Una línea discontinua y una esperada vuelta

Deivid conversa con Rodri en un entrenamiento | MADERO CUBERO

Una noticia mala y una noticia buena, ¿cuál va primero? Quizá mejor la segunda para olvidar la otra, pensará Luis Miguel Carrión. Porque el técnico del Córdoba vuelve a ver golpeado a su equipo por las bajas. En esta ocasión, con una de larga duración: Domingo Cisma dijo adiós a la temporada después de sufrir una rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco externo de su rodilla izquierda. Una lesión ésta por la que el sevillano habrá de pasar por quirófano, lo cual sucederá en la tarde de este viernes. Sin duda, la ausencia del lateral reconvertido en central es un contratiempo más para el catalán, que esta semana al menos cuenta con una circunstancia que le aliviará. Ésa no es otra que el regreso definitivo de Deivid -que ya comenzó a trabajar con el grupo la pasada semana-, quien se postula para sustituir a su compañero recién roto el próximo domingo (18:00) en la visita del Elche a El Arcángel. Para ese duelo tendrá además el preparador blanquiverde a Bijimine, que también vuelve a estar a disposición. Por otro lado, Luso será duda debido que padece una sobrecarga en el sóleo de su pierna izquierda.

La obligación de realizar cambios en la alineación de una semana para otra acompaña de manera inevitable, o eso parece, a Luis Miguel Carrión, que ante el Elche también tendrá que retocar el once. En esta ocasión será como consecuencia de la lesión ya mencionada de Domingo Cisma. Al menos de cara al duelo con los alicantinos el catalán contará con un pequeño soplo de aire fresco al recuperar para la causa a Deivid. El canario es uno más dentro del equipo desde la pasada semana y apunta a ocupar el hueco dejado por el sevillano en el eje central de la zaga en el choque del próximo domingo. En ese sentido, le ganará la partida muy probablemente a Bijimine, que también podrá ser de la partida de nuevo después de su ausencia por problemas físicos en el choque con el Sevilla Atlético. Entonces, no sólo se rompió el lateral izquierdo reconvertido en central sino que Luso tuvo que retirarse también con claras molestias.

Diferente es la situación del aragonés, al que le sobrevuela la duda. En ese cajón se encuentra el zaragozano, que sufre una sobrecarga en el sóleo y que tiene como plazo de recuperación su propia evolución. Dicho de otra forma, habrá que esperar a que finalice la semana de trabajo -que ya será a puerta cerrada hasta el día del partido- para conocer si el centrocampista estará disponible o no. Quienes no estarán con total seguridad, además del propio Domingo Cisma, son Juli y Carlos Caballero, los dos por lesión. Más allá de los casos de dolencias y demás se encuentra otro más especial, en el que tan sólo mediará la decisión del técnico. ¿Le costará el puesto a Kieszek la acción que significó la derrota en el Sánchez Pizjuán? En la jugada pasó factura la mala fortuna, pero también pudo darse parte de error por parte del polaco. Ese hecho podría abrir la puerta del once de nuevo para Razak. Eso es algo que, como siempre, dependerá de lo que mande Carrión.

Etiquetas
stats