal se impuso por 2-0 (1957-58), 5-1 (1958-59) y 3-0 (1959-60). La dinámica se cortó de raíz en la temporada 1960-61, en la que los gaditanos lograron su primera victoria a orillas del Guadalquivir (0-1). Eso sí, fue un traspié, dado que al campeonato siguiente de nuevo hubo resultado abultado a favor de los locales: 4-1, con goles de Vila, Riaji por partida doble y Homar.

Tras esa contienda el Córdoba inició su edad dorada en Primera, mientras el Cádiz intentaba no perder su sitio en Segunda. Así, no se registró un nuevo duelo entre los dos equipos hasta la década de los setenta. En ésta se equilibró la balanza y el cuadro amarillo consiguió ganar en dos de sus seis visitas a El Arcángel. También supo sumar un punto en otras dos comparecencias. Dos empates como el que tuvo lugar en la campaña 1982-83, en la que ambos igualaron a dos. Fue antes de que blanquiverdes y gaditanos separaran sus caminos por más de una década. Los primeros arrancaron una temporada después su larga travesía por el desierto de Segunda B -con un periplo breve por Tercera incluido- y los segundos, su mejor época con presencia en Primera.

De esta forma hubo que aguardar hasta la 1994-95 para que recuperaran sus citas en El Arcángel, pero ya en el nuevo. Los dos clubes cohabitaban en un Grupo IV de la categoría de bronce del fútbol español de altos vuelos. Se enfrentaron durante cinco campañas, hasta que los califales consiguieron al fin dar el salto a la división de plata. Precisamente la única vez que los visitantes se impusieron fue el ejercicio en que los locales terminaron con su histórico ascenso en Cartagena: en la 1998-99, con Perico Campos aún en el banquillo -fue suplido alguna jornada después por Pepe Escalante-, el resultado fue de 0-1.

De nuevo se bifurcaron sus sendas tras el Cartagenazo del Córdoba. Ya entonces el Cádiz había aprendido a ganar con cierta asiduidad, tampoco mucha, en estos duelos. Una enseñanza a la que sacó partido después de su reencuentro. El curso 2003-04, los amarillos estaban de regreso en Segunda A, donde el cuadro califal se impuso por 1-0 con tanto de Ariel Montenegro. A partir de ese momento se abrió una etapa más complicada para los locales, puesto que desde la campaña 2004-05 perdieron hasta en tres de las cinco ocasiones en que recibieron al conjunto gaditano. El primer traspié lo dieron precisamente esa temporada, que acabó con su descenso a Segunda B. Con Crispi al mando, cedieron por 0-2. Tras lograr un empate en la 2007-08 y vencer en la 2009-10 con un gol de Pepe Díaz, de nuevo los blanquiverdes cayeron una vez superada la primera década del actual siglo.

Precisamente las dos últimas recientes se produjeron en las más recientes campañas. La primera llegó en la 2016-17 el día en que Luis Carrión se estrenaba como técnico blanquiverde en partido de Liga en El Arcángel. El Cádiz se impuso por 1-3 y aquella victoria supuso un punto de inflexión que le llevó a disputar el play off. Una temporada después, con el catalán en el banquillo, los amarillos vencieron por 1-2 en la jornada inaugural del campeonato. Un tropiezo que pasó factura a los califales, o al menos eso señalaban desde el club para explicar la negativa trayectoria del equipo. Del polémico origen se pasó a la crisis actual, que espera romper el Córdoba el domingo.

Etiquetas
stats