¿Entonces vamos a jugar o no?

Un partido de baloncesto femenino en la pista del Colegio Cervantes | ISABEL LUQUE

Los Juegos Deportivos Municipales 16-17 han comenzado oficialmente. Así lo comunicó en la mañana de este viernes el Instituto Municipal de Deportes (IMDECO) a través de un comunicado. "Se han cursado comunicaciones a las Federaciones Deportivas correspondientes para que puedan desarrollar los calendarios de encuentros para esta jornada, que superará los 200 partidos", indicaba el organismo que preside Antonio Rojas. Pero lo cierto es que no se jugarán 200, ni 100, ni 50. La premura de tiempo con la que se comunicó a los participantes el acuerdo con la empresa Los Ángeles SL para la cobertura médica de los jóvenes -más de cinco mil- que intervienen en esta edición número 32 provocó que la mayoría de los equipos optara por solicitar el aplazamiento de sus partidos. En la jornada inaugural ni siquiera se llegó a plantear. El IMDECO, ante la presión de los equipos, decidió decretar una suspensión hasta que consiguiera desbloquear la situación. Este fin de semana, sin embargo, los Juegos siguen sin arrancar del todo pese a que el organismo municipal ha indicado que ya tiene resuelto el asunto de la cobertura médica.

En las modalidades de fútbol sala y baloncesto, que son las que congregan el mayor número de equipos, el paro ha sido casi absoluto. En el caso del deporte de la canasta, prácticamente total. "No nos ha dado tiempo material para avisar a las familias y así es imposible", indican fuentes del colectivo de equipos. Pero hay algo más. En muchas entidades siguen manteniendo dudas sobre la fórmula que el IMDECO ha utilizado para cumplir con la Ley del Deporte, que exige un seguro obligatorio que cubra a todos los participantes. La entidad organizadora de los campeonatos es la responsable de proporcionar esta cobertura. "Es curioso que el año pasado, cuando no era obligatorio, tuvieran una cobertura de seguro y en éste, cuando sí es obligatorio, no la tienen", indican desde el gremio de los equipos. La cuestión es, evidentemente, económica. La entrada en vigor de los puntos de la Ley del Deporte que exigen seguro obligatorio ha cambiado la situación en el mercado. Los campeonatos deportivos registran un alto índice de siniestralidad y el precio de las pólizas se ha disparado. Hay firmas aseguradoras que ni siquiera ofrecen el producto. "Habrá torneos y campeonatos que directamente desaparecerán por la imposibilidad de hacer frente a los gastos de un seguro obligatorio para los participantes", admiten fuentes de una compañía cercana a las negociaciones que el IMDECO ha mantenido para solventar este requisito de los Juegos.

El temporal de lluvia también ha contribuido a minar el calendario de partidos, al disputarse muchos de ellos al aire libre, por lo que han tenido que ser obligatoriamente aplazados al margen de cualquier otra consideración. La semana que viene está marcada como la tercera jornada de los Juegos Deportivos Municipales, que han vivido las dos primeras bajo el signo de la polémica y la incertidumbre. A través de las federaciones deportivas se ha instado a los equipos a iniciar la competición -en algunos casos, recalcando que en el caso de no hacerlo se activaría la maquinaria de sanciones deportivas por incomparecencia-, aunque lo cierto es que en el colectivo de los responsables de equipo -y también entre las familias de los jóvenes- se detecta el desconcierto por una situación que no tienen clara. Tampoco se sabe si el acuerdo adoptado por el IMDECO para la cobertura sanitaria tiene un carácter transitorio o será válido para toda la temporada. El ente municipal ha explicado a los responsables de los equipos que el seguro cubrirá las lesiones que se produzcan durante la disputa de los partidos y que la atención médica será en la clínica de Los Ángeles, previa autorización del IMDECO y con un parte firmado que atestigüe que el percance se ha producido durante la celebración de un encuentro de los Juegos Deportivos Municipales.

Etiquetas
stats